Mujer mayor busca chico joven

~Historia de suspenso~

2020.10.20 01:34 chonny433 ~Historia de suspenso~

Me encontré esta historia en inglés, me gusto mucho y quise traducirla.
Mi nombre es Dania, tengo 19 años, soy la mayor de tres hermanas y un hombre. Hace un año que estoy en esta celda fría y alejada de las demás reclusas.. me consideran de muy alto riesgo y he sido condenada a la inyección letal... Tengo una celda para mi sola y no salgo de aquí, me dan de comer por medio de una puerta, jumm. .. me tienen miedo. El psiquiatra que viene a verme necesita ayuda me sedán primero con un dardo como si fuera una bestia.. ja ja ja me tiene miedo mi diagnóstico es desequilibrio mental con triple personalidad pero mas bien creo que lo que temen es que les haga lo que les hice a esos hombres...le temen a mis ojos azules celeste, mis labios carmesí, mi piel blanca y buen trasero, bubys de buen tamaño y firmes y mi sensual manera de ver y moverme, se nota que se ponen nerviosos lo que no saben es que si hice todo eso es por que me sentía asustada y solo me defendía.. Hace 11 años vivía con mi madre y mis cuatro hermanos en un poblado de Texas, mi madre de sangre latina es mexicana, mi padre... solo se que era francés y que mi madre se embarazo de mi en un baile en su pueblo allá en Michoacan, México. Y que se vino a USA sin saber qué estaba embarazada aquí nací, mi madre se llamaba Fabiola era bonita una gran mujer muy sensual... pero muy puta. Mis hermanas son de diferente hombres y mi hermano es de mi padrastro Javier un mexicano borracho, con aires de macho. Mi madre trabajaba en un bar de quinta mal oliente para poder mantener a su macho. Por que yo a mis ocho años no estudio tengo que trabajar vendiendo galletas y ayudando en una tienda a un viejo loco que me daba asco y miedo pero necesitaba llevar de comer a mis hermanos. Un día mi madre se fue a su gran trabajo y me dejo como siempre al cuidado de mis hermanos recuerdo la fecha como si fuera ayer era un 20 de abril era ya de noche y venía una tormenta yo abrigue a mis hermanos y los lleve a la cama todos dormíamos en una sola cama todos apretados, Javier no estaba..... Así que me apure a hacer todo recoger lo que mi madre no hacía por dormir todo el día, lave trastos y recogí todo me sentía cansada y tenia frío la tormenta azotaba con todo y por primera vez sentí miedo, miraba como las gotas de lluvia resbalaban en las ventanas el aire soplaba con fuerza y entre la oscuridad al irse la luz vi una sombrita era mi hermanito de un año que gateando llegó a mi lado lo mire y me abrazo con fuerzas le dije que todo estaba bien y me quede sorprendida pues como se bajo de la cama fui a ver y la vieja cobija estaba tirada al parecer se cayo lo abrace y arrullé hasta que se durmió me quede acostada a su lado y me gano el sueño, de pronto escuche entre sueños una respiración agitada un olor putrefacto entre mal aliento, alcohol y cigarro, sentí como unas manos ásperas recorrían mis piernas y desperté asustada era Javier, quise pararme pero se acostó encima de mi su cuerpo gordo me ahogaba y me decía al oído que me cogeria asta hacerme gritar y aullar como perra... por un momento recordé que mis hermanos despertarian y se asustarían también recordé cuando mi madre se cogia a sus amantes siempre lo hizo frente de mi así que sabía lo que me pasaría y no podía escapar así que como pude le dije no aquí por favor... el me jalo al suelo y luego me jalo del cabello hasta la cocina me aventó con fuerza y caí al piso, el se paró frente mí y se bajo el pantalón y quedo al aire su pene, un pene grande y grueso muy erecto percudido y olía a pescado me puso de rodillas frente a él y me jalo del cabello me dijo mama perra sucia casi me daba vómito y como me vio arquear me bofeteo me dijo si no lo haces iré por tu hermana mis ojos se llenaron de lágrimas y quise gritar pero sabía que nadie podía ayudarme así que con todo el asco del mundo empecé a mamar ese asqueroso y pudriente pene cada vez gemía como loco trate de morderlo pero me miró y me dijo si me muerdes mató a tus hermanos así que seguí luego se vino en mi boca yo vomite pero me jalo y me arrancó mi ropa de un jalón, mi desnudez quedó frente a él, mi delgado cuerpo yacía frente a un tipo de 1.80 de estatura para ser mexicano era alto su robusto cuerpo pesaba aproximadamente 100 kilos, me trate de tapar pero fue en vano el me jalo hacia el y por un momento quise gritar sin embargo recordé a mis hermanos y caye, sus ásperas manos tomaron mi débil cuerpo y me tiro al suelo sujeto mis piernas y las abrió a par me se echó encima y con su pene traspaso mi vagina me tape la boca pues el dolor era horrible mis lágrimas rodaban por mi rostro y el embestía con rudeza el dolor era insoportable pero aun así no grite volteaba a ver a todos lados buscando con que quitármelo de encima pero no podía ni respirar, mientras el jadeaba en mi oído como cerdo y me decía maldita perra estas bien apretada me gusta como gimes y volvía a embestir después de un rato se vino y se salio de mi sentí que me partía en dos y quise moverme y huir sin embargo me jalo de mis pies y dijo a donde vas aún no termino de cogerte perra desgraciada y me volteo tomó con sus manos mi cadera y me puso de cuatro me penetró por el ano y la dejo ir toda sentí un inmenso dolor y mis lágrimas rodaban por mis mejillas el embestía con fuerza se aferraba a mi con los brazos y me la dejaba ir con todo sentí que el tiempo se detuvo y no terminaba mi dolor de repente se cayo encima de mi aplastandome no podía moverme y tampoco respirar el maldito se quedo dormido y su asqueroso pene dentro de mi... con la poca fuerza que me quedo y con mucho trabajo pude safarme pero no podía ni pararme, sangre escurría entre mis piernas y mi ano palpitaba con dolor con trabajos me arrastre hasta el baño abrí la regadera y me lave con jabón con un mecate me tallaba mi cuerpo queriendo arrancar mi piel y dejar de sentir sus asquerosas manos y su putrefacto aliento me quede bajo el agua llorando y deseando matarlo por primera vez sentí el sentimiento más fuerte en mi vida quería matarlo lo odie y odie a mi madre por no estar, la odie por permitir que esto me sucediera a mi corta edad, por no ser una madre como otras que llevaban a sus hijos al parque y les compraban un globo, a mis ocho años no tenia infancia tenía que ser madre de mis hermanos, yo los bañaba y les daba de comer. Odiaba ser la mayor y tener que vivir así, mire el espejo y lo rompí tome entre mis manos un pedazo y quise cortarme la garganta para terminar este infierno pero recordé a mis hermanos si yo moría mis hermanos se quedarían solos pues mi madre no los cuidaba el bebe moriría de hambre y de seguro Javier tomaría a mis hermanas para saciarse así que sólo lloré en silencio, con trabajos me pare y busque una toalla sanitaria para ponérmela pues aun sangraba salí del baño y vi a Javier tirado en el viejo sillón ya se había puesto la ropa y roncara como cerdo quise enterrarle un cuchillo pero me dio miedo así que camine a el cuarto busque mi ropa y me vestí gracias a Dios mis hermanos no despertaron tome un trapo y limpie mi sangre, todo me dolía me fui a la cama y lloré un buen rato hasta que escuche llegar a mi madre para variar ebria ya no dormí, pronto el sol entró por la ventana entre las rotas y viejas cortinas mi hermanito despertó y me abrazo yo lo abrace también, como pude me pare fui a la cocina y le serví leche, mis hermanas se levantaron y desayunaron con leche y Marin la más chica me abrazo y vio mis ojos rojos e inchados mi labio abierto y me pregunto que te paso? Cattia y Mirelle me miraron y me abrazaron les dije nada me caí anoche soy muy torpe. Después salí a la tienda del viejo loco para trabajar pero cada vez que me movía sentía que filosas navajas me cortaban por dentro llegue hasta la tienda y el viejo me miró sus ojos se llenaron de lágrimas y me dijo que te hicieron yo sorprendida pues siempre le tuve miedo y asco pero me tomo de la mano y me ayudó a sentarme en verdad solté un grito de dolor y lloré como nunca grite y el me abrazo con delicadeza le dije me quiero me quiero morir... el viejo me dijo no hija aún eres un pequeña no pienses así se que te lastimaron y que no eres feliz pero no pienses así me tomo entre sus brazos y me cargo me llevo asta su casa que estaba atrás de la tienda me acostó en su cama y me puso un medicamento para el dolor me lavo y me reviso me dijo te lastimó muy feo ese hijo de puta pero verás lo mataré yo le dije no yo lo haré..después perdí el conocimiento me desmaye.. Cuando desperté me sentía mejor y vi a mi alrededor vi medallas de honor y la bandera de México y Estados Unidos una gran foto de un joven militar me senté y ya no sentí dolor en eso entró el viejo le pregunte quien es el??... el sonrió y dijo no siempre fui feo y viejo... soy yo fui militar ahora estoy retirado soy latino mis padres fueron mexicanos y yo nací aquí me metí al ejército y por una metralla me retire pues me destrozo los nervios de mi pie y ya no servía para el ejército... También vi una escopeta y le dije enséñame a disparar me miró y dijo aún eres muy pequeña para aguantar el golpe de una escopeta y conteste si aguante las cógidas de ese cerdo sin gritar que no aguante eso... me miró y sus ojos se llenaron de lágrimas y me dijo esta bien pero te enseñaré primero con una pequeña... mañana lo haré ahora es muy tarde para eso pregunté que hora es y me dijo ya son las 6 me pare rápido y no sentí dolor y le dije que me hizo ya no siento dolor y me contesto te puse un medicamento para el dolor el que tomo para mi dolor del pie durará el efecto hasta mañana y entonces te pondré otra pero ahora a donde vas??? Le dije voy a mi casa mis hermanos están solos y no quiero que les hagan lo mismo que a mi me dijo y di vuelve a atacarte no niña yo iré y lo denunciare le dije no yo me vengare además mis hermanos me necesitan así que salí de ahí y regrese no negaré que tenia miedo pero cuando llegue mi madre me pregunto que por que tarde la vi con el ojo morado y pregunté que te paso me contesto ese pendej0 me pego y se llevó mi dinero y tu donde diablos andabas y que te paso le dije que me había caído pues si le decía la verdad no me creería y de seguro también me golpearia... por un mes Javier no volvió y mientras tanto yo planeaba mi venganza y el viejo Antony me enseñaba todo lo que sabía y yo con el hambre de venganza aprendí todo pronto cumpliría 9 años y yo ya era una experta en armas y tácticas de defensa cada noche que mi madre se iba esperaba que llegara Javier pero no llegaba mientras tanto yo planeaba mi venganza...una tarde cuando regresaba de la tienda a casa vi a Javier en el pueblo con siempre borracho así que corrí a la casa mis hermanos estaban jugando mi madre se fue y les dije entren les di de cenar y les dije a mis hermanas yo saldré pero quiero que se queden no habrán a nadie atranque la puerta por dentro y cuando llegue yo les silvaré tres veces y entonces abren... me metí a bañar tome un vestido de cantinera de mi madre y me lo puse me maquille y pinte mis labios de rojo me puse una peluca de mi madre pelirroja y su perfume barato... A pesar de ser niña era alta y me veía bien salí de casa y me fui en busca de Javier no tarde mucho estaba en un bar entre y me acerqué a el me miró y le dije ven el se paró y yo camine apresurada salí del bar y el detrás mío, camine por un sendero con arbustos para seguir por el bosque el detrás mío caminé hasta estar lo suficientemente lejos del pueblo y me detuve lo mire y me miró me dijo perra te gustó como te cogi que vienes por más yo le conteste si me gusta tu verga y quiero que me cojas el se desabrochó el pantalón y le dije espera primero brindemos y saque de mis ropas una cerveza a la cual ya le había puesto somníferos lo suficiente para inmovilizarlo pero no dormirlo le dio dos tragos y se la acabo yo hice que me quitaría la ropa pero pronto cayó como gran cerdo lo desnude le rompí la ropa con un cuchillo muy bien afilado y lo amarre de pies y manos el asustado me decía que le haría y le dije.... Lo mismo que me hiciste le puse una mordaza en la boca y prendí una fogata y puse un palo a arder con la punta ya a rojo vivo el carbón se lo metí por el ano... ja ja ja ja el hijo de puta se retorcía como vil gusano y gritaba pero no se oía pues su boca estaba tapada... lo embestía duro y sacaba y metía y el se retorcía luego apague cigarros en su asquerosa humanidad y con el cuchillo le corte el pene y los huevos ja ja ja fue mi parte favorita pues se sacudía como cerdo en matadero gritaba y gemía lloraba y suplicaba pero yo gozaba de su dolor después ya sin fuerzas le quite la mordaza y le metí su pene en la boca con todo y huevos y le cerré la boca y cosí con hilo y aguja.. Sus ojos se pusieron blancos y su cara roja se asfixiaba y poco a poco murió debo confesar que por primera vez me excite y sentí placer al ver como moría luego con gasolina rocíe su cuerpo y puse leña encima de él y prendí fuego era increíble ver como se movía el cuerpo y se quemaba lentamente parecía que se pararía pero no ya estaba muerto... esa noche llegue a casa silve y mis hermanos me abrieron sentí paz y satisfacción me metí a bañar metí la ropa y peluca a la basura y la queme y me fui a dormir al otro día la noticia en el pueblo una persona había sido encontrado calcinado casi echo cenizas sólo los huesos quedaron y ya sabían quien era pues encontraron su identificación tirada era Javier mi madre lloraba amargamente y la odie... en el pueblo rumoraban que una mujer pelirroja lo había sacado del bar pero nadie sabía quién era y yo gozaba de venganza... seguí trabajando en la tienda el viejo Antony me dijo fuiste tu verdad y le sonreí jamás hablamos del tema y mi vida siguió pasaron dos años y nunca supieron que le paso a Javier yo cumplí 11 y para entonces ya empezaba a desarrollarme y muchos niños me veían con ganas de hablarme pero yo era tímida y callada... una tarde cuándo regresaba de la tienda entre a la casa y encontré a mi madre casi cogiendo en la cocina y mis hermanos presentes... entre y dije madre ella me miró con irá y me dijo que diablos quieres le dije no hagas eso delante de mis hermanos tome a mis hermanos y los lleve al cuarto mientras ella y el fulano se marchaban esta vez el tipo se llamaba Carlos era un licenciado que era venezolano y estaba de paso en el pueblo un tipo moreno alto delgado bien vestido pero algo no me gustaba de él... esa noche no pude dormir pues la cara de Carlos se aparecía en mis sueños y no entendía por qué, paso el tiempo dos meses para ser exacta Carlos había pasado de nuevo al pueblo y busco a mi madre se quedo varios días en el pueblo y mi madre y el salían yo igual que siempre en el rol de madre de mis hermanos salía de casa y a trabajar una tarde llegue a casa con un pastel pues mi hermano cumplía tres años abrí la puerta y casi me desmayo mis hermanas estaban sangrando de la boca y nariz tire el pastel y vi a mi madre tirada en el viejo sillón completamente ebria abrace a mis hermanas y les pregunté que paso de pronto me acorde de mi hermano y les pregunté donde esta el bebé catty me miró y señaló el cuarto y lloro con fuerzas yo corrí al cuarto para ver la peor escena de mi vida mi hermanito mi bebé tirado sin ropa y sangrando de su trasero apenas y respiraba lo tome en mis brazos y grite noooooo por que el, corrí con mis hermanas y les dije que paso quien fue y catty dijo fue Carlos llegó empezó a tomar con mi madre después que mi madre cayó el fue al cuarto y agarro al bebe el dormía yo le dije no y me golpeó luego fue en contra de mis hermanas y también las golpeó yo trate de defenderlos pero no pude desnudo al bebé y lo lastimó lloraba y el no lo soltaba mamá nunca despertó.. mi corazón se murió y mi cabeza se nubló voltee a ver a mi madre y la odie más tome a mi hermanito y mis hermanas salimos de la casa y lleve a mi hermano con Antony lo llevamos al hospital del pueblo pero mi hermano llegó muerto murió entre mis brazos mientras le iba cantando de cuna... llegamos al hospital y los doctores lo revisaron pero me miraron y me dijeron lo lamentamos ya esta muerto...en ese momento sentí que mi corazón murió y mi alma salió de mi cuerpo mi cabeza se nubló y salí corriendo de ahí...de pronto mi mente se puso negra y recordaba sus risas, todas las mañanas me despertaba con besos y un te quelo mamá, sus pequeñas manos me abrazaban y sus lindos ojos sonreían con gran dulzura e inocencia y ese maldito se la arrebato.. entre a la casa y mi madre seguía tirada la mire con rabia mi sangre hervía tome el lazo de las cortinas la amarre de pies y manos y arroje agua hirviendo en sus piernas ella despertó y grito me miró asustada y aterrada y me dijo que diablos haces la mire y la golpee con todas mis fuerzas y grito ella estas loca y le dije eres una puta mientras tu te caes de borracha ese hijo de puta violó y mató a mi bebe me miró confundida y pidió perdón suplicaba que la dejará y yo la tome de los cabellos y con un cuchillo corte su garganta su sangre salía a chorros y ella se ahogaba mientras tanto la bañe de gasolina y fui a la cocina abrí el gas y puse un cigarro en la mesa salí corriendo de ahí y a lo lejos una explosión sentí placer y corrí a casa de Antony tome ropa y me bañe tire la que manche de la sucia sangre de mi madre y la queme después fui a el hospital a recoger el cuerpo de mi hermano lo lleve a la funeraria y después a sepultarlo frente a su fría tumba juré vengar su muerte ese día enterré a mi hermano y con el mi infancia e inocencia y nació una asesina llena de venganza... abrace a mis hermanas y cuando salíamos del panteón el pueblo entero llegó con cara de sorprendidos pues mi casa se quemo y dentro de ella mi madre me miraban con lástima pero no sabían que yo era la asesina, mi inocencia fue arrebatada y mi corazón endurecido. Para ellos era una inocente niña en tragedia más ese día nació mi locura y mi sed de venganza... Después de ese día busque a Carlos hasta debajo de las piedras,pero nadie sabía de él... paso un año y mi desarrollo era evidente parecía una chica de 15 y seguía trabajando en la tienda y vivíamos con Antony el era como un padre nos cuidaba en mis ratos libres planeaba mi venganza y buscaba a ese bastardo... un día llegó a la tienda un chico se llamaba Frank era muy apuesto era el popular de la secundaria del pueblo iba en 9no grado era un chico guapo me impacto al momento me saludo y pidió una gaseosa y me agarro la mano cuando le cobre me sonroje y se río me pregunto mi nombre y le dije Dania el me dijo soy Frank y quiero invitarte al cinema hoy en la noche yo dije si claro esa noche fuimos vimos la película de terror la matanza de Texas hay me di ideas de lo que le haría a Carlos... término la película y salimos caminando del cinema y me dijo vamos a ver las estrellas me llevo a un lugar retirado del pueblo y nos acostamos en la hierba vimos las estrellas de repente el se acostó encima de mi y me beso por primera vez sentí un beso rico mi corazón latía rápido y sentí mi vagina palpitar el empezó a acariciarme y me estremecí de pronto levantó mi falda y metió su mano en mi ropa interior y me sobada con delicadeza yo sentía arder quise parar pero mi cuerpo no respondió y el me penetró con sus dedos me hizo gemir y entonces me bajo mi ropa y su pene algo grande y gordo bien erecto me penetró y yo gemía de placer de repente en mi mente recordé a Javier y me asuste pero el lo hacía tan bien que seguí luego yo se lo mame y se vino me dijo wuooo eres una experta y le dije no tú me provocas luego nos vestimos y nos fuimos a casa.. esa noche soñé con el y me volví a mojar.. al otro día salí directo a la escuela para verlo pero entonces vi a Frank con otros chicos y estos le daban dinero y dijo apuesta cumplida y entre su pantalón saco mi sostén sentí rabia y mi sangre hirvio me retire sin que se diera cuenta y mi plan empezó... después en la tarde fue a verme quise golpearlo pero me aguante y lo recibí con una sonrisa pero dentro de mi planeaba como hacerlo pagar. El sonrió y me acarició el rostro me dijo que me deseaba yo le dije que también deseaba ser suya entonces me dijo vamos te tengo una sorpresa. Camine con el hasta una cabaña vieja y abandonada en medio de la nada entramos y en seguida empezó a besarme con pasión yo sentía mi cuerpo encender y mi respiración se agitaba, sus manos recorrían mi cuerpo y terminaban apretando mis nalgas luego me abrazaba con fuerza y me pegaba a el su miembro estaba duro y seguía besándome con desesperación y sus manos empezaron a levantar mi vestido y llegaron hasta mi vagina la cual ya estaba mojada de la excitación que tenia bajo mi ropa interior y con sus dedos jugaba con mis labios y clitoris, mientras su boca bajaba por mi cuello hacia mi escote y con una mano desabrochó mi vestido y con la otra seguía jugando con mi vagina, mi vestido se abrió y dejo al descubierto mis senos de buen tamaño los cuales chupaba con ansias y mordía mis pezónes despacio y con un dedo penetraba mi vagina eso me hacía gemir como loca después me volteo y empezó a penetrarme con su pene me tomaba de la cadera y tiraba hacia el con fuerza y luego me alejaba, mis nalgas topaban con su cuerpo y eso me excitaba más luego se estremeció pues se vino dentro de mi pero yo no termine así que lo tire en el piso y me monte en el me sentía morir de placer de pronto vi un martillo lo tome con mi mano y entre el vaivén de mi cuerpo tome el martillo y lo levante el tenía cerrados los ojos y cuando lo iba bajando con fuerzas me vio abrió grandes los ojos y solté el martillo contra su cabeza con fuerzas su cuerpo convulsiono y su sangre corrió por el piso seguí golpiando al ritmo de mi cuerpo encima de él y pedazos de su cerebro con hueso volaban mi excitación fue tanta que sentí varios orgasmos juntos, después me vestí y con una hacha lo partí en pedazos la sangre salpicaba todo. Tome sus partes del cuerpo y las metí en varias bolsas de plástico Ya era de noche así que corrí a casa entre a escondidas me bañe y queme mi ropa manchada, tome la camioneta de Antony y la acerque lo más que pude a la cabaña y empezó a llover muy fuerte y yo entre a la cabaña y empecé a subir sus partes a la camioneta primero una pierna, luego un brazo, después la cabeza y así.. maneje toda la noche ya casi de madrugada llegue a un pantano la verdad no recuerdo como llegue hasta ahí pero baje y vi que había pantanos y cocodrilos empecé a bajar todo y lo saque de la bolsa me retire y los cocodrilos hicieron todo se lo comieron y hasta que terminaron todo regrese y las bolsas las tire en un contenedor de basura y me fui a casa llegue un poco tarde lave la camioneta muy bien y me fui a la tienda Antony me dijo donde estabas le dije fui a al otro pueblo a dejar un pedido me dijo sabes andan buscando a un chico ayer no llego a su casa y lo andan buscando yo le dije que no sabia nada me dijo vi que ayer vino y te fuiste con el.. y entonces le dije aa es Frank si ayer fuimos a el campo deportivo luego llegó un tipo algo molesto y me dejo ahí se fue en una camioneta con ese tipo y yo regrese para entregar el pedido del señor del rancho del otro pueblo y me quede varada por la tormenta pero no se que mas paso con el...Antony me miró y me dijo se muy bien que hiciste a mi no me mientes entonces sonreí y le dije yo momento hice nada.. entre a casa y hice de comer a mis hermanas.. luego me fui a la cabaña pero ya no estaba estaba quemada no entendía como se veía que apenas se había quemado me fui a casa y Antony me dijo no creas que solo tu puedes desaparecer evidencias... Así que seguí con mi vida todos buscaban a Frank pero no lo encontraban y como es un pueblo nada sospechaban. Mientras tanto seguí buscando en otros pueblos a Carlos pero no lo encontraba así que empecé a viajar a otros estados para ver si lo encontraba así paso un año más hasta que una mañana en mi mismo pueblo apareció Carlos con un cambio muy drástico
Estaba rapado y había engordado vestía como un vaquero su apariencia era otra pero su maldito rostro nunca lo olvidé lo seguí hasta que llego a una casa cual seria mi sorpresa el llegó a casa de Frank me quede sorprendida y cuando entro la madre de Frank lo abrazo y el lloro... iba pasando un chico y le pregunte oye ese tipo quien es y me dijo a Es el padre de Frank vino a ver si ya encontraron a Frank pues no es de acá me cayo un balde de agua fría en la espalda quien diría que yo le arrebate a el asesino de mi bebé su propio hijo mi cara sonrió y ahora empezaría a planear bien su muerte lenta y larga.. Me fui a la casa me bañe me puse un pantalón de hombre me corte el cabello como hombre y me puse una venda en mis senos luego me puse una camisa y una chamarra me puse una gorra, me puse pupilentes cafés y me fui al pueblo camine hasta encontrarme a Carlos me miró y sonrió yo lo salude entonces El me siguió me metí a un bar y este entró detrás mío le invite un trago y me pregunto mi nombre le dije me llamo Daniel empezó a contarme su patética vida y yo le dije que ya me iba ya era de noche entonces me tomo del brazo y dijo si a mi me gustaban los hombres y dije si entonces me dijo que quería pasar un rato conmigo le dije que estaba bien que en una casa abandonada sería mejor así salimos del bar asta una casa abandonada yo le dije toma un trago más y este se lo bebió de pronto me dijo vamos déjame tenerte y le dije yo te quiero mamar la verg∆ y luego me lo metes y yo a ti el dijo si pero el efecto de los somníferos empezó y se cayo, lo levante y dije déjate amarrar para que sea mejor pero se desmayo así que lo amarre y lo colgué cuando despertó yo estaba ya vestida de mujer y el desnudo amarrado de pies y manos y colgado le dije sabes lo que le paso a tu hijo y le conté a detalle lloro como maricon y me decía que lo perdonará que lo dejara ir suplicaba y entonces le corte la verg∆ y la cocine delante de él luego se lo hice tragar mientras se desangraba y luego tome un tubo al cual le solde pequeñas navajas lo metí de golpe en su culo y bramo, gimió y grito yo lo sacaba con un furia y lo metía cada vez que lo sacaba pedazos de intestino salían con mierda luego puse la escopeta en su culo y salieron volando sus cesos por donde quiera ja ja ja ja ja ja ja por fin el hijo de puta murió luego corte su cuerpo en pedazos y con la trituradora de ramas lo moli después y embolse todo el puré ja ja ja después lo lleve a la presa y lo arroje sin bolsas y los peces se lo tragaban después fui a la casa y limpie todo y me fui... por fin me sentí excitada fácinada... paso el tiempo y en el pueblo seguían buscando a Frank y Carlos creyeron se fue y yo feliz..en el pueblo hay fiesta un nuevo pastor llegó y una familia llegó a vivir junto a casa un padre amoroso viudo y dos niñas Britany de 10 años y la pequeña Rocíe de 5 años mis hermanas y ellas iban al templo a orar yo cuidaba a mis hermanas... todo parecía estar bien hasta que un día Mirelle mi hermana de 11 años me dijo que el pastor jugaba con ellas en un cuarto y que había hecho llorar a Rocío mi sangre se calentó y le dije que tipo de juego me dijo que les pedía que le besaran el gusano y que a Rocío la había sentado sobre el gusano mi cabeza se nubló y le dije a ti o Catty o a quien más le a hecho eso entonces dijo no sólo a Rocío a mi y a Britany nos hace besarle entonces abrace a mi hermana y después fui al templo ya de noche me subí por un árbol y llegue a donde dormía el pastor lo vi ahí desnudo flajelandose y fotos de mi hermana y de las niñas luego se masturbaba y besaba las fotos me fui y empecé a pensar mi plan... Una noche después de unos días y evitar que fueran las niñas al templo me metí a la habitación del pastor me desnude y me puse perfume luego me puse un velo rojo y me acosté en la cama mi desnudes estaba perfecta el pastor entró y me vio le dije ven tomame el me miró y se paralizó baje de la cama y me inque ante el le baje el pantalón y su pene estaba erecto lo puse en mi boca y este gimió lo mame con delicadeza y este se vino en mi boca luego lo avente a la cama y lo amarre le dije hoy lo haré morir de placer amarre su boca y pase mi lengua por todo su cuerpo y gemía y se retorcía luego me monte en el y me daba sentones y cuando estaba a punto de venirme tome un cuchillo y lo apuñale varias veces hasta venirme uffff que rico su sangre me baño y yo estaba excitada me baje y me metí a bañar luego le metí por el culo juegos artificiales y por todos lados también pólvora después lo arrastre hasta el patio del templo con trabajo subí su cuerpo en un poste lo amarre regrese a limpiar todo el colchón lo saque y lo queme con todo lo que ensucie después me volví a bañar y me cambie toque las campanas y prendí mecha el pueblo se junto y pufff explotó ja ja ja ja todos salpicados y asustados yo muerta de risa me fui a casa y le dije a mis hermanas que cualquier tipo o quien sea las molestará o dañará debían decirme... el pueblo estaba asustado ya nadie salía de noche y tampoco iban al templo y yo como si nada.. seguí en el pueblo tranquila los años pasaron cuando cumplí 18 años era aún más hermosa todos querían conmigo casados viudos divorciados de todo yo a nadie le daba importancia pues trabajaba para mantener a mis hermanas mi vida ya era feliz hasta que un día salimos con mis hermanas a dar un paseo y cuando regresamos Antony yacía en el piso corrimos y estaba muerto un paro cardíaco fulminante lo mató lo enterramos y un licenciado se acercó dijo este es el testamento nos había dejado mucho dinero 2 millones de dólares y la casa yo decidí salir del pueblo a empezar una vida nueva nos fuimos a Phoenix a empezar una nueva vida olvidar todo pero no fue asi después de comprar una casa y vivir bien un 30 de mayo la vida venía a cobrarme todo mi hermana Catty salió a comprar y cuando regresaba unos tipos la golpearon y la violaron la dejaron tirada en un estacionamiento esa noche llegó la policía tocó salí y me dijeron su hermana esta en el hospital fue agredida por varios necesitamos nos acompañe llegue al hospital y la vi golpeada y asustada lloraba desconsolada la mire y abrace le dije quien fue y ella me dijo los chicos del parque cuantos fueron y me dijo todos mi corazón se rompió eran 20 tipos que la habían violado tuvieron que quitarle la matriz y la trataron de 2 enfermedades venéreas sífilis y gonorrea.. deje pasar el tiempo para planear todo un día llegue al parque y los invite a una fiesta yo vestía un diminuto vestido todos dijeron si los lleve a mi casa a mis hermanas las lleve a Mexico a Michoacan al pueblo de mi madre con los abuelos les deje todo el dinero a Catty y le dije que lo cuidará e invertiera en negocios y cuidará a las pequeñas..ese día llegaron todos les invite bebidas y tomaron luego todos no se podían mover los recargue en las sillas y aun podían ver que en mi mano llevaba una motosierra la encendí y uno a uno les corte la cabeza no podían gritan sólo miraban y sus lágrimas rodaban ese fue un baño de sangre ja ja ja ja yo partía sus cabezas y los apuñalaba, luego prendí fuego a la casa y me fui pase a México y llegue con mis hermanas para entonces la policía sabía que fui yo quien los mató mi error fue que alguien me vio una anciana vio cuando salía de esa casa me buscaron por meses y no me encontraban hasta que por récord de mi madre decía de donde era un día decidí irme pero deje a mis hermanas y abuelos en otro estado en coahuila y yo regrese a michoacan a vender la casa y ahí me agarraron la policía de México por que la DEA me buscaba los policías me tenían miedo y pidieron mi ex tradición a USA sabía que no me dejarían para ellos era asesina de 20 personas y merecía morir cuando hablo conmigo el juez le conté con detalle todo lo de Javier, mi madre,Frank, Carlos el pastor y los chicos y ahora estoy aquí encerrada esperando mi muerte pero saben algo no me arrepiento de nada...
submitted by chonny433 to HistoriasdeTerror [link] [comments]


2019.08.29 21:54 Pepe-Argento [Mega Thread] Origen de palabras y frases argentinas

Estimados rediturros, en base al post del usuario que hoy descubrió la etimología de Michi (gato), vengo a hacerles entrega del thread que se merecen aquellas personas curiosas.
Seguramente faltan varias palabras pero dejo las que fui recolectando. ----
A CADA CHANCHO LE TOCA SU SAN MARTÍN.
Alude al 11 de noviembre, día de San Martín de Tours, patrono de Buenos Aires, que se celebra comiendo lechón. Significa que a todos les llega en algún momento la compensación por sus buenos o malos actos.
A SEGURO SE LO LLEVARON PRESO.
Viene de Jaén, España, donde los delincuentes eran recluídos en el Castillo de Segura de la Sierra. Originalmente se decía `a (la prisión de) Segura se lo llevaron preso`, que advertía de no robar, para no terminar en Segura. Hoy significa que nadie está libre de alguna contingencia.
AL TUN TÚN.
Con la expresión `al tun tún`, los paremiólogos no se ponen de acuerdo: para unos deviene de `ad vultum tuum`, que en latín vulgar significa `al bulto`, y para otros, es una voz creada para sugerir una acción ejecutada de golpe. De cualquier forma, hoy `al tun tun` indica algo hecho sin análisis ni discriminación.
ANANÁ.
Es una fruta nativa de América del Sur, deliciosa, decorativa y habitualmente asociada con los climas tropicales. El vocablo ananá proviene de nana, que en guaraní significa perfumado. Y fueron los colonizadores portugueses quienes adaptaron esta voz original guaraní para acercarla al modo en que hoy la usamos en la Argentina. Otra de sus nominaciones, piña, se debe a Cristóbal Colón, quien al verla por primera vez (en 1493, en la isla de Guadalupe) pensó erróneamente que había encontrado un tipo de piñón de pino.
ATORRANTES.
Lo de `atorrantes` viene de principios del siglo pasado, cuando colocaron unos grandes caños de desagüe en la costanera, frente a la actual Casa de Gobierno, en lo que hoy es Puerto Madero. Éstos tenían la leyenda `A. Torrant et Cie.` (nombre del fabricante francés) bien grande a lo largo de cada segmento de caño, y estuvieron casi más de un año hasta que, por fin, los enterraron. Mientras tanto `se fueron a vivir a los caños` cuanto vago, linyera y sujetos de avería rondaban por la zona y así surgió este dicho. Cuando la gente se refería a las personas que vivían en esos caños, los llamaban "A-Torran-tes". Más adelante se llamó así a toda persona vaga o de mal comportamiento.
BACÁN.
Aunque casi ya no se emplea, podemos escuchar esta palabra en muchísimos tangos de comienzos del siglo XX. “Mina que de puro esquillo con otro bacán se fue”, dice la letra de Ivette, compuesta por Pascual Contursi. “Hoy sos toda una bacana, la vida te ríe y canta”, reza Mano a mano, el clásico de Celedonio Flores. Del genovés baccan (jefe de familia o patrón), el término alude a una persona adinerada, elegante, amante del buen vivir y acompañó un fenómeno social: el surgimiento de la clase media y la figura del hombre capaz de darse ciertos lujos y exhibirlos.
BANCAR.
Con frases como “Yo te banco” o “No te banco más”, bancar es uno de los verbos que más usamos los argentinos para expresar si aguantamos, toleramos o apoyamos a algo o alguien. El origen del término es bastante discutido. Algunas opiniones señalan que alude al banco en el que nos sentamos, en el sentido de que este soporta nuestro cuerpo. Sin embargo, otros argumentan que se trata de una expresión popularizada gracias a los juegos de azar. Es que “bancame” era la súplica que hacían los apostadores a los responsables de la banca en los casinos.
BARDO.
Esta voz comenzó a utilizarse en la década del 80 y se propagó rápidamente, incluso con su verbo derivado: bardear. Se aplica para indicar la ocurrencia de problemas, líos, desorden o embrollos. Para algunos es una especie de “lunfardo del lunfardo” porque se trata de una simplificación del término balurdo, otra locución coloquial que tomamos del italiano (balordo: necio o tonto). Así que están avisados: la próxima vez que digan que algo “es un bardo”, sepan que del otro lado del océano pueden interpretar que se refieren simplemente a una tontería.
BERRETÍN.
Una obsesión, un capricho, una esperanza acariciada sin fundamento racional… eso es un berretín. De origen genovés, donde beretín alude a una especie de gorro o sombrero, la creatividad popular nombró así a los deseos intensos que llevamos en la cabeza. El tango supo recoger esta palabra. Por ejemplo, Niño bien arranca: “Niño bien, pretencioso y engrupido, que tenés el berretín de figurar”. Esta voz, hoy casi en desuso, también llegó al cine. En 1933 se rodó Los tres berretines, la segunda película argentina de cine sonoro que narraba tres pasiones porteñas: fútbol, tango y cine.
BOLÓ.
Sin lugar a dudas, boludo es una de las palabras que identifican a los argentinos y que más transformó su sentido a lo largo de las últimas décadas. De ser agresiva e insultante, se convirtió en una expresión inocente y típica empleada para llamar la atención del otro. En la provincia de Córdoba evolucionó de tal modo que terminó teniendo una sonoridad totalmente diferente: boló. Y la frase “¿Qué hacé’ boló?” podría ser perfectamente el saludo entre dos cordobeses que se tienen la más alta estima.
BOLUDO [Mención especial].
Convertida en un verdadero clásico argentino, boludo (y sus derivados, boludez, boludeo, boludear) fue mutando su significado a través del tiempo.
En el siglo XIX, los gauchos peleaban contra un ejército de lo que en aquella época era una nación desarrolla como la española.
Luchaban contra hombres disciplinados en las mejores academias militares provistos de armas de fuego, artillería, corazas, caballería y el mejor acero toledano, mientras que los criollos (montoneros), de calzoncillo cribado y botas de potro con los dedos al aire, sólo tenían para oponerles pelotas, piedras grandes con un surco por donde ataban un tiento, bolas (las boleadoras) y facones, que algunos amarraban a una caña tacuara y hacían una lanza precaria. Pocos tenían armas de fuego: algún trabuco naranjero o arma larga desactualizada.
Entonces, ¿cuál era la técnica para oponerse a semejante maquinaria bélica como la que traían los realistas? Los gauchos se formaban en tres filas: la primera era la de los "pelotudos", que portaban las pelotas de piedras grandes amarradas con un tiento. La segunda era la de los "lanceros", con facón y tacuara, y, la tercera, la integraban los "boludos" con sus boleadoras o bolas. Cuando los españoles cargaban con su caballería, los pelotudos, haciendo gala de una admirable valentía, los esperaban a pie firme y les pegaban a los caballos en el pecho. De esta forma, rodaban y desmontaban al jinete y provocaban la caída de los que venían atrás. Los lanceros aprovechaban esta circunstancia y pinchaban a los caídos.
En 1890, un diputado de la Nación aludió a lo que hoy llamaríamos "perejiles", diciendo que "no había que ser pelotudo", en referencia a que no había que ir al frente y hacerse matar. En la actualidad, resemantizada, funciona como muletilla e implica un tono amistoso, de confianza. El alcance del término es tan grande que, en el VI Congreso de la Lengua Española, realizado en 2013, el escritor argentino Juan Gelman la eligió como la palabra que mejor nos representa.
BONDI.
A fines del siglo XIX, los pasajes de tranvía en Brasil llevaban escrita la palabra bond (bono en inglés). Por eso, las clases populares comenzaron a referirse al tranvía como bonde (en portugués la “e” suena como nuestra “i”). A partir de entonces, el recorrido del vocablo fue directo: la trajeron los italianos que llegaban desde Brasil y, cuando el tranvía dejó de funcionar en Buenos Aires, se convirtió en sinónimo popular de colectivo.
CAMBALACHE.
Es el título del emblemático tango escrito por Enrique Santos Discépolo en 1935. Pero, ¿sabés qué significa exactamente esta palabra? Originalmente deriva del verbo cambiar y en nuestro país se utilizó para nombrar a las antiguas tiendas de compraventa de objetos usados. Este es el sentido que se le da en el tango cuando dice: “Igual que en la vidriera irrespetuosa de los cambalaches se ha mezclao la vida, y herida por un sable sin remache, vi llorar la Biblia junto al calefón”. Por eso, el significado se transformó en sinónimo de desorden o mezcla confusa de objetos.
CANA.
Existen diferentes versiones para explicar cómo surgió este vocablo que en lunfardo significa unívocamente policía. Una dice que proviene de la abreviatura de canario, que se empleaba en España para designar a los delatores. Aunque la historia más extendida lo ubica en el idioma francés, del término canne, y alude al bastón que portaban los agentes del orden. Como sea, cana pasó a nombrar a la policía y, más tarde, se empleó como sinónimo de cárcel (“ir en cana”). Hoy también se utiliza la expresión “mandar en cana” para decir, con picardía, que dejamos a alguien en evidencia.
CANCHA.
Apasionados por el deporte, los argentinos repetimos frases que ya forman parte de nuestra genética. “El domingo vamos a la cancha” es una de ellas. Como es sabido, cancha es el espacio que se destina a eventos deportivos y, en ocasiones, a algunos espectáculos artísticos. Pero lo que pocos conocen es que esta palabra proviene del quechua, lengua originaria en la que kancha significa lugar plano. La acepción que en la actualidad le damos a esta expresión llegó con la práctica de la lidia de toros y pronto se expandió a todos los deportes.
CANILLITA.
El origen de esta palabra es literalmente literario. La voz se toma de Canillita, una pieza teatral escrita por Florencio Sánchez en los primeros años del siglo XX. El protagonista es un muchacho de 15 años que trabaja en la calle vendiendo periódicos para mantener a su familia. Como sus piernas son muy flaquitas y lleva unos pantalones que le quedaron cortos por los que asoman sus canillas, lo llaman Canillita. Desde 1947, el 7 de noviembre se celebra el Día del Canillita en homenaje a la muerte del gran escritor uruguayo, autor de otra obra emblemática M’hijo el dotor.
CATRASCA.
Puede que, a menudo, muchos de los que utilizan esta palabra para referirse socarronamente a las personas torpes o propensas a los pequeños accidentes no tengan cabal idea de su significado literal. Sucede que esta expresión se establece como síntesis de la frase “Cagada tras cagada”. En la Argentina, se hizo popular en 1977 a partir de la película El gordo catástrofe, protagonizada por Jorge Porcel, quien personificaba un hombre que vivía de accidente en accidente y al que todos llamaban Catrasca.
CHABÓN.
Desde el tango El firulete, de Rodolfo Taboada, que dice “Vos dejá nomás que algún chabón chamuye al cuete y sacudile tu firulete…”, hasta After chabón, el último disco de la banda de rock Sumo, esta voz del lunfardo se instaló en la cultura argentina como sinónimo de muchacho, tipo o pibe. El término deriva de chavó (del idioma caló, usado por el pueblo gitano), que significa joven, muchachuelo. De allí provienen, también, algunas variantes como chavo y chaval, empleadas en diferentes países de habla hispana.
CHAMAMÉ.
La palabra chamamé proviene del guaraní chaá-maì-mé (“estoy bajo la lluvia” o “bajo la sombra estoy”). Según Antonio Sepp, musicólogo jesuita, los nativos se reunían bajo un enorme árbol y, en forma de ronda, hablaban y cantaban ordenadamente a lo largo de la noche; respetaban así la sabiduría de los años, sin negarles un lugar a los más jóvenes. Muchas veces terminaban danzando y desplazándose como en un rito de adoración o gratitud. Es en esos espacios de encuentro donde se cree que nació el chamamé, esa marca de identidad musical de la Mesopotamia.
CHAMIGO.
La oralidad reunió che y amigo en un solo término para dar origen a una tercera palabra: chamigo. En este caso, el vocablo che proviene del guaraní, y no del mapuche ni del valenciano, donde tiene otros significados. En guaraní, che es el pronombre posesivo mi, y por eso chamigo quiere decir mi amigo o amigo mío. Esta voz se emplea en Chaco, Corrientes, Misiones y Entre Ríos, provincias donde la cultura guaranítica tiene mayor peso. “El chamigo es algo más que lo común de un amigo, es esa mano que estrecha con impulso repentino”, canta el chamamecero Antonio Tarragó Ros.
CHANGO.
En el noroeste se usa la palabra chango, o su diminutivo changuito, como sinónimo de niño o muchacho. El término deriva de una voz quechua que significa pequeño. Una zamba dice “Cántale, chango, a mi tierra, con todita tu alma, con toda tu voz, con tu tonadita bien catamarqueña; cántale, changuito, lo mismo que yo”. Nieto, Farías Gómez y Spasiuk son solo tres de los Changos que ha dado el folklore argentino y que llevan este vocablo como apodo, indisolublemente unido a su apellido.
CHANTA.
Se trata de la abreviatura de la voz genovesa ciantapuffi, que significa planta clavos; es decir, persona que no paga sus deudas o que no hace bien su trabajo. Pero en nuestro país, cuando le decimos chanta a alguien, nos referimos a que no es confiable o creíble, que es irresponsable o no se compromete. Aunque también se asocia a la picardía si se emplea para nombrar a aquel que finge y presume cualidades positivas. En otras palabras, un chanta sería un charlatán, un chamuyero. En cambio, “tirarse a chanta” es abandonar las obligaciones o, como se dice en la actualidad, “hacer la plancha”.
CHAUCHA Y PALITO.
Se estima que esta frase nació en nuestro campo y se la usa para referirse a algo de poco beneficio económico o ínfimo valor. El palito alude al de la yerba que flota en el mate mal cebado: aquello que no sirve, que está pero molesta. En el caso de chaucha refuerza el sentido: para el gaucho, básicamente carnívoro, la chaucha era un vegetal sin importancia, barato, del que prefería prescindir. Además, en tiempos de la colonia, chaucha se denominaba una moneda de poco valor. Como decir “poco y nada”, pero referido unívocamente al valor monetario.
CHE.
Es una de las palabras que más nos identifica en el mundo. Casi como una seña personal. La usamos para llamar la atención del otro, para quejarnos o simplemente como interjección. La historia más difundida sostiene que es una voz mapuche que significa gente. Sin embargo, otra teoría señala que proviene de Valencia (España), donde le dan usos similares a los nuestros. Ernesto Guevara, ya que de Che hablamos, debe su apodo a la recurrencia con que empleaba la muletilla en su discurso coloquial.
CHORIPÁN.
A mediados del siglo XIX, los gauchos que habitaban las zonas rurales del Río de la Plata dieron origen a una de las minutas que más caracteriza los domingos de los argentinos: el choripán. El término, que es un acrónimo de chorizo y pan, nació en los tradicionales asados gauchescos cuando comer una achura entre dos trozos de pan empezó a ser costumbre. Hoy, a esta denominación que ya es un símbolo identitario de nuestro vocabulario, se le acoplaron dos sándwiches más: vaciopán y morcipán.
COLIFA.
Colifa es un término muy popular que empleamos para expresar, con cierta ternura, que alguien está loco, piantado o rayado. Aunque el sentido común nos lleva a pensar que proviene del término colifato, los estudiosos explican que coli deriva del vocablo italiano coló (que significa, justamente, chiflado). A su vez, colo es loco al vesre ()al revés en lunfardo). Entonces, colifato, y su apócope colifa, aparecen como transformaciones de ese término original que en el habla de la calle sumó sílabas con fines únicamente creativos.
CROTO.
La expresión `Croto` se remonta a la década del `20, cuando el entonces Ministro de Obras Públicas y Transporte, Crotto, implementó una especie de certificado de pobreza y cuyo portador podía viajar gratis en los tranvías y trenes. Hoy en día se denomina con este nombre a toda persona mal vestida que con su apariencia denota su estado de indigencia.
CUARTETO.
En cualquier lugar del mundo se denomina cuarteto a un conjunto de cuatro integrantes, pero para los argentinos se trata, además, de un género musical con influencias de la tarantela y el pasodoble. Este ritmo tropical, que comenzó a bailarse en las zonas rurales de la provincia de Córdoba durante la década del 40 y se popularizó en todo el país en los 90, es una creación cien por ciento argentina. Sus dos exponentes más emblemáticos, Carlos “La Mona” Jiménez y Rodrigo Bueno, convirtieron a este género en una alegre y festiva marca de identidad.
DEL AÑO DEL ÑAUPA.
Se trata de una expresión muy antigua y, decirlo así, puede parecer redundante. Porque ñaupa es una voz quechua que significa viejo o antiguo. En general, se emplea para aludir a un acontecimiento que data de tiempo atrás. La creencia popular considera que Ñaupa fue una persona que tuvo una existencia asombrosamente prolongada. Muy utilizado en la década del 30, suele asociarse al lunfardo, en especial cuando se dice que un tango es “del año del ñaupa”. Su equivalente en España es “del tiempo de Maricastaña”. La versión moderna sería "del año del orto"
DESPIPLUME.
Muchas veces, los medios de comunicación masiva logran instalar expresiones en el habla cotidiana gracias a memorables personajes de ficción y, también, a los guiones de algunas publicidades. Es el caso de despiplume, una voz que nació en la década del 70 en un spot de la famosa marca de coñac Tres plumas protagonizado por Susana Giménez. A través de un juego de palabras, la idea fue asociar el término despiole al producto. Sin dudas, lo lograron, pues si bien hoy la expresión casi no se usa, cualquiera sabe qué queremos decir cuando afirmamos que “esto es un despiplume”.
DULCE DE LECHE.
“Más argentino que el dulce de leche”, dice la expresión popular. Sin embargo, son varios los países que se atribuyen su creación. Nuestra versión cuenta que esta delicia nacional nace de una casualidad. En 1829, Juan Manuel de Rosas esperaba a Juan Lavalle, su enemigo político, en una estancia. La criada hervía leche con azúcar para cebar el mate y olvidó la preparación por largo tiempo en el fuego. Aún así, Rosas quiso probar la sustancia espesa y amarronada que se había formado en la olla. Para sorpresa de la criada, le encantó y decidió bautizarla dulce criollo.
EN PAMPA Y LA VÍA.
Quedarse sin un peso, agotar los recursos, tener que vender la casa… Cualquiera de estas circunstancias puede expresarse con el mismo dicho: “Me quedé en Pampa y la vía”. ¿Alguna vez escuchaste de dónde viene este dicho? Tiene una ubicación geográfica muy precisa porque la calle La Pampa se cruza con la vía del tren muy cerca del hipódromo de Buenos Aires. Cuenta la leyenda que los jugadores que apostaban a los caballos, cuando tenían un día de mala racha y lo perdían todo, se iban del barrio en un ómnibus que salía del cruce de Pampa y la vía.
FIACA.
La historia de esta palabra –que todos asociamos a la pereza y desgano– se origina en el habla de los almaceneros de barrio procedentes de Italia. En genovés, fiacún alude al cansancio provocado por la falta de alimentación adecuada. Y fueron estos comerciantes quienes diseminaron el término que, con el uso coloquial, se transformó en fiaca. Como habrá sido que se instaló, que una de las famosas Aguafuertes porteñas de Roberto Arlt se refiere al tema: “No hay porteño, desde la Boca a Núñez, y desde Núñez a Corrales, que no haya dicho alguna vez: ‘Hoy estoy con fiaca”.
GAMBETA.
Proviene de gamba, que en italiano significa pierna, y es un término que usamos en diferentes contextos. Por ejemplo, “hacer la gamba” es ayudar a otra persona. Claro que, si las cosas no salen bien, decimos que lo que hicimos fue “meter la gamba”. Puntualmente, gambeta refiere a un movimiento de danza que consiste en cruzar las piernas en el aire. Pero en el Río de la Plata funciona como metáfora de otro arte, el fútbol: porque en el campo de juego, gambeta es el movimiento que hace el jugador para evitar que el contrario le arrebate la pelota. Por eso, en el uso cotidiano, cuando sorteamos obstáculos decimos que gambeteamos.
GAUCHADA.
En nuestro lenguaje cotidiano, hacer una gauchada es ayudar a alguien sin esperar nada a cambio. La gauchada era una actitud típica de los gauchos, un gesto completo de solidaridad. Es que estos hombres cumplieron un rol clave en la guerra de la Independencia por su valentía, habilidad para cabalgar y gran conocimiento del territorio. Por el contrario, hacer una guachada es cometer una traición, aunque detrás de esta expresión haya un sentido más trágico que desleal. Y es que guacho refiere a la cría animal que perdió a su madre, y por extensión, a los niños huérfanos.
GIL.
A la hora de dirigirse a alguien en forma peyorativa, gil es una de las expresiones preferidas por los argentinos. Asociada a la ingenuidad o a la falta de experiencia, algunos sostienen que proviene de perejil, otra voz coloquial que en una de sus acepciones puede emplearse con un significado parecido, puesto que hasta hace unos años era una hortaliza tan barata que los verduleros directamente la regalaban. Sin embargo, gil proviene del caló, una antigua lengua gitana en la que gilí quiere decir inexperto.
GUACHO.
En el campo se denomina como guacho al ternero que queda huérfano.
GUARANGO.
Es lamentable, pero algunas palabras que usamos cotidianamente provienen de situaciones históricas de discriminación y exclusión. Es el caso de guarango, que si bien en la actualidad se emplea como sinónimo de grosero, maleducado o malhablado, fue instalada por los españoles de la conquista como referencia despectiva y racista hacia los nativos que hablaban en guaraní. Decirle guarango a la persona que emplea un vocabulario soez es ofensivo pero no por la adjetivación que pretende, sino porque su origen alude a una descalificación arbitraria.
GUASO.
La frecuencia con que se emplea el término guaso en Córdoba lo convierte en un cordobesismo. Pero ser guaso en esta provincia tiene por lo menos dos niveles. Cuando alude a un hombre: “El guaso estaba tomando algo en el bar”, la palabra solo sirve para definirlo como individuo masculino (en este caso, guaso funciona como sinónimo de tipo, chabón, etc.). Pero también se emplea para hacer referencia a alguien grosero o de poca educación: “No seai guaso vo’”. Y es tal la dinámica del vocablo que permite hiperbolizarlo, de manera que algo guaso pueda crecer hasta ser guasaso.
GUITA.
En lunfardo, el dinero tiene infinidad de sinónimos: mango, viyuya, morlaco, vento, mosca, tarasca. También existe un lenguaje propio para hablar de su valor: luca es mil, gamba es cien y palo es millón. Sin embargo, el origen del término guita es difícil de rastrear. Una de las versiones más difundidas sostiene que proviene del alemán, específicamente del germano antiguo, de la voz witta, usada para denominar algo fundamental sin lo cual no se puede vivir. A su vez, witta también proviene del latín vita que significa vida.
GURÍ.
¿Alguna vez te dijeron gurí o gurisa? Seguramente fue cuando todavía eras un chico. Porque el término proviene de la voz guaraní ngiri y significa muchacho, niño. Es una palabra que podemos escuchar en Corrientes, Misiones y Entre Ríos, y por supuesto también en la República Oriental del Uruguay. “¡Tu recuerdo ya no es una postal, Posadas! Ni tu yerbatal, ni tu tierra colorada. Con un sapukay siento que tu voz me llama porque tengo en mí, alma de gurí”, dice la letra del chamamé Alma de gurí.
HUMITA.
La humita es mucho más que un gusto de empanada. Pero son pocos los que saben que la palabra proviene de la voz quechua jumint’a, un alimento que preparaban los antiguos pueblos indígenas del continente (incas, mayas y aztecas). Hecho a base de choclo triturado, la preparación incorpora cebolla, tomate y ají molido, se sirve envuelto en las mismas hojas de la planta del maíz. Este delicioso y nutritivo plato es típico de Chile, Bolivia, Ecuador, Perú y el norte argentino.
IRSE AL HUMO.
“Se me vino al humo” es una imagen cotidiana en el habla de los argentinos. El dicho alude al modo en que los indígenas convocaban a los malones y figura en el Martín Fierro, de José Hernández: “Su señal es un humito que se eleva muy arriba / De todas partes se vienen / a engrosar la comitiva”. Pero también la registra Lucio V. Mansilla en Una excursión a los indios Ranqueles: “El fuego y el humo traicionan al hombre de las pampas”, escribe dando a entender que una fogata mal apagada o la pólvora que quemaban los fusiles bastaban para que lanzas y boleadoras acudiesen a la humareda.
LABURAR.
Laburar surge naturalmente del verbo lavorare (trabajar en italiano), que a su vez deriva de labor en latín, cuyo significado es fatiga, esfuerzo. La connotación negativa se encuentra también en los orígenes del término en español ya que trabajar proviene del vocablo latín tripalium, traducido como tres palos: un instrumento de castigo físico que se usaba contra los esclavos. De modo que si bien el laburo dignifica y es salud; el origen de su locución nos remonta a situaciones que poco tienen que ver con esos significados.
MATE.
La propuesta es natural en cualquier parte: “¿Y si nos tomamos unos mates?”. Esta infusión, la más amada por los argentinos, toma su nombre, como muchas otras palabras, de la lengua quechua. Porque mati es la voz que empleaban los pueblos originarios para referirse a cualquier utensilio para beber. Y es que mate tiene la particularidad de aludir al contenido, pero también al continente. Un término que para los rioplatenses significa mucho más que una bebida. Porque la mateada es un ritual, un espacio de encuentro y celebración.
MORFAR.
Proviene de la palabra italiana morfa que significa boca. Con el tiempo y el uso, la expresión adquirió nuevos sentidos: padecer, sobrellevar, sufrir: “Me morfé cuatro horas de cola”. En el ámbito del deporte, especialmente en el terreno futbolístico, suele emplearse el giro “morfarse la pelota”, algo así como jugar solo sin pasar el balón a los otros jugadores. Pero tan instalado estaba el término en la década del 30, que el historietista Guillermo Divito creó un personaje para la revista Rico Tipo que se llamaba Pochita Morfoni, una señora a la que le gustaba mucho comer.
MOSCATO.
Quizás los más jóvenes asocian el término a la famosa canción de Memphis La Blusera, Moscato, pizza y fainá. Sin embargo, el tradicional vino dulce, llamado así porque está hecho con uva moscatel, perdura más allá del blues local y sigue siendo un clásico de los bodegones y pizzerías de todo el país. El hábito llegó con los inmigrantes italianos a fines del siglo XIX, pero la costumbre de servirlo cuando se come una buena porción de muzzarella es propia de nuestro país y comenzó a establecerse allá por 1930.
NO QUIERE MÁS LOLA.
Lola era el nombre de una galleta sin aditivos que a principios del siglo XX integraba la dieta de hospital. Por eso, cuando alguien moría, se decía: `Este no quiere más Lola`. Y, desde entonces, se aplica a quien no quiere seguir intentando lo imposible.
ÑANDÚ.
De norte a sur y hasta la provincia de Río Negro, el ñandú es una de las aves que más se destaca en los paisajes de la Argentina. Este fabuloso animal de gran porte, que puede llegar a medir hasta 1,80 m de altura, toma su nombre de la lengua guaraní, en la que ñandú significa araña. La explicación alude a las semejanzas entre los elementos de la naturaleza. Los pueblos originarios veían un notorio parecido entre el plumaje del avestruz americano -y las figuras que se forman en él- y los arácnidos que habitan las regiones subtropicales.
NI EN PEDO.
Para ser tajantes, a veces decimos que no haremos algo "Ni en pedo", "Ni mamado", o “Ni ebrios ni dormidos”. Algunos sostienen que la expresión nació cuando Manuel Belgrano encontró a un centinela borracho y dormido. Enseguida, habría establecido una norma por la que “ningún vigía podía estar ebrio o dormido en su puesto”. Otra versión dice que, tras el triunfo en Suipacha, alguien alcoholizado propuso un brindis “por el primer Rey y Emperador de América, Don Cornelio Saavedra”. Mariano Moreno se enteró y lo desterró diciendo que nadie “ni ebrio ni dormido debe tener expresiones contra la libertad de su país”.
NO QUIERE MÁS LOLA.
Cuando no queremos más complicaciones, nos cansamos de participar en algo, o necesitamos cesar alguna actividad, decimos: “No quiero más lola”. En la Buenos Aires de 1930 se fabricaban las galletitas Lola. Elaboradas con ingredientes saludables, eran indicadas en las dietas de los hospitales. En ese contexto, cuando un enfermo podía empezar a ingerir otro tipo de alimentos, se decía que “No quería más lola”. Otro uso, más oscuro: cuando fallecía un paciente internado, obviamente, dejaba de comer. De ahí el dicho popular: “Este no quiere más lola”.
PANDITO.
Los mendocinos emplean muchos términos propios que pueden escucharse en su territorio y también, debido a la cercanía, en Chile (y viceversa). Una de las voces más representativas de este intercambio lingüístico es guón, apócope del huevón chileno. Existen algunas otras, pero menos conocidas. Por ejemplo, pandito. ¿Pero qué significa? Proviene de pando y quiere decir llano o poco profundo. “Me quedo en lo pandito de la pileta” o “Donde topa lo pandito”, que alude a donde termina el llano y comienza la montaña.
PAPUSA.
El lunfardo, la creatividad de la calle y el tango se ocupan de piropear y resaltar la belleza de la mujer. Quizá, una de las palabras que mejor lo hace sea papusa, empleada para referirse a una chica bonita, atractiva o espléndida. Este término, que también funciona como sinónimo de papirusa, se puede encontrar en clásicos del tango rioplatense como El ciruja, de Alfredo Marino, o ¡Che, papusa, oí!, de Enrique Cadícamo, que inmortalizó los versos “Che papusa, oí los acordes melodiosos que modula el bandoneón”.
PATOVICA.
Llamamos patovicas a quienes se ocupan de la seguridad de los locales bailables. Pero esta expresión nació lejos de las discotecas y cerca de los corrales avícolas. Allá por 1900, Víctor Casterán fundó en Ingeniero Maschwitz un criadero de patos y lo llamó Viccas, como las primeras letras de su nombre y su apellido. Alimentados con leche y cereales, los patos Viccas eran fornidos y sin grasa. La semejanza entre estos animales y los musculosos de los gimnasios surgió enseguida. Que los hercúleos custodios de los boliches terminaran cargando con ese mote, fue cuestión de sentarse a esperar.
PIBE.
Los rioplatenses suelen utilizar la expresión pibe como sinónimo de niño o joven. Existen diferentes versiones sobre su origen. La más difundida señala que proviene del italiano, algunos creen que del lombardo pivello (aprendiz, novato) y otros que se tomó del vocablo genovés pive (muchacho de los mandados). Pero la explicación española aporta el toque de humor. La palabra pibe, del catalán pevet (pebete), denominaba una suerte de sahumerio que gracias a la ironía popular y la subversión del sentido pasó a nombrar a los adolescentes, propensos a los olores fuertes.
PIPÍ CUCÚ.
Este argentinismo se usa para decir que algo es espléndido o sofisticado. La divertida leyenda cuenta que se popularizó en la década del 70 cuando Carlos Monzón llegó a París para pelear con el francés Jean-Claude Bouttier. Antes del combate, el argentino recibió la llave de la ciudad y, al tomar el micrófono para agradecer el honor, se dispuso a repetir el discurso que había ensayado largamente. La carcajada de la platea se desató cuando Monzón, en lugar de decir “merci beaucoup” (muchas gracias en francés) tal como lo había practicado, expresó algo nervioso: “pipí cucú”.
PIRARSE.
Pirarse es piantarse. Es decir, “irse, tomarse el buque”. Y literalmente así nace este verbo. El piróscafo era un barco a vapor que, en los primeros años del siglo XX, constituía la forma más rápida de viajar de un continente al otro. Por eso, la expresión “tomarse el piro” empezó a usarse para decir que alguien se marchaba de un lugar de manera apresurada. Sin embargo, el tiempo le otorgó otro significado: el que se iba, podía hacerlo alejándose de la realidad: “Está pirado”, “No le digas así que se pira”. Entonces, pirarse pasó a ser sinónimo de enloquecer.
PONCHO.
El poncho es una prenda sudamericana típica por definición que forma parte de la tradición criolla. Por simpleza, comodidad y capacidad de abrigo, es utilizado hasta el día de hoy en la Argentina, Chile, Ecuador y Bolivia. El origen de la palabra que lo denomina tiene muchísimas variantes, pero una de las más difundidas explica que proviene del quechua, punchu, con el mismo significado. Otra versión la relaciona con punchaw (día en quechua), como una analogía entre el amanecer de un nuevo día y la acción de emerger la cabeza a través del tajo del poncho.
PORORÓ.
Si algo destaca al maíz y a sus distintas preparaciones en todo el mundo, especialmente en Latinoamérica, es la gran cantidad de voces que lo nombran. Lo que en Buenos Aires se conoce como pochoclo y en otros países son rosetas de maíz; en Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Chaco, Formosa y Santa Fe se le llama pororó. Esta palabra encuentra su origen en el guaraní. Es que los nativos le decían pororó a todo aquello que generaba un sonido estruendoso y, como es sabido, la preparación de este alimento, provoca la idea de pequeñas explosiones.
TANGO.
El tango es uno de nuestros géneros musicales y de danza más tradicionales. Sin embargo, la etimología de su nombre es objeto de fuertes controversias. Hay quienes dicen que el término proviene de tangomao, un africanismo con el que se definía a los traficantes de esclavos en la época colonial. De este modo, en América se llamó tango a los sitios donde se reunían los africanos para bailar y cantar. Otra teoría señala que el mismo vocablo entró en la segunda mitad del siglo XIX, desde Cuba y Andalucía, para denominar un género musical que en el Río de la Plata adquirió su propia idiosincrasia.
TENER LA VACA ATADA.
“Vos tenés la vaca atada”, le decimos a quien disfruta de un garantizado bienestar económico. El dicho nace en el siglo XIX, cuando en la Argentina se impuso el modelo agroexportador y muchos estancieros se enriquecieron gracias a la vasta cantidad de hectáreas que podían explotar. En aquellos tiempos, era común que los nuevos ricos viajaran a Europa con sus familias. Era costumbre que también llevaran a su personal de servicio y una vaca para obtener la leche para sus hijos durante el viaje. El animal tenía que viajar sujeto en un rincón de la bodega del barco. Esa es la famosa vaca atada.
TILINGO.
Hay palabras que, como si se tratara de una moda, aparecen y desaparecen del uso cotidiano según el contexto histórico. Es el caso de tilingo, la expresión popularizada por Arturo Jauretche, quien la instaló en el habla de los argentinos como un adjetivo para calificar a las personas que se preocupan por cosas insignificantes y ambicionan pertenecer a una clase social más alta. Además, este pensador emblemático del siglo XX actualizó el empleo de cipayo e introdujo los términos vendepatria y medio pelo.
TIRAR MANTECA AL TECHO.
Seguramente más de una vez le habrás dicho a alguien: “Dejá de tirar manteca al techo”. El giro busca expresar la idea de un gasto ostentoso e innecesario y su origen se ubica en la Buenos Aires de 1920. Por entonces, los jóvenes adinerados se divertían en los restaurantes de moda arrojando rulitos de manteca con el tenedor. Le apuntaban al techo y el objetivo era competir para ver quién era capaz de dejar pegados más trozos al cielo raso, o cuál de todos se mantenía adherido por más tiempo. Una práctica absurda de la que, afortunadamente, solo nos queda la expresión cotidiana.
TODO BICHO QUE CAMINA VA A PARAR AL ASADOR.
Tomado del Martín Fierro, el libro de José Hernández icono de la literatura gauchesca, este refrán se basa en la idea de que cualquier animal se presta para ser asado y comido. Sabido es que en la Argentina amamos los asados y todo el ritual que los envuelve. Pero, además, con el tiempo el dicho “Todo bicho que camina va a parar al asador” evolucionó sumando otros significados. Durante las décadas del 40 y 50, la frase fue utilizada también para hacer alusión a las cosas o personas cuyas acciones tienen un final previsible.
TRUCHO.
Desde hace algunas décadas es un término de uso ineludible en nuestro lenguaje cotidiano. Para los argentinos, las cosas falsas, tramposas o de mala calidad son truchas. Y dentro de esa categoría entran también las personas fraudulentas. Deriva de la palabra truchimán, muy común en el español antiguo y que refiere a personas sin escrúpulos. El empleo de trucho se hizo popular en 1986 cuando, a raíz de la crisis ecológica causada por algunas empresas en el río Paraná, el periodista Lalo Mir comentó en su programa radial que los funcionarios debían dar la trucha (cara) porque si no eran unos truchos.
VAGO.
Córdoba tiene su propia tonada, su propia forma de hablar y, claro, su modo particular para usar las palabras. En cualquier otra región, el término vago hace referencia a alguien perezoso, a un holgazán que nunca tiene ganas de hacer nada. Pero en esta provincia, vago puede ser cualquiera. Es que la palabra se utiliza para dirigirse a otra persona en forma totalmente desenfadada. Así, una frase como “El vago ese quiere trabajar todo el día” no encierra ninguna contradicción si es pronunciada dentro de los límites del territorio cordobés.
VIVA LA PEPA.
Contra lo que pudiese creerse, `viva la Pepa` no es el grito de alegría de un buscador de oro, sino el que usaban los liberales españoles en adhesión a la Constitución de Cádiz, promulgada el 19 de marzo de 1812, en la festividad de San José Obrero. Como a los José se los apoda Pepe, en vez de decir `viva la Constitución` -lo que conllevaba llegar a ser reprimidos- los liberales gritaban `viva la Pepa`. Hoy, en Argentina, su significado se ha desvirtuado y se parece a `piedra libre`.
YETA.
Significa mala suerte y se cree que deriva de las palabras napolitanas jettatura (mal de ojos) y jettatore (hombre maléfico que con su presencia produce daño a los demás). En 1904 se estrenó la obra ¡Jettatore!, de Gregorio de Laferrere, sobre un hombre con un aura funesta, y, desde entonces, los supersticiosos mantienen viva la palabra yeta. Por ejemplo, se emplea la expresión “¡Qué yeta!” en lugar de “¡Qué mala suerte!” ante una situación desafortunada. También se dice que alguien es yeta cuando se sospecha que trae mala suerte o que está enyetado cuando todo le sale mal.
ZAMBA.
No hay que confundir zamba, género folklórico argentino, con samba, música popular brasileña. Porque el simple cambio de una letra nos puede hacer viajar de una cultura a otra. La historia cuenta que durante la conquista española se denominaba zambo al hijo varón de un negro con una indígena. Por extensión, la música y la danza de esta comunidad pasó a llamarse zamba, ya que las coplas que se cantaban iban dirigidas a las mujeres. Esta danza proviene de la zamacueca peruana que, al llegar a la Argentina, incorporó el pañuelo como elemento característico.
submitted by Pepe-Argento to argentina [link] [comments]


2019.05.27 22:01 DcRojopastillado Esa verdad incomoda: NUNCA SALGAS CON MUJERES ARRIBA DE ~~30~~ 25 AÑOS.

Hola Republicargentinianos, los saluda el DcRojopastillado, diciéndote esas cosas que nadie te dice porque son "políticamente incorrectas".
Hoy vamos a abordar un tema importante a tener en cuenta, un tema tan controversial como vital para cualquier hombre de unos, 25 a 45 años que busca una pareja estable, tener familia y desarrollarse mejor como individuo dentro de una sociedad con demandas constantes.
Igualmente si sos mas chico o mas grande, también aplica! estos escritos van dirigidos a todos los hombres heterosexuales por igual, que busquen independencia emocional, económica y crecimiento como persona.
Y quien es el que escribe estas palabras en internet? Un hombre adulto, con muchas cosas resueltas en la vida, con bastante experiencia en cuanto a relaciones personales y suelo ser una fuente de consejo de la gran mayoría de amigos y conocidos del ámbito de los negocios.
No porque sea una persona brillante, ni por ser un distinto, simplemente por la experiencia que llevo bajo las suelas de mis zapatos.
Más sabe el diablo por viejo que por diablo.
Dejando de lado esta breve introducción, pasemos a el quid de la cuestión:
NUNCA SALGAS CON MUJERES POR ARRIBA DE LOS ~~30~~ 25 AÑOS.
Es el consejo de cabecera que le doy a todos mis amigos (ya divorciados) que quieren volver a formar una pareja estable.
Por que? por varios motivos, vamos por partes como dijo Jason:
PRIMERO: Los hombres y las mujeres no maduran al mismo tiempo.
Esto se ve reflejado en los primeros años de la adolescencia y de la juventud. Te diste cuenta que a tus compañeras del colegio más lindas, siempre se las empomaban los pibes de cursos mas altos? O las chicas de la facultad que ven a los chicos de años mas grandes y se babean? Cuantas mujeres "los prefieren mayores"? Esto no es "porque si", quieran o no tanto hombres como mujeres tenemos carga genética de años de evolución por nuestro cuerpo, y por mas que quieras reprimirlos o hacer de cuenta que no existen, los genes están ahí, esperando el momento. Y cuando una mujer entra en la pubertad y este reloj biologico se despierta, empieza la cuenta regresiva (tictactictactictac).
Y quien va a ser una pareja deseable? Lógicamente, quien pueda darle una mejor vida al fruto de su vientre, de su hijo. Instintivamente Micaela, de 19 años que recién entra en la facultad, va a sentir mucha mas atracción por Jorge, que tiene 32 años, un kiosquito en una esquina céntrica de Carapachay, su casita y su autito que por Lucas, un pibe de 20 años compañero de ella, que cuenta las monedas para viajar a la facultad, comprarse un café con leche y vive con los viejos.
Hey! si sos un Lucas, no te desesperes, seguí estudiando, que ya vas a tener vos tus 30, si dios quiere recibido, con tu estudio, tu casa diseñada por vos, y te van a llover mujeres. El esfuerzo da sus frutos a largo plazo.
Pero DcRojopastillado, yo voy a la facultad y me garcho a mis compañeras! Podrá decirme alguno.
Si, claro, tenes razón, pero en este thread estamos hablando de relaciones a largo plazo, duraderas, donde el fin es poder formar un vinculo fuerte donde los dos se apoyan mutuamente con metas en conjunto a futuro, no para el boludeo de una noche o esas relaciones de mierda de 4 meses. Eso lo hace cualquiera, te bajas tinder y te garchas una peliverde el fin de semana. Listo? te la garchaste? te seguis sintiendo vacio? y si mono, lo que facil viene no da gratitud.
Para cerrar el concepto, las mujeres maduran antes que los hombres, se desarrollan antes, y tienen una madurez que no es acorde a la madurez que tiene un hombre a su misma edad. Por eso son tan raras las relaciones (largas) donde el hombre y la mujer tienen la misma edad (45 por ejemplo). Sin mirar estadísticas me atrevería a decir que en promedio de concubinatos y matrimonios exitosos son esos donde se llevan de 5 a 10 años de diferencia entre el hombre y la mujer.
SEGUNDO: Pero la madurez DcRojopastillado!!
La madurez es tan relativa como la velocidad de un chancho en una curva. Si tenes unos 30 años vas a notar que hay MUCHISIMAS pibas de 22, 23 muy MUY centradas, amorosas, con planes a largo plazo y comprometidas con sus fines. Y por otro lado, tenes cada mujer de 33 34 35 que tienen berrinches de adolescentes indispuestas, que son capaces de volverte la vida imposible (lo veo todo el tiempo con mis amigos divorciados, hacen malabares judiciales para quitar la tenencia de hijos en común, si encuentran pareja nueva la vieja vuelve loca a la pendeja) cosas así, realmente es para asustarse de lo que son capaces muchas mujeres grandes despechadas.
Si buscas madurez, no lo vas a encontrar en mujeres viejas, va por otro canal la madurez. Va por el canal de los valores, de la crianza, de no ser una daddy issues ARRUINADA (después hago un thread sobre las mujeres ARRUINADAS, como detectarlas y evitarlas a toda costa).
TERCERO: Las mujeres arriba de 27 25, ya fueron lastimadas por algún cabeza de chota.
Así como tenes mujeres que son una mierda, también hay hombres que son una mierda, y oh! casualidad, los hombres que mas mierda son, los mas egocéntricos, los mas hijos de puta, los mas individualistas, son los que mas éxito tienen con las mujeres.
Por que? porque la seguridad en uno mismo despierta una atracción mas fuerte que la guita o la facha, transmite SEGURIDAD. Un hombre SEGURO DE SI MISMO tiene el mundo en sus manos.
Así también, algunos se pasan de rosca, y terminan forreando a cuanta pendeja se les cruce. No los juzgo, acá no se juzga a nadie, si vos tendrías a disposición 3 4 5 pendejas veintiañeras, para que vas a enroscarte con solo una? que viva la joda Pisculichi!.
Si salís con una piba de 20, 21, 22, las chances de que se haya topado con algún cabeza de chota que las haya hecho sufrir y le genere resentimiento puro al falo, son infinitamente menores que con una mujer de 32.
Si sumamos el resentimiento al falo por los cabeza de chota, mas el reloj biológico haciendo tic tac tic tac, la verdad no quisiera estar nunca en los zapatos de una mujer soltera a los 28, debe ser un caos emocional por donde se lo vea.
CUARTO: Fertilidad y belleza.
Cae de maduro pero no vamos a obviar este topico, el punto de esplendor de una mujer tanto en fertilidad como en belleza natural, es de los 19 a los 24. Si, existen excepciones que confirman la regla, pero es una realidad.
Entonces vos, pequeño padawan que tiene que romperse la cola laburando para mantener uno (o varios) hijos, un hogar, pagar su salud, su educación, vas a hacerlo con una mujer mayor a 30 con resentimientos y mambos del pasado, con un reloj que le esta por explotar en la cara y que quizás con suerte pueda darte solo un hijo, o vas a ir por el trofeo mayor? Una chica joven con vitalidad, que pueda agacharse a agarrar el pibe sin que le tire el ciatico. Pensalo, hijos y familia son lo mejor que te puede pasar como ser humano si es buscado, consensuado y en un marco de responsabilidad. Y por sobre todo es una INVERSIÓN de tiempo y GUITA, y el tiempo no vuelve.
Tengo un amigo muy cercano que salia con una mina medio feminista de 35, una relación de unos 5 años aproximadamente, una relación llena de veneno y de resentimientos. Este amigo se hincho los huevos de las idas y vueltas de sus mambos emocionales y mambos adoctrinados, le pego un puntinazo en el hoyo y ahora es papá de una nena hermosa de 1 año, se junto con una piba de 25 y es mas feliz que nunca.
La vida es una, no te la arruines.
QUINTO: El reloj biológico no perdona.
Tictactictac, el reloj empieza en su pubertad, pero se pone realmente insoportable a los 26.
Si vos conoces a una mujer antes de los 25, se va a mostrar tal cual es, aun no esta pendiente de la caducidad de su fertilidad y por eso no tienen problemas en abrirse a vos emocionalmente.
Ya después de los 26/27, sin un hombre a su lado, la cosa empieza a ponerse turbina. Va a mostrarse de una forma que no es esencialmente, sino que fue mutando para poder ser mas atractiva y poder competir con otras mujeres mas jóvenes, bellas y fértiles.
No me crees? casate con una treintañera o mudate con ella. Contame como son las cosas cuando la estas conociendo, cuando están saliendo, y como resultan las cosas en realidad en la practica. No te suena? "pensé que era una cosa, y termino siendo otra muy distinta" "vive de mal humor, no se que le pasa" "vive con ataques de ansiedad y se violenta", Papá, tiguer, no te metas ahí, HACEDME CASO.
Para cerrar el thread, pensalo dos veces, hay muchas minas que valen la pena apostar por algo serio y a largo plazo, no te dejes llevar solo por los placeres momentáneos que te quieren vender. No seas cogote, borrá el tinder, cortate el pelo, formate, ESTUDIA, INVERTÍ EN VOS, las minas van a llegar de a poco, y vas a poder darte el lujo de elegir con quien tener el bello regalo que es una familia, te vas a sentir un hombre completo.
Si tienen algún problema, acá estoy, me mandan un mensaje al privado que puedo ayudar en lo que pueda. Oreja las 24 horas para mis muchachos.
Que prefieren en el próximo thread?
Esa verdad incomoda: NUNCA SALGAS CON GORDAS? o Esa verdad incomoda: NUNCA SALGAS CON UNA MAMA LUCHONA?
💊💊💊
submitted by DcRojopastillado to RepublicaArgentina [link] [comments]


2019.05.17 12:41 DarkWorld_ Dark Wolrd I

TODO PUEDE SUCEDER EN 2 MESES”
Leonardo,un chico de 13 años como cualquier otro,estudiaba,andaba en bici y salia con sus amigos,tenia un vida relativamente normal,hasta que conoció a una chica de la cual el se enamoro,actuaba como cualquier chico enamorado,medio bobo y medio “raro”,y al pasar el tiempo paso lo que tenia que pasar,se le declaro y ella lo rechazo. El estaba triste, pero...lo peor no fue eso,lo malo sucedió cuando el cambio su actitud,ya no salia,ni con sus amigos ni con su bici, tampoco estudiaba,dejo de comer y de hacer sus actividades diarias,escribía cosas “macabras” en un blog en el cual su usuario se llamaba LEX y así vivió por 2 meses. Sus padres lo llevaron al psicólogo,a los 2 meses el volvió a ser el de antes.
El 20 de Abril su hermana se estaba casando y el fue con un traje negro pero la corbata blanca,en un momento de la boda fue al baño y cuando se estaba lavando la cara se miro al espejo y su reflejo le hablo.
-Hola Leonardo,me extrañaste?
-¿Quien eres tú?
-Soy yo,LEX,el que te susurro al oído durante 2 meses.
-No! No puede ser,yo no sufro de doble personalidad.
-Ja! Crees que estas totalmente cuerdo? Pues no es así, tu estas mas loco que yo,ya que tu fuiste el que me creo.
-Eso...es imposible,Lex es un usuario falso que utilizaba para desahogarme.
-Eso fue así la primera semana,cuando me hiciste famoso liberaste tu ira y ahí me creaste,LEX es toda la ira desatada de LEONARDO.
-Eso es imposible!-PLASHH (rompe el espejo)
Cuando volvió a la mesa con su familia su madre le dijo:
-Leo,que te paso en la mano?
-Nada mamá,nada.
Y así siguió la fiesta. En otro momento de la noche de la nada se levanto y fue a la cocina,agarro un cuchillo y se marcho,luego subió al escenario y dijo:
-Buenas noches,damas y caballeros. Yo soy el famoso LEX el que prometió PONER DE CABEZA EL MUNDO.
-Baja de ahí Leo,y deja de decir tonterías- Dijo su hermana.
Entonces el bajo,se acerco a su hermana,la abrazo,y la apuñaló,tiñendo de rojo su corbata blanca,cubrió su ojo derecho con su pelo y dijo “¿Ahora me creen?” y asesino a todos los presentes,para luego huir e introducirse en el bosque.
2 meses después,su búsqueda terminó,la policía lo dio por muerto,pero no sabían que el seguía con vida y jamas imaginaron que volvería,pero un poco diferente...se sacó el ojo derecho,y su pelo se volvió blanco como la nieve,sigue usando su traje negro con su corbata teñida con la sangre de su hermana.
Durante 2 meses misteriosas muertes sucedieron en la ciudad,pero todas las víctimas tenían algo en común,eran chicas de entre 13 y 15 años,todas de pelo y ojos castaños... Como la chica de la que se había enamorado Leonardo.
Ahora no saben si LEX se encuentra en los bosques o en la ciudad,lo único que se sabe es que nadie esta totalmente a salvo.
Pasaron otros 2 meses,algunas personas lo consideran un demonio,pero otros lo consideran un ángel,pero no importa como lo consideren,lo que importa es que LEX es real,y que podría estar atrás de ti ahora mismo.
14 DE DICIEMBRE”
- 14 de Diciembre del 2016-
Era una noche lluviosa y fría,en el que una pareja es acorralada en un callejón.
-No nos hagas daño,te daremos lo que quieras- Dijo la mujer.
-Esto no es por su dinero,es por la vidas que quitaron al demoler ese orfanato.
Una noche similar,mismo día y mes,pero del 2003. Un orfanato en París,todo es un caos ya que lo iban a demoler sin previo aviso, todo porque la gente afirmaba que una niña llamada SARA era un demonio y que fue abandonada porque sus ojos eran totalmente negros,su cabello igual y tenia una sonrisa que daba miedo a los padres. Pero era solo superstición ya que la niña se comportaba como cualquier niña,hasta este día.
-Niños,no se enloquezcan,vamos a salir por la puerta de atrás- Dijo la encargada del orfanato.
Cuando estaban por llegar,todo el antiguo edificio les cayo encima. Todos y todas murieron,menos SARA,ella quedo intacta, como si nada hubiera pasado,no tenia ni un raspón. Entonces quedo abandonada,otra vez,nada mas que en la calle,usaba un canguro, pantalones, zapatos y guantes negros.
Volviendo a la actualidad,SARA ya con 26,decidió cobrar venganza,asesinando a las personas mas poderosas de la ciudad, los que decidieron derrumbar el edificio,todas esas personas pensaban que ella estaba muerta,que murió de hambre o algo le había pasado en esos 13 años que pasaron,pero no era así.
Cuando las demás personas que tuvieron algo que ver en el derrumben se enteraron de la muerte de esa pareja sabían lo que pasaba así que decidieron buscar otro “DEMONIO” para combatirla,pero no existía tal cosa,entonces para ello crearon uno.
Buscaron a un sicario y pactaron con un espíritu maligno para que lo posea y mate a SARA,pero eso no fue lo que ocurrió,ellos se aliaron y asesinaron a todos los restantes de la lista de SARA, Francia tenia dos DEMONIOS sueltos con sed de sangre,SARA ya había probado la sangre y la fama que venia con ello,por eso siempre deja su tarjeta,una S y una P unidas dibujadas con sangre.
Francia se volvió pequeña para ellos dos,y sabían que había mas personas como ellos,entonces empezaron recorren el mundo para reclutarlos para cumplir su objetivo de “PONER DE CABEZA EL MUNDO”.
FELIZ SAN VALENTIN”
-Febrero de 1874-
Todo Londres estaba en caos,y no,no era por el echo de que se acercaba “San Valentín”,era porque un asesino estaba suelto.
Algunos dicen que es de la “Anti Burguesía”,ya que solo mata a los que pertenecen a esa clase social,pero están equivocados,el solo quería matar,nada mas que matar,solo usaba esa excusa para que no todos se empeñaran en buscarlo para que lo cuelguen.
Dice que su nombre es Jack,THE BLACK JACK,un ex boxeador, lo descalificaron por matar a alguien a golpes,y ahora nadie lo puede descalificar.
Los de la alta burguesía decidieron contratar un “Exterminador” para acabar con el,le ofrecieron riquezas y que seria libre de ir a donde quiera,su nombre “artístico” era DEATH MASTER.
Después de una semana de estudiarlo,adivino donde estaría y quien seria su próxima víctima. Entonces hablo con la futura víctima,el Sr. Tomas Treck,llamaron un MEDIUM para que llegue a la casa de los Treck el 14 de ese mes,a las 23:00.
El día llego,Jack fue emboscado por DEATH MASTER y derrotado,el MEDIUM libero su espirutu al inframundo.
Pasaron 124 años,el único descendiente de Tomas Treck vive en París,se alejo del legado que dejo su bisabuelo,pero,por las atrocidades que cometió 13 años antes tuvo que desobedecer el único pedido de su abuelo,imbricar a THE BLACK JACK,el aseguro que nada iba a suceder,pero se equivoco,al despertar a Jack para que mate a la asesina que estaba acabando con París,solo apresuro su muerte.
EL MUNDO DE CABEZA”
Una noche tranquila y despejada,un hombre y una mujer entraron a un bosque,del cual corría la leyenda de que habitaba un asesino en el. Ellos dos entraron igual,como si no tuvieran miedo,y es que no tenían a que temerle. Se toparon con un chico de unos 22 años,que les dijo:
-¿Qué hacen aquí? Este es mi territorio,y el que se atreve a poner un pie en el...muere.
-No llegamos por casualidad, LEX,estamos aquí por ti-Dijo ella
-¿Son del FBI o algo así? Pues no me importa,morirán de todos modos.
-¿Puedes callarte y escuchar?-Dijo el otro hombre.
-Gracias JACK,somos como tu LEX,somos a lo que el mundo llama demonios-Dijo ella-El,como ya dije,se llama JACK,y yo soy SARA,vinimos desde París hasta aquí porque te seguimos,tu eres la razón por la que las personas temen,el número de asesinos creció desde tu aparición,por eso queremos formar una liga,y que tu seas nuestro líder.
-Ok,supongamos que yo acepto,pero...¿donde están los demás? Tu hablaste de una liga,supongo que serán mas.
-Si,somos mas,pero tenemos que recorrer el mundo para buscarlos.
-¿Donde es el siguiente destino?
-Ahora toca Japón.
-Una semana después-
Recorrieron todo Japón,pero no saben nada de el candidato para la liga.
-Saraaa,¿Segura que la información es correcta?-Dijo LEX
-Si,vamos bien,solo hay que esperar a que salga.
-Dos horas después-
Un ruido despertó a todos,ellos salieron y encontraron lo que buscaban a,MILO,un joven japones que había sido abandonado por todos,sufría bullyng,y un buen día,mato a todos los del instituto.
-Oye,tu...el de la capucha,si te hablo a ti estúpido-Dijo LEX
-¿A quien llamaste estúpido?
-Pues a ti,o eres sordo?,me presento,soy LEX,ella es Sara y el alto es Jack,vinimos a buscarte para divertirnos un rato,¿Te unes?
-Suena bien,los acompaño.
Esa noche nadie en todo Tokyo,miles de personas perdieron la vida. El único rastro que dejaron los homicidas fue la gran L.S echa con cadáveres en el centro de la ciudad.
También se llevaron un jet,el cual pintaron de negro y con pintura roja escribieron la L.S (Liga de Sangre).
-Y ahora a donde Sr.LEX?-Dijo MILO.
-Ahora vamos a Estados Unidos,para especificar,a la bella New York.
-Ya escuchaste Sara,rumbo NY-Dijo Jack
-¿A quien buscas LEX?-Pensó Sara.
-Luego de NY,vamos a Chile,Argentina y Uruguay,tengo unos buenos candidatos-Dijo MILO.
Ya en NY,buscaron a TRICKS,una chica que fue encerrada en un manicomio por matar a sus padres,ella se escapo,y se fue a vivir a una casa abandonada,por eso sabían donde buscar.
(Sara toca la puerta)
-Hola?, Tricks,me llamo Sara,ellos son mis amigos LEX,MILO y Jack,vinimos a hacerte una propuesta.
-¿Propuesta? Dime,quiero saber mas.
-Yo soy LEX,el líder,queremos invitarte a PONER DE CABEZA EL MUNDO.
-Acepto.
Y como en Tokyo,esa noche nadie durmió bien. LEX decido poner de segunda al mando a Sara,ellos dos fueron conocidos como “LOS REYES DE LA SANGRE”,los dos asesinos mas letales del mundo juntos,el mundo no sabe que le espera...
ALMA DE VENGANZA”
-12 de Marzo de 2018-
LEX y Sara terminaban de matar a una familia.
-Sara,sabes que en algún momento esto va a terminar,verdad?
-No va a terminar nada LEX,bueno si...la paz en este mundo.
-No hablo de eso,hablo de nuestras vidas,puede ser que matemos a las personas equivocadas y terminemos como Jack hace 126 años.
-Sabes que no,somos los asesinos mas temidos del planeta.
-Y los mas buscados,
-Te angustias mucho,amor.
-20 de Abril de 2018-
El capitán Leon Fresh preparaba a su escuadrón para la siguiente misión.
-Capitán,¿Por qué hace esto?Pregunto un agente.
-Esos mal nacidos mataron a mi familia,ahora yo acabare con ellos.
-.....-Un silencio invadió el lugar.
Durante todo ese mes Leon aprendió artes marciales,uso de armas blancas y de fuego,se había preparado solo para acabar con ellos.
Ya en el lugar de la misión,un joven los estaba esperando sentado de espaldas a ellos:
-Hola caballeros,ya se a quien buscan,y ya sabia que este día iba a llegar,el día que alguien se digne intentar matarme (se da vuelta)sí, soy yo,LEX,y tu debes ser el capitán Fresh.
-Si,ese soy yo,y todo lo que has dicho es real,vinimos a acabar con ustedes...pero yo me encargare de ti LEX.
-Aww que amoroso,pero...olvidas que yo te mate antes,y puedo volver a hacerlo.
-Ya no tengo debilidades,pero...tu si.
-Ja!,yo? No las tengo,pero si tengo algo que tu no.
-Y que es eso?
-Un escuadrón.
Todos murieron...menos Leon. El corrió asía LEX y lo golpeo,ahí empezó la batalla. Apesar de el entrenamiento de Leon LEX es mas ágil,le enterró su cuchillo en el pecho. Apesar de ser su final el sonrío.
-De que te ríes?-Pregunto Leon.
-Tu crees que mate a tu esposa?
-De que hablas?
-Ella esta viva,y ella mato a tu hijo,a tu hermano y a todos los que estaban en esa habitación,ahora pregúntate quien es tu enemigo idiota. Además yo no puedo morir,recuerda soy un Demonio,y además,me fui cuando mate a tu grupo,ahora mismo estoy saliendo del aeropuerto,nos vemos en Chile.
-No se que creer,no se si buscar a Nina o buscar a LEX,quien mato a mi familia?,quien es el que arruino mi vida?,que debo hacer?
-Yo podría responderte-Dijo una mujer vestida como agente del FBI.
-Nina?Estas viva?el tenia razón? me parece raro que no te fueras con su liga.
-Si,si y si,el me invito,pero rechace la oferta,tenia que terminar con esto.
-Con que?
-Con tu vida.
-No lo harás- (Bang).
Leon disparo su arma,y Nina huyo al oír a la policía llegar. Arrestaron a Leon por homicidio,estuvo tras la rejas por una semana,ya que se pudo probar que no fue el. Tomo el primer vuelo asía Chile,pensando que Nina estaría con ellos.
En el avión un niño le pregunto:
-A que va a Chile?
-A cumplir mi ultima misión.
Ya en chile se encontró con el titular del día “Múltiples muertes en la capital”.
-Entonces si están aquí malditos.
HABLAME DE AMOR”
En este mundo todos tenemos habilidades,bueno,yo soy un As de las computadoras. E Hackeado los equipos de la NASA,CIA y FBI, con el objetivo de limpiar mi nombre...mas bien borrarlo. Me llamo Francisco,pero prefiero que me digan Gosth.
Esto es lo mejor de mi trabajo:
-2009-
Me infiltre en la CIA,robe información,y en el camino asesine 200 agentes con solo pensarlo,hago que sus celulares fallen y así los asesino,pero también tengo una pistola,se que en algún momento alguna de ellas dos puede fallar,por eso siempre están conmigo.
-2014-
Tuve que ir a buscar unas cosas a España,casi me atrapan,pero todo el equipo murió.
-2019-
Volví a mi país,Uruguay,tuve que matar a mi novia porque iba a delatarme. También a mis amigos,no acostumbro a dejar testigos,como ya dije,soy un fantasma. Ahora estoy aquí...
-¿Pero,tu quien eres?
-Fran,me llamo LEX,y te e venido a buscar para que te unas a nuestra Liga de Sangre.
-Son muy ruidosos,no puedo trabajar bien así.
-Si el te encuentra,te matara,ya perdimos a uno de los nuestros, no voy a dejar morir a otro.
-Creí que el gran LEX no tenia debilidades.
-Bueno,eso cambio,ya que el supo como hacerme sentir debil.
-Voy a borrar todos sus expedientes y nos vamos.
-Espera...toma esta-Le da una pistola gravada.
-Ya es oficial?,pues gracias.
-Vamos a divertirnos.
Al llegar al Jet,se toparon con la noticia de que Leon estaba en Montevideo. LEX,se llevo una moto y salio a buscarlo.
2 días antes,yendo a Uruguay,se entero de que Leon había asesinado a Nina,la había llenado de balas, y luego prendido fuego. Nina,era hermana de LEX,no pudo estar en la boda de su hermana,porque sino hubiera sido una masacre peor de la que había ocurrido. La familia de Leonardo no estaba totalmente cuerda,pero el mas demente de todos era Leonardo,ya que se asesino a si mismo al crear a LEX. LEX,apesar de no querer a nadie,siempre quiso a Nina,ya que antes fue Leonardo,y su hermana mayor,Nina,siempre lo protegió,y por siempre fueron muy unidos,uno al otro,al matar a Nina,Leon abrió paso a la peor forma de LEX,había liberado a un verdadero demonio.
Llego al lugar donde estaba Leon.
-Y con que por fin llegas,cuñado.
-Cállate idiota,jamas la valoraste.
-No sabes de que hablas,yo la ame,pero se volvió un demonio.
-Si la amabas,no la hubieras asesinado.
-Habla el que asesino a su familia.
LEX saco su cuchillo,corrió asía Leon y lo sujeto,le dijo “creo que si estas triste,porque no sonríes?”,procediendo a cortarle la boca formando una sonrisa,luego la cosió,y dijo “bueno creo morirás feliz”.Y Se marcho luego de incendiar toda la fabrica de textiles.
NO ES UN SIMPLE SENTIMIENTO”
En un bar de Montevideo,un tipo encapuchado dice:
-No paso mucho tiempo desde que la puerta al infierno se abrió, todo porque un maldito millonario no quería morir.
Se fue del bar, dejando la cuenta paga. Se dirigió a la casa de un médium para contactar con un espíritu. El espíritu era Death Master, un asesino del siglo 19. Al contactar con el, le pidió que posea a alguien,así que escogió al médium, el estaba vivo de nuevo,pero ahora es inmortal.
-Hola,me llamo Leon, y te pido ayuda para acabar con una peste que se llama “Liga de Sangre”.
-Te ayudare,solo necesito cambiarme,y tu también. No podemos enfrentarnos a la peste vestidos así.
No sabían donde se encontraban,entonces investigaron toda la ciudad,solo para toparse con que ya se fueron del país.
No hay lugar mejor que Tokyo para comprar armas,entonces se dirigieron a Japón. Para vivir trabajaron para la mafia, mataron Americanos, Chinos, Rusos, pero ninguno de ellos era de la L.S.
al comprar las armas,y obtener uniformes nuevos,tomaron un avión a Australia, donde ocurrían siniestras muertes,pero tampoco encontraron nada.
Fueron a España,donde por fin encontraron a la L.S. enseguida Jack reconoció a Death.
-Estas vivo también?
-Paso tiempo,ahora si correrá sangre,ya me lo imagino,y me da nauseas.
Leon como siempre,corrió asía LEX,el no lo vio venir,pero Sara lo salvo,los dos peleaban contra Leon,el cual todavía no lo reconocían por la mascara, LEX le corto el brazo.
MILO,Tricks y Gosth buscaban el Jet, mientras tanto Death estaba acabando con Jack,y finalmente le corto la garganta, Tricks corrió y lo apuñalo, MILO salto y le hizo un corte atrás de cada rodilla, y finalmente Gosth lo ejecuto. Los dos espíritus se desvanecieron en el aire.
-No se quien eres,pero te dejare vivir, ve y cuenta el cuento- Dijo LEX.
-Na mejor no (BANG)- Gosth le dispara en la cabeza.
Ya en el Jet,MILO, como un niño le pregunto a LEX:
-Que hay entre tu y Sara?
-No hay nada,somos amigos, nos hablamos así por que se nos da la gana-Le respondió el líder.
-Pero,nunca quisiste una relación?
-Si,una vez,fue hace mucho tiempo,era un adolescente y no sabia nada de la vida,ahora no me importa nada,mi familia ya había muerto para mi,y ahora tengo otra, no se suplanta a las personas que se quieren,pero si conoces personas que puedes querer, y para mi Sara es como una hermana,es como mi otra mitad,y por eso la quiero.
-Amigo,tu si tienes problemas sentimentales.
-No me fue bien en muchas cosas, pero con ustedes cambio todo.
DIA LIBRE”
LEX y Gosth buscaban un lugar donde vivir en Suiza, compraron un Mansión en la capital,la cual parecía una casa embrujada. Todos ellos se mudaron a la casa, construyeron una compuerta que se abre en el piso del patio para sacar el Jet del garaje.
-LEX,hace tiempo no salimos los dos-Le dijo Sara.
-Si,es verdad,podríamos salir a caminar y conocer el barrio-contesto el.
-Maravilloso.
En su caminata encontraron un prostíbulo, y por los instintos feministas de Sara entraron y mataron a todos los proxenetas y liberaron a las mujeres. Mas tarde encontraron un perro atado a una columna,el cachorro estaba maltratado,buscaron al dueño y lo mataron,luego lo ataron en el puente con un cartel que decía “ANIMAL”,también se llevaron al perro y lo llamaron Jedi.
Siguiendo por su camino,mataron mucha gente. Al llegar a la casa, le pusieron el collar al perro con su placa y se fueron a comer. Todos los programas de noticias hablaban de los asesinatos en forma de protesta.
LEX se volvió a sentir vivo,ya no le afectaba el echo de que su hermana murió, y tampoco los molestaría nunca mas Leon,el se sentía... en paz.
Mientras tanto Gosth buscaba en la base de datos de la CIA información sobre Leon, descubrió que Leon era el tipo que mato en España, y que la mascara que llevaba significaba “Ángel” en japones. Y obviamente se rió diciendo:
-Acaso se cree Lincon y que nosotros somos vampiros?
Al día siguiente MILO fue a comprar una Katana, y se topo con la que seria la Julieta de su Romeo. Pero claro,no salio bien,por algo Romeo y Julieta,el no murió,pero ella fue envenenada y para sacarle el sufrimiento la apuñalo.
Tricks tampoco tenia un buen día,ya que no estaba la moto que quería comprarse y tampoco encontró ropa que le gustara, y para desatar su ira,mato a todos en las dos tiendas, la de motos y la de ropa.
A los que si les iba bien era a Gosth y LEX,compraron sus vividas preferidas (Monsters) y jugaron toda la mañana al C.S.
Sara por su parte,conoció a un chico,y les iba bien...hasta que dijo que no le gustaban los perros,y ahí fue cuando el perdió la vida.
En la noche los cinco salieron a “celebrar” y por eso fueron a Berlin,un cuarto de la población murió. Hay que aclarar que ninguno mata niños, y que Sara solo mata mujeres que sean malas con sus hijos,a los demás les da igual que hagan con su vida.
GUARDA SILENCIO”
La mañana empezó como la de todos los días, curar personas, ir de un lado al otro,dar apoyo en otros campamentos y así siguió todo, hasta que alguien llego y mato a todos, era un mercenario conocido como “GRUMPEL”. Tenia un récord de 19502 muertes, el siempre tiene un objetivo, pero si alguien se interpone también muere. Esta vez iba por Pablo, un médico común, pero su profesión evitaba que un grupo de terroristas cumplan con su misión.
GRUMPEL mato a todos, pero Pablo vivo, solo de suerte, se sentó, y vio a sus compañeros muertos, el había jurado salvar a esas personas, pero no pudo. Se le nublo la vista de tantas lágrimas, cambio su postura, ahora los salvaría, pero no curando personas, el va a matar a los culpables.
Se puso su túnica, unos guantes, con trozos de tela se hizo una mascara y con algunos aparatos hizo un arco, también se puso un chaleco anti balas. Ahora estaba listo para cumplir con su objetivo, solo le faltaba encontrarlos.
Llego a un campamento, mato a los guardias con una flecha a cada uno, se les llevo las pistolas y siguió su camino. Asesino a todos los que estaban adentro, cada uno tenia un agujero o una flecha en la frente. Antes de llegar a la “oficina” del jefe se encontró otra vez con GRUMPEL.
-El payaso llego a la fiesta-Dijo GRUMPEL
-Otra vez nos encontramos? Creía que no te vería mas, pero bueno, sera linda la venganza- Respondió Pablo.
-Tu eres del que todos hablan “The Suwet”, verdad?
-No tenia idea de que me decían así.
Prosiguieron a dispararse. Cuando los dos se quedaron sin balas, Pablo uso su arco y GRUMPEL un cuchillo que se había robado de Japón, Pablo le dio un flechazo en una pierna, clavándolo al piso, y otro en un brazo haciéndolo perder el cuchillo, agarro una de sus flechas y se la clavo en la cabeza con sus manos. Cuando llego a donde el jefe solo encontró una nota que decía “Nos vemos pronto”.
-Y esa es la historia de como perdí mi cuchillo-Dijo alguien.
-Wow, de todas las locura que viviste esta es la peor León-Dijo su amigo- León? Donde estas amigo?-Dijo asustado al sentir un revolver en su cabeza.
ES DIFICIL DECIR ADIOS”
-Ya se que vas a decir, ¿De verdad LEX está colgado en una jaula?, la respuesta es “Si”, déjame que te cuente. Hasta hace dos semanas estaba bien, no tenia preocupaciones y tampoco problemas. Pero un día irrumpieron en mi casa, se llevaron a mis amigos y a mi perro, también mis armas y los autos, pero no creas que no luchamos, todos peleamos contra esos mercenarios, pero todos fallamos, caímos en batalla, y pues somos demonios no dioses. (se cae la jaula)
-Hola,¿Tu nos tenias a el montón de huesos y a mi en esa jaula?- Dijo LEX
-Perdón, no fue mi intención,mis criaturas no entienden la diferencia de ir a buscar y secuestrar.
-Ok, disculpa aceptada, ¿Pero, que es esto?
-Ah, bienvenido al infierno!
-Entonces...¿Eres el diablo?
-No,yo soy el encargado de buscar a los mortales especiales y transformarlos en demonios de verdad.
-Y...¿Yo que con eso?
-Eres el nuevo ángel de la muerte, tu seras el que liquide a todos los que se merecen morir.
-Lo siento, no soy un héroe.
-Leonardo Demondreg, de Londres, descendiente directo de Rian Reynol, también conocido como “Plimber”,y por ser el asesino de la familia con mas delitos hechos, eres un héroe.
-¿De que familia hablas?
-La tuya, Plimber fue un atracador de bancos, y las siguientes 6 generaciones lo siguieron, tu cortaste con eso Leo.
-1) Eso no explica nada; 2) Me llamo LEX.
-Muchos ya aceptaron y fallaron en esta misión,pero, tu podrías ser todo lo contrario.
-¿Qué misión hablas?
-La que te llevara a tu máximo poder.
-Un momento,¿tengo poderes?
-Si, ¿como crees que vives después de todo lo que pasaste?,no eres afortunado de no haber muerto en ese bombardeo.
-Mi familia vivió también después de eso.
-Tu hermana Nina los posee.
-Nina murió!
En ese momento LEX se enfureció, liberando una energía que hizo caer al demonio. LEX saco su cuchillo y le corto el cuello cubriendo todo el suelo de sangre.
LEX se preguntaba si de verdad Nina esta viva, él la vio morir, era imposible que Nina viviera después del incendio. Si se pudiera vivir después de ese incendio Leon ya hubiera aparecido.
LEX corrió a su casa, busco el Jet y se fue en busca de sus amigos y de sus autos, pero, de la nada el Jet callo al agua, dejando a LEX en una balsa salvavidas en el medio del Océano. Encontró que el ala izquierda tenía un dispositivo, el cual su función era apagar el Jet.
Después de 10 días llegó deshidratado, hambriento y cansado a África, al parase, una dardo le dio en el brazo, haciendo que caiga dormido. Despertó en una carpa, en la cual había un tipo vestido como superviviente de un Apocalipsis y con un arco.
-Hola,me llamo LEX, vivo en Suiza y ahora tengo que ir a buscar a mis amigos, bye.
-Se quien eres, por eso estas aquí vivo y no con una flecha en la frente en el agua, también se quien tiene a tus amigos.
-Ok,¿quien eres?
-Me llamo Pablo, fui un doctor de médicos sin fronteras, trabajaba ayudando a unos aldeanos a salir de un territorio de terroristas, esos mismos terroristas enviaron a su mercenario mas fiel, GRUMPEL, mato a todos y por suerte yo no morí, pero me hice el arco un traje de camuflaje ligero y salí a matar a esos tipos, yo maté a GRUMPEL, y le quité este cuchillo.
-Ese es el cuchillo de un mercenario de la mafia Japonesa, su nombre real es Leon Fresh, un ex militar que entreno para matarme y a toda la liga, desarrollo una gran habilidad con todos tipo de armas y se transformo en el ejecutor de los Japoneses, pensé que había muerto en el incendio, pero alguien lo salvo y fue a intentar matarme en España, pero, Gosth le corto el cuello.
-Creo que podemos salvar a tu liga,solo necesitamos mejores armas.
Así Suwet se convirtió en uno mas de la liga. Recorrieron todos los campamentos de terroristas, los mataban y se les robaban municiones y otros tipos de armamentos. LEX se llevo dos pistolas y muchos cartuchos, Suwet cosas para hacer distintas flechas.
Al llegar al barco en el que Leon tenia a la liga descubrieron que estaba al mando de una mafia Japonesa y de el grupo de terroristas de hace rato, también tenia muchas defensas en su fortaleza marítima.
-Ok,Suwet, tu por la izquierda y yo por la derecha.
-Entendido, procura que no nos descubran.
LEX por la derecha le corto el cuello a cada oficial que había en el camino, todos cayeron como hojas al viento. Por el otro lado, Suwet había dejado un camino de personas con flechas en la cabeza. Luego de todo eso llegaron a la oficina de Leon.
-¡Muy bien maldito estúpido!¿Donde están?-Dijo LEX
-Están en una jaula, ella los acompaña.
De la nada los dos compañeros dispararon a la vez, LEX lo lleno de balas y Suwet le dejó una flecha entre ceja y ceja.
LEX buscando por todo el barco encontró a la liga, y a su hermana.
Esta vez decidieron atar a Leon del ancla y cortarla, dejándolo en el fondo del Océano Atlántico.
-Chicos, tengo que decirles algo, voy a dejar la liga, Sara por derecho es mi sucesora, ella decidirá quien va a ser su segundo al mando. Tengo que descubrir quien soy y que hago en este mundo.
Sara lo agarro del brazo y se lo llevó a un lugar escondido y le dijo:
-Vamos LEX, tu eres la razón de esto, no puedes irte.
-Sara, los dos sabemos bien que sin ti esto no seria nada, ahora sal de mi camino, yo me voy.
-Leonardo, yo te necesito, si te vas yo también, no puedo estar lejos de ti, estos días aquí fueron difíciles.
-No puedes venir conmigo, ellos te necesitan y yo necesito irme lejos de todo, volveré, lo juro.
-Nunca cumples lo que prometes.
-Te prometí que si en algún momento tu vida corre peligro yo voy a estar ahí para ayudarte, y llegue a ayudarte.
-Prometiste que siempre estaremos juntos...
-...Juntos no importa la distancia...
-...O el tiempo que pase...
-...Siempre juntos-Dijo LEX terminando la frase.
Volvieron con los otros y LEX dijo:
-Espero que vivan, y que no se metan en problemas, si Leon vuelve yo volveré y si algo malo pasa, también lo haré.
LEX empaco algunas cosas y se subió al avión, cuando estaba por despegar miró a Sara y dijo “Te quiero tres millones”.
“DAR WORLD” Fue creada y escrita por MeXlo
Pd:Si te gusto házmelo saber un abrazo y hasta pronto.
Twitter:@mexlo
Instagram:/mexlo_
YouTube:/MeXlo
submitted by DarkWorld_ to u/DarkWorld_ [link] [comments]


2017.09.25 09:48 albedrio Hay gente que nace desgraciada y muere desgraciada", dice Bella

El caso es que siendo Rocío una niña se mudó con su familia a Huelva capital, al barrio de la Natividad. La conocían por ser de 'los Pando', como apodan en La Zarza a su familia.
En las escasas fotos que Rocío había colgado en su perfil de Facebook (donde se llamaba 'Rocio Jairo Aguilarv' [sic] y tenía 551 'amigos') aparecía con toda normalidad con sus hijos en fiestas familiares y escolares, o sola, con un elegante vestido azul ceñido al cuerpo, o vaqueros blancos y alegre blusa anaranjada.
Siempre con buen aspecto físico. Joven y fuerte. Pero la Rocío del crudo mundo real, la que se encontró hace tres semanas la vecina Bella, era por el contrario una mujer "de delgadez muy exagerada", enfermiza. "Le pregunté que si estaba mala del tiroides, y me dijo que iba a mirarse", recuerda la que se convirtió en su anfitriona.
"Huían de algo gordo"
La joven madre, los cuatro hijos y su nuevo compañero, un hombre algo mayor que ella pero prematuramente envejecido, con gafas oscuras, el pelo rapado y muletas, llegaron al pueblo natal de Rocío en busca de refugio.
"Decía que había tenido que dejar su piso de Huelva porque lo necesitaba el dueño". Pero no la creyeron y se dieron cuenta de que en realidad "venían huyendo de algo gordo": la miseria, la falta de salidas, también la posible adicción a medicamentos. "Cuatro niños y sin nada".
Quería Rocío instalarse en la casa ancestral de su abuela materna, que llevaba cerrada 25 años y estaba apuntalada, con goteras, sin agua corriente ni luz. "Había ratas como elefantes" en ese 'cuarto', como en La Zarza llaman a las casas antiguas. Pero, como no tenía otro sitio donde ir, se metió dentro con toda su prole. Pasaron allí una noche.
El día siguiente, Bella fue a llevar comida a su madre, que vive en el 'cuarto' de al lado de donde se había metido Rocío con los niños y José Antonio. Y así descubrió al pasar cómo vivía la 'hija pródiga'. "Cuando vi cómo estaba con los cuatro niños, me quedé asustada no, lo siguiente. Volví llorando a casa. Les hice una comidita rápida y se la llevé, con agua fresca. Creo que esos niños no bebían agua fresca desde hace años. ¡Qué cara de ilusión tenían! Se me pusieron los pelos de punta y se me hizo un nudo en la garganta. Hablé con mi cuñada, con la que vivo arriba de la pensión de ella, para que los alojara en una habitación".
Así, la familia numerosa recién llegada a La Zarza encontró alojamiento y comida gratis en la pensión La Coneja de Isabel y Bella durante cuatro noches, mientras Rocío buscaba una casa en alquiler en buenas condiciones adonde mudarse.
En esos días, las anfitrionas y sus huéspedes se encariñaron. "Los niños nos decían 'tita'", se alegra Bella al recordar ese encuentro solidario con los que venían "sin nada".
Los niños, "muy bien educados", se maravillaban con las comidas de la pensión: las uvas, los plátanos, los guisos y el cola-cao, ¡calientes! Le pareció a su rescatadora que los chiquillos llevaban mucho sin comer con cuchara. "Pero lo mismo que digo una cosa digo otra: que los niños no estaban desnutridos, no se les veía abandonados. Iban limpios; las uñas no estaban sucias, descuidadas. Estaban limpias. Llevaban ropa que les daban, eso se nota: pero era ropa limpia".
Los niños iban a empezar el curso en el colegio público de primaria Santa Bárbara, en La Zarza (el hermano mayor también, aunque por edad debía haber ido ya a un instituto de secundaria). Y su madre, como no tenía dinero para peluquería, les cortó ella misma el pelo para su estreno escolar, lo mejor que supo.
Cuando su acogedora se enteró, envió a su sobrina peluquera para que les repasara el cuello a los niños. Subraya Bella ese detalle para expresar cómo Rocío no pedía ayuda como por no molestar, y a la vez se esforzaba por cuidar a sus hijos. Su habitación estaba siempre limpia y todos ellos, 'refugiados' nacionales en el Cuarto Mundo de la pobreza interior de España, se portaban mejor que muchas familias de turistas, dice Bella. "Los niños abrazaban y besaban a su madre, pero se les veía faltos de cariño", recuerda ahora.
La pareja de Rocío, José Antonio, de unos 40 años, con el que llevaba unos dos años de relación, estuvo con ellos parte del tiempo durante su estancia en la pensión. Se excusó con las anfitrionas de no poder quitarse las gafas de sol por una enfermedad de la vista. Hablaba poco, era correcto.
Ninguno de los niños era hijo suyo biológico pero todos le llamaban “papá”. Usaba muletas. Se enteraron de que había sido militar y era pensionista por algún tipo de invalidez profesional. Pero parecía que el verdadero cabeza de familia era Javier, el hijo de 14 años, quien, en palabras de Bella, ejercía "de padre, madre y hermano mayor".Rocío y José se suicidaron en casa y sus 4 hijos pequeños creyeron durante 5 días que dormían El hijo mayor de ella, de 14 años, cuidaba de sus hermanos durante el tiempo en el que convivieron con los cadáveres de su madre y su pareja. 25 septiembre, 2017 03:12 HUELVA SUCESOS NIÑOS Eduardo del Campo @EdelCampoCortes La pareja que apareció muerta este sábado en una casa de La Zarza (Huelva) y con cuyos cadáveres convivieron durante unos cinco días los cuatro hijos menores de ella perdió la vida por una ingesta masiva de medicamentos para suicidarse, según apunta la autopsia practicada este domingo a los cuerpos en el Instituto Anatómico Forense de Huelva, de la que han informado a EL ESPAÑOL fuentes de la investigación.Una casa con cocina, con nevera, con luz, con agua. Los vecinos de la calle, destaca Bella, se solidarizaron con Rocío y le llevaron comida, como “leche y galletas”, a su nuevo hogar para que pudiera reiniciar su vida en su pueblo de origen sin pasar hambre.
Separación dolorosa
Los niños empezaron el colegio y enseguida se hicieron amigos nuevos en la calle. Sobre su discreta miseria doméstica siguieron construyendo en paralelo su vida infantil de juegos y aprendizaje. Su evasión, su supervivencia. Pero esta semana, la segunda de clases, su hogar fue dando señales de su descomposición final.
Los profesores notaron que cada día los cuatro hermanos iban menos aseados al colegio. Decían que tenían hambre. “Y les daban de desayunar en un cuarto que tienen los profesores”. El hermano mayor pensaba que su madre y su pareja sólo estaban dormidos profundamente por efecto de las “pastillas para dormir”, como otras veces, y no intentó despertarlos ni avisó a nadie. O prefería creerse que sólo estaban dormidos y que tarde o temprano despertarían.
Y desde el martes hasta el jueves siguió con su rutina: levantaba a sus hermanos, los vestía y se iban los cuatro al colegio sin desayunar. En casa, al volver, rebuscaban en la comida donada que había en la vivienda. Incluso cortaron lonchas de un jamón. En el fregadero se iban amontonando los platos sucios. Mientras los niños hermanos sobrevivían sin llamar la atención, Rocío y José Antonio seguían ‘dormidos’ en la habitación principal.Rocío y José
La Guardia Civil, que ha enviado muestras al Instituto Nacional de Toxicología para determinar las sustancias que ingirieron, consideraba antes de la autopsia que Rocío, de 32 años, y José Antonio, algo mayor que ella, podrían haber muerto por una sobredosis accidental, pero la gran cantidad de pastillas que tragaron y el hecho de que lo hicieran los dos a la vez indica como la causa más probable que quisieran quitarse la vida adrede. La autopsia también indica que llevaban muertos desde principios de esta semana.
Los cuatro hijos y una niña más junto a su madre Los cuatro hijos y una niña más junto a su madre A Rocío y José Antonio no se les veía desde el martes, lo que indica que los niños estuvieron conviviendo con los cadáveres de sus padres (él no era su progenitor biológico, pero le llamaban "papá") toda la semana sin saber que no estaban dormidos en el dormitorio principal, como creían, sino muertos.
El sábado al mediodía el casero, alertado por el olor de la descomposición, entró a la casa y descubrió a la pareja acostada sin vida.
Rocío tenía cuatro hijos de dos padres distintos: el mayor, Javier, de 14 años, y tres pequeños de entre 5 y unos 8 años, Yeray, Jairo y Jaime, fruto de una relación posterior con un hombre del vecino pueblo de Tharsis (Huelva) del que se separó antes de irse a vivir con José Antonio.
El primogénito, que iba a cumplir 15 años en diciembre, no alertó a nadie en todo ese tiempo porque era habitual para él que la pareja pasara largos periodos ausentes en el hogar debido al efecto de, aparentemente, los somníferos.
En esos periodos, Javier se ocupaba a solas de sus hermanos pequeños. "Mi madre se toma pastillas para dormir y hay veces que está todo el día y toda la noche durmiendo", le había dicho el chaval días antes a Bella Vázquez, una vecina de La Zarza que junto a su cuñada Isabel Hermoso, dueña del hostal La Coneja, alojó y dio de comer a toda la familia cuando hace unas tres semanas llegaron "sin nada" a este pueblo de 1.260 habitantes en la comarca minera del Andévalo.
"Hay gente que nace desgraciada y muere desgraciada", dice Bella, que detalla a EL ESPAÑOL cómo el drama familiar con el que se encontró a principios de septiembre ha desembocado en tragedia.
José era militar retirado y sufría alguna lesión Las minas de la comarca onubense del Andévalo fueron cerrando, desde Minas de Riotinto a La Zarza, y esta zona se hundió en una depresión económica, de la que está remontando poco a poco en los últimos años gracias a la reapertura de varias instalaciones.
El caso es que siendo Rocío una niña se mudó con su familia a Huelva capital, al barrio de la Natividad. La conocían por ser de 'los Pando', como apodan en La Zarza a su familia.
En las escasas fotos que Rocío había colgado en su perfil de Facebook (donde se llamaba 'Rocio Jairo Aguilarv' [sic] y tenía 551 'amigos') aparecía con toda normalidad con sus hijos en fiestas familiares y escolares, o sola, con un elegante vestido azul ceñido al cuerpo, o vaqueros blancos y alegre blusa anaranjada.
Siempre con buen aspecto físico. Joven y fuerte. Pero la Rocío del crudo mundo real, la que se encontró hace tres semanas la vecina Bella, era por el contrario una mujer "de delgadez muy exagerada", enfermiza. "Le pregunté que si estaba mala del tiroides, y me dijo que iba a mirarse", recuerda la que se convirtió en su anfitriona.
"Huían de algo gordo"
La joven madre, los cuatro hijos y su nuevo compañero, un hombre algo mayor que ella pero prematuramente envejecido, con gafas oscuras, el pelo rapado y muletas, llegaron al pueblo natal de Rocío en busca de refugio.
"Decía que había tenido que dejar su piso de Huelva porque lo necesitaba el dueño". Pero no la creyeron y se dieron cuenta de que en realidad "venían huyendo de algo gordo": la miseria, la falta de salidas, también la posible adicción a medicamentos. "Cuatro niños y sin nada".
Quería Rocío instalarse en la casa ancestral de su abuela materna, que llevaba cerrada 25 años y estaba apuntalada, con goteras, sin agua corriente ni luz. "Había ratas como elefantes" en ese 'cuarto', como en La Zarza llaman a las casas antiguas. Pero, como no tenía otro sitio donde ir, se metió dentro con toda su prole. Pasaron allí una noche.
El día siguiente, Bella fue a llevar comida a su madre, que vive en el 'cuarto' de al lado de donde se había metido Rocío con los niños y José Antonio. Y así descubrió al pasar cómo vivía la 'hija pródiga'. "Cuando vi cómo estaba con los cuatro niños, me quedé asustada no, lo siguiente. Volví llorando a casa. Les hice una comidita rápida y se la llevé, con agua fresca. Creo que esos niños no bebían agua fresca desde hace años. ¡Qué cara de ilusión tenían! Se me pusieron los pelos de punta y se me hizo un nudo en la garganta. Hablé con mi cuñada, con la que vivo arriba de la pensión de ella, para que los alojara en una habitación".
Así, la familia numerosa recién llegada a La Zarza encontró alojamiento y comida gratis en la pensión La Coneja de Isabel y Bella durante cuatro noches, mientras Rocío buscaba una casa en alquiler en buenas condiciones adonde En esos días, las anfitrionas y sus huéspedes se encariñaron. "Los niños nos decían 'tita'", se alegra Bella al recordar ese encuentro solidario con los que venían "sin nada".
Los niños, "muy bien educados", se maravillaban con las comidas de la pensión: las uvas, los plátanos, los guisos y el cola-cao, ¡calientes! Le pareció a su rescatadora que los chiquillos llevaban mucho sin comer con cuchara. "Pero lo mismo que digo una cosa digo otra: que los niños no estaban desnutridos, no se les veía abandonados. Iban limpios; las uñas no estaban sucias, descuidadas. Estaban limpias. Llevaban ropa que les daban, eso se nota: pero era ropa limpia".
Los niños iban a empezar el curso en el colegio público de primaria Santa Bárbara, en La Zarza (el hermano mayor también, aunque por edad debía haber ido ya a un instituto de secundaria). Y su madre, como no tenía dinero para peluquería, les cortó ella misma el pelo para su estreno escolar, lo mejor que supo.
Cuando su acogedora se enteró, envió a su sobrina peluquera para que les repasara el cuello a los niños. Subraya Bella ese detalle para expresar cómo Rocío no pedía ayuda como por no molestar, y a la vez se esforzaba por cuidar a sus hijos. Su habitación estaba siempre limpia y todos ellos, 'refugiados' nacionales en el Cuarto Mundo de la pobreza interior de España, se portaban mejor que muchas familias de turistas, dice Bella. "Los niños abrazaban y besaban a su madre, pero se les veía faltos de cariño", recuerda ahora.
La pareja de Rocío, José Antonio, de unos 40 años, con el que llevaba unos dos años de relación, estuvo con ellos parte del tiempo durante su estancia en la pensión. Se excusó con las anfitrionas de no poder quitarse las gafas de sol por una enfermedad de la vista. Hablaba poco, era correcto.
Ninguno de los niños era hijo suyo biológico pero todos le llamaban “papá”. Usaba muletas. Se enteraron de que había sido militar y era pensionista por algún tipo de invalidez profesional. Pero parecía que el verdadero cabeza de familia era Javier, el hijo de 14 años, quien, en palabras de Bella, ejercía "de padre, madre y hermano mayor".
Una casa con cocina, con nevera, con luz, con agua. Los vecinos de la calle, destaca Bella, se solidarizaron con Rocío y le llevaron comida, como “leche y galletas”, a su nuevo hogar para que pudiera reiniciar su vida en su pueblo de origen sin pasar hambre.
Separación dolorosa
Los niños empezaron el colegio y enseguida se hicieron amigos nuevos en la calle. Sobre su discreta miseria doméstica siguieron construyendo en paralelo su vida infantil de juegos y aprendizaje. Su evasión, su supervivencia. Pero esta semana, la segunda de clases, su hogar fue dando señales de su descomposición final.
Los profesores notaron que cada día los cuatro hermanos iban menos aseados al colegio. Decían que tenían hambre. “Y les daban de desayunar en un cuarto que tienen los profesores”. El hermano mayor pensaba que su madre y su pareja sólo estaban dormidos profundamente por efecto de las “pastillas para dormir”, como otras veces, y no intentó despertarlos ni avisó a nadie. O prefería creerse que sólo estaban dormidos y que tarde o temprano despertarían.
Y desde el martes hasta el jueves siguió con su rutina: levantaba a sus hermanos, los vestía y se iban los cuatro al colegio sin desayunar. En casa, al volver, rebuscaban en la comida donada que había en la vivienda. Incluso cortaron lonchas de un jamón. En el fregadero se iban amontonando los platos sucios. Mientras los niños hermanos sobrevivían sin llamar la atención, Rocío y José Antonio seguían ‘dormidos’ en la habitación principal.
El viernes faltaron al colegio. Y el sábado por la mañana, el mayor fue a ver a su ‘tita’ Bella a la pensión, como recuerda ahora ella con dolor incrédulo. "Vino, me dio dos besos, muy contento. Estaba jugando en la calle con sus amigos nuevos. ‘¡Ve a jugar!’, le dije" Y el chico se fue.
Pero una hora después, sobre las 12.20 del mediodía, Javier volvió en busca de Bella a la pensión. Esta vez llegaba llorando.
–¡Te tengo que decir algo muy importante, pero no puede escucharme nadie!
–¿Qué te ha pasado?
–¡Se ha muerto mi madre!
–¡Cómo va a morirse! ¡Se habrá tomado pastillas para dormir! –le respondió incrédula su benefactora.
–Y su pareja también se ha muerto.
–¡Sí, hombre, como Romeo y Julieta! –seguía Bella sin dar crédito a la noticia.
El muchacho le aseguró que era verdad. Y le pidió a la mujer que lo escondiera en la pensión porque temía que "la guardia", la Guardia Civil, iba a venir y se lo iba a llevar.
Lo que había ocurrido entre una visita y otra del chico es que el casero de la vivienda, Andrés Molina, se presentó a preguntar por los inquilinos adultos, de los que no tenía noticia; el hijo mayor dijo que ni su madre ni su compañero podían abrir la puerta porque estaban “dormidos”. Y añadió que ella estaba “muy fría”.
El dueño, alarmado por ese detalle y por el olor a descomposición que salía de la casa, entró entonces y descubrió los dos cadáveres en la cama. No tenían signos de violencia.
Fue entonces cuando se descubrió que los cuatro niños habían estado viviendo de martes a sábado con su madre y su padrastro muertos detrás de la puerta, sin saberlo o sin quererlo saber. Luego se ha sabido que el hijo mayor respondía si le preguntaban por su madre y su pareja que ella estaba “dormida” y él “jugando a la Play”.
El chico fue corriendo a darle la terrible noticia a Bella, su acogedora en la pensión, y ésta regresó con él a la casa de la tragedia para ver a los demás niños. La Guardia Civil llegó y se hizo cargo de los menores mientras acudían otros parientes a buscarlos.
Precisa Bella, que estaba allí, que a los tres más pequeños los recogió su abuela paterna y su padre legal y biológico, un hombre del pueblo de Tharsis y residente en Huelva que en ese trance le contó que él llevaba año y medio reclamando sin éxito la custodia de sus tres hijos porque con su madre estaban “abandonados”.
Este padre de los tres pequeños quiso también asumir el cuidado del hermano mayor, aunque no sea hijo biológico suyo, para que los cuatro niños no se separen. Pero de Javier vino a ocuparse su abuelo materno, el antiguo minero Paco, que vive en Huelva, donde la abuela materna, María, trabaja de aparcacoches.
Aunque los niños volverán a vivir en Huelva capital y será fácil que sigan viéndose allí (la Junta de Andalucía tiene que estudiar su situación), el primogénito que había cuidado "como un padre, una madre y una hermana mayor" a sus hermanos pequeños Jaime, Jairo y Yeray “lloraba lo más grande” este sábado al ver que los separaban apenas horas después de conocer la verdad del cuento: que no pueden seguir yendo al cole y jugando con los amiguitos en la calle como si su madre no estuviera muerta, sino que fuera sólo la bella durmiente a la que un día despertarán a besos de su eterna maldición.
submitted by albedrio to Albedrio [link] [comments]


2017.08.18 19:56 Subversivos Es la guerra santa, idiotas.

Después de cada atentado de terroristas islámicos en Europa, cuatro artículos ya clásicos de Arturo Pérez-Reverte sobre el asunto, publicados en los últimos diez años (el primero apareció en febrero de 2006, como lúcido pronóstico de lo que estaba por venir) suelen ser difundidos profusamente en las redes sociales, algunas veces con alteraciones ajenas al autor. Zenda ha reunido para sus lectores los textos originales, por orden cronológico.
POR QUÉ VAN A GANAR LOS MALOS
2 de febrero de 2006
De la movida mahometana me quedo con una foto. Dos jóvenes tocados con kufiyas alzan un cartel: Europa es el cáncer, el Islam es la respuesta. Y esos jóvenes están en Londres. Residen en pleno cáncer, quizá porque en otros sitios el trabajo, la salud, el culto de otra religión, la libertad de sostener ideas que no coincidan con la doctrina oficial del Estado, son imposibles. Ante esa foto reveladora -no se trata de occidentalizar el sano Islam, sino de islamizar un enfermo Occidente-, lo demás son milongas. Los quiebros de cintura de algunos gobernantes europeos, la claudicación y el pasteleo de otros, la firmeza de los menos, no alteran la situación, ni el futuro. En Europa, un tonto del haba puede titular su obra Me cago en Dios, y la gente protestar en libertad ante el teatro, y los tribunales, si procede, decidir al respecto. Es cierto que, en otros tiempos, en Europa se quemaba por cosas así. Pero las hogueras de la Inquisición se apagaron -aunque algún obispo lo lamente todavía- cuando Voltaire escribió: «No estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero lucharé hasta la muerte para que nadie le impida decirlo».
Aclarado ese punto, creo que la alianza de civilizaciones es un camelo idiota, y que además es imposible. El Islam y Occidente no se aliarán jamás. Podrán coexistir con cuidado y tolerancia, intercambiando gentes e ideas en una ósmosis tan inevitable como necesaria. Pero quienes hablan de integración y fusión intercultural no saben lo que dicen. Quien conoce el mundo islámico -algunos viajamos por él durante veintiún años- comprende que el Islam resulta incompatible con la palabra progreso como la entendemos en Occidente, que allí la separación entre Iglesia y Estado es impensable, y que mientras en Europa el cristianismo y sus clérigos, a regañadientes, claudicaron ante las ideas ilustradas y la libertad del ciudadano, el Islam, férreamente controlado por los suyos, no renuncia a regir todos y cada uno de los aspectos de la vida personal de los creyentes. Y si lo dejan, también de los no creyentes. Nada de derechos humanos como los entendemos aquí, nada de libertad individual. Ninguna ley por encima de la Charia. Eso hace la presión social enorme. El qué dirán es fundamental. La opinión de los vecinos, del barrio, del entorno. Y lo más terrible: no sólo hay que ser buen musulmán, hay que demostrarlo.
En cuanto a Occidente, ya no se trata sólo de un conflicto añejo, dormido durante cinco siglos, entre dos concepciones opuestas del mundo. Millones de musulmanes vinieron a Europa en busca de una vida mejor. Están aquí, se van a quedar para siempre y vendrán más. Pero, pese a la buena voluntad de casi todos ellos, y pese también a la favorable disposición de muchos europeos que los acogen, hay cosas imposibles, integraciones dificilísimas, concepciones culturales, sociales, religiosas, que jamás podrán conciliarse con un régimen de plenas libertades. Es falaz lo del respeto mutuo. Y peligroso. ¿Debo respetar a quien castiga a adúlteras u homosexuales? Occidente es democrático, pero el Islam no lo es. Ni siquiera el comunismo logró penetrar en él: se mantiene tenaz e imbatible como una roca. «Usaremos vuestra democracia para destruir vuestra democracia», ha dicho Omar Bin Bakri, uno de sus los principales ideólogos radicales. Occidente es débil e inmoral, y los vamos a reventar con sus propias contradicciones. Frente a eso, la única táctica defensiva, siempre y cuando uno quiera defenderse, es la firmeza y las cosas claras. Usted viene aquí, trabaja y vive. Vale. Pero no llame puta a mi hija -ni a la suya- porque use minifalda, ni lapide a mi mujer -ni a la suya- porque se líe con el del butano. Aquí respeta usted las reglas o se va a tomar por saco. Hace tiempo, los Reyes Católicos hicieron lo que su tiempo aconsejaba: el que no trague, fuera. Hoy eso es imposible, por suerte para la libertad que tal vez nos destruya, y por desgracia para esta contradictoria y cobarde Europa, sentenciada por el curso implacable de una Historia en la que, pese a los cuentos de hadas que vocea tanto cantamañanas -vayan a las bibliotecas y léanlo, imbéciles- sólo los fuertes vencen, y sobreviven. Por eso los chicos de la pancarta de Londres y sus primos de la otra orilla van a ganar, y lo saben. Tienen fe, tienen hambre, tienen desesperación, tienen los cojones en su sitio. Y nos han calado bien. Conocen el cáncer. Les basta observar la escalofriante sonrisa de las ratas dispuestas a congraciarse con el verdugo.
ES LA GUERRA SANTA, IDIOTAS
1 septiembre de 2014
Pinchos morunos y cerveza. A la sombra de la antigua muralla de Melilla, mi interlocutor –treinta años de cómplice amistad– se recuesta en la silla y sonríe, amargo. «No se dan cuenta, esos idiotas –dice–. Es una guerra, y estamos metidos en ella. Es la tercera guerra mundial, y no se dan cuenta». Mi amigo sabe de qué habla, pues desde hace mucho es soldado en esa guerra. Soldado anónimo, sin uniforme. De los que a menudo tuvieron que dormir con una pistola debajo de la almohada. «Es una guerra –insiste metiendo el bigote en la espuma de la cerveza–. Y la estamos perdiendo por nuestra estupidez. Sonriendo al enemigo».
Mientras escucho, pienso en el enemigo. Y no necesito forzar la imaginación, pues durante parte de mi vida habité ese territorio. Costumbres, métodos, manera de ejercer la violencia. Todo me es familiar. Todo se repite, como se repite la Historia desde los tiempos de los turcos, Constantinopla y las Cruzadas. Incluso desde las Termópilas. Como se repitió en aquel Irán, donde los incautos de allí y los imbéciles de aquí aplaudían la caída del Sha y la llegada del libertador Jomeini y sus ayatollás. Como se repitió en el babeo indiscriminado ante las diversas primaveras árabes, que al final –sorpresa para los idiotas profesionales– resultaron ser preludios de muy negros inviernos. Inviernos que son de esperar, por otra parte, cuando las palabras libertad y democracia, conceptos occidentales que nuestra ignorancia nos hace creer exportables en frío, por las buenas, fiadas a la bondad del corazón humano, acaban siendo administradas por curas, imanes, sacerdotes o como queramos llamarlos, fanáticos con turbante o sin él, que tarde o temprano hacen verdad de nuevo, entre sus también fanáticos feligreses, lo que escribió el barón Holbach en el siglo XVIII: «Cuando los hombres creen no temer más que a su dios, no se detienen en general ante nada».
Porque es la Yihad, idiotas. Es la guerra santa. Lo sabe mi amigo en Melilla, lo sé yo en mi pequeña parcela de experiencia personal, lo sabe el que haya estado allí. Lo sabe quien haya leído Historia, o sea capaz de encarar los periódicos y la tele con lucidez. Lo sabe quien busque en Internet los miles de vídeos y fotografías de ejecuciones, de cabezas cortadas, de críos mostrando sonrientes a los degollados por sus padres, de mujeres y niños violados por infieles al Islam, de adúlteras lapidadas -cómo callan en eso las ultrafeministas, tan sensibles para otras chorradas-, de criminales cortando cuellos en vivo mientras gritan «Alá Ajbar» y docenas de espectadores lo graban con sus putos teléfonos móviles. Lo sabe quien lea las pancartas que un niño musulmán -no en Iraq, sino en Australia- exhibe con el texto: «Degollad a quien insulte al Profeta». Lo sabe quien vea la pancarta exhibida por un joven estudiante musulmán –no en Damasco, sino en Londres– donde advierte: «Usaremos vuestra democracia para destruir vuestra democracia».
A Occidente, a Europa, le costó siglos de sufrimiento alcanzar la libertad de la que hoy goza. Poder ser adúltera sin que te lapiden, o blasfemar sin que te quemen o que te cuelguen de una grúa. Ponerte falda corta sin que te llamen puta. Gozamos las ventajas de esa lucha, ganada tras muchos combates contra nuestros propios fanatismos, en la que demasiada gente buena perdió la vida: combates que Occidente libró cuando era joven y aún tenía fe. Pero ahora los jóvenes son otros: el niño de la pancarta, el cortador de cabezas, el fanático dispuesto a llevarse por delante a treinta infieles e ir al Paraíso. En términos históricos, ellos son los nuevos bárbaros. Europa, donde nació la libertad, es vieja, demagoga y cobarde; mientras que el Islam radical es joven, valiente, y tiene hambre, desesperación, y los cojones, ellos y ellas, muy puestos en su sitio. Dar mala imagen en Youtube les importa un rábano: al contrario, es otra arma en su guerra. Trabajan con su dios en una mano y el terror en la otra, para su propia clientela. Para un Islam que podría ser pacífico y liberal, que a menudo lo desea, pero que nunca puede lograrlo del todo, atrapado en sus propias contradicciones socioteológicas. Creer que eso se soluciona negociando o mirando a otra parte, es mucho más que una inmensa gilipollez. Es un suicidio. Vean Internet, insisto, y díganme qué diablos vamos a negociar. Y con quién. Es una guerra, y no hay otra que afrontarla. Asumirla sin complejos. Porque el frente de combate no está sólo allí, al otro lado del televisor, sino también aquí. En el corazón mismo de Roma. Porque -creo que lo escribí hace tiempo, aunque igual no fui yo- es contradictorio, peligroso, y hasta imposible, disfrutar de las ventajas de ser romano y al mismo tiempo aplaudir a los bárbaros.
SOBRE IDIOTAS, VELOS E IMANES
29 de septiembre de 2014
Vaya por Dios. Compruebo que hay algunos idiotas –a ellos iba dedicado aquel artículo– a los que no gustó que dijera, hace cuatro semanas, que lo del Islam radical es la tercera guerra mundial: una guerra que a los europeos no nos resulta ajena, aunque parezca que pilla lejos, y que estamos perdiendo precisamente por idiotas; por los complejos que impiden considerar el problema y oponerle cuanto legítima y democráticamente sirve para oponerse en esta clase de cosas.
La principal idiotez es creer que hablaba de una guerra de cristianos contra musulmanes. Porque se trata también de proteger al Islam normal, moderado, pacífico. De ayudar a quienes están lejos del fanatismo sincero de un yihadista majara o del fanatismo fingido de un oportunista. Porque, como todas las religiones extremas trajinadas por curas, sacerdotes, hechiceros, imanes o lo que se tercie, el Islam se nutre del chantaje social. De un complicado sistema de vigilancia, miedo, delaciones y acoso a cuantos se aparten de la ortodoxia. En ese sentido, no hay diferencia entre el obispo español que hace setenta años proponía meter en la cárcel a las mujeres y hombres que bailasen agarrados, y el imán radical que, desde su mezquita, exige las penas sociales o físicas correspondientes para quien transgreda la ley musulmana. Para quien no viva como un creyente.
Por eso es importante no transigir en ciertos detalles, que tienen apariencia banal pero que son importantes. La forma en que el Islam radical impone su ley es la coacción: qué dirán de uno en la calle, el barrio, la mezquita donde el cura señala y ordena mano dura para la mujer, recato en las hijas, desprecio hacia el homosexual, etcétera. Detalles menores unos, más graves otros, que constituyen el conjunto de comportamientos por los que un ciudadano será aprobado por la comunidad que ese cura controla. En busca de beneplácito social, la mayor parte de los ciudadanos transigen, se pliegan, aceptan someterse a actitudes y ritos en los que no creen, pero que permiten sobrevivir en un entorno que de otro modo sería hostil. Y así, en torno a las mezquitas proliferan las barbas, los velos, las hipócritas pasas -ese morado en la frente, de golpear fuerte el suelo al rezar-, como en la España de la Inquisición proliferaban las costumbres pías, el rezo del rosario en público, la delación del hereje y las comuniones semanales o diarias.
El más siniestro símbolo de ese Islam opresor es el velo de la mujer, el hiyab, por no hablar ya del niqab que cubre el rostro, o el burka que cubre el cuerpo. Por lo que significa de desprecio y coacción social: si una mujer no acepta los códigos, ella y toda su familia quedan marcados por el oprobio. No son buenos musulmanes. Y ese contagio perverso y oportunista –fanatismos sinceros aparte, que siempre los hay– extiende como una mancha de aceite el uso del velo y de lo que haga falta, con el resultado de que, en Europa, barrios enteros de población musulmana donde eran normales la cara maquillada y los vaqueros se ven ahora llenos de hiyabs, niqabs y hasta burkas; mientras el Estado, en vez de arbitrar medidas inteligentes para proteger a esa población musulmana del fanatismo y la coacción, lo que hace es ser cómplice, condenándola a la sumisión sin alternativa. Tolerando usos que denigran la condición femenina y ofenden la razón, como el disparate de que una mujer pueda entrar con el rostro oculto en hospitales, escuelas y edificios oficiales –en Francia, Holanda e Italia ya está prohibido–, que un hospital acceda a que sea una mujer doctor y no un hombre quien atienda a una musulmana, o que un imán radical aconseje maltratos a las mujeres o predique la yihad sin que en el acto sea puesto en un avión y devuelto a su país de origen. Por lo menos.
Y así van las cosas. Demasiada transigencia social, demasiados paños calientes, demasiados complejos, demasiado miedo a que te llamen xenófobo. Con lo fácil que sería decir desde el principio: sea bien venido porque lo necesitamos a usted y a su familia, con su trabajo y su fuerza demográfica. Todos somos futuro juntos. Pero escuche: aquí pasamos siglos luchando por la dignidad del ser humano, pagándolo muy caro. Y eso significa que usted juega según nuestras reglas, vive de modo compatible con nuestros usos, o se atiene a las consecuencias. Y las consecuencias son la ley en todo su rigor o la sala de embarque del aeropuerto. En ese sentido, no estaría de más recordar lo que aquel gobernador británico en la India dijo a quienes querían seguir quemando viudas en la pira del marido difunto: «Háganlo, puesto que son sus costumbres. Yo levantaré un patíbulo junto a cada pira, y en él ahorcaré a quienes quemen a esas mujeres. Así ustedes conservarán sus costumbres y nosotros las nuestras».
LOS GODOS DEL EMPERADOR VALENTE
13 de septiembre de 2015
En el año 376 después de Cristo, en la frontera del Danubio se presentó una masa enorme de hombres, mujeres y niños. Eran refugiados godos que buscaban asilo, presionados por el avance de las hordas de Atila. Por diversas razones –entre otras, que Roma ya no era lo que había sido– se les permitió penetrar en territorio del imperio, pese a que, a diferencia de oleadas de pueblos inmigrantes anteriores, éstos no habían sido exterminados, esclavizados o sometidos, como se acostumbraba entonces. En los meses siguientes, aquellos refugiados comprobaron que el imperio romano no era el paraíso, que sus gobernantes eran débiles y corruptos, que no había riqueza y comida para todos, y que la injusticia y la codicia se cebaban en ellos. Así que dos años después de cruzar el Danubio, en Adrianópolis, esos mismos godos mataron al emperador Valente y destrozaron su ejército. Y noventa y ocho años después, sus nietos destronaron a Rómulo Augústulo, último emperador, y liquidaron lo que quedaba del imperio romano.
Y es que todo ha ocurrido ya. Otra cosa es que lo hayamos olvidado. Que gobernantes irresponsables nos borren los recursos para comprender. Desde que hay memoria, unos pueblos invadieron a otros por hambre, por ambición, por presión de quienes los invadían o maltrataban a ellos. Y todos, hasta hace poco, se defendieron y sostuvieron igual: acuchillando invasores, tomando a sus mujeres, esclavizando a sus hijos. Así se mantuvieron hasta que la Historia acabó con ellos, dando paso a otros imperios que a su vez, llegado el ocaso, sufrieron la misma suerte. El problema que hoy afronta lo que llamamos Europa, u Occidente (el imperio heredero de una civilización compleja, que hunde sus raíces en la Biblia y el Talmud y emparenta con el Corán, que florece en la Iglesia medieval y el Renacimiento, que establece los derechos y libertades del hombre con la Ilustración y la Revolución Francesa), es que todo eso –Homero, Dante, Cervantes, Shakespeare, Newton, Voltaire– tiene fecha de caducidad y se encuentra en liquidación por derribo. Incapaz de sostenerse. De defenderse. Ya sólo tiene dinero. Y el dinero mantiene a salvo un rato, nada más.
Pagamos nuestros pecados. La desaparición de los regímenes comunistas y la guerra que un imbécil presidente norteamericano desencadenó en el Medio Oriente para instalar una democracia a la occidental en lugares donde las palabras Islam y Rais –religión mezclada con liderazgos tribales– hacen difícil la democracia, pusieron a hervir la caldera. Cayeron los centuriones –bárbaros también, como al fin de todos los imperios– que vigilaban nuestro limes. Todos esos centuriones eran unos hijos de puta, pero eran nuestros hijos de puta. Sin ellos, sobre las fronteras caen ahora oleadas de desesperados, vanguardia de los modernos bárbaros –en el sentido histórico de la palabra– que cabalgan detrás. Eso nos sitúa en una coyuntura nueva para nosotros pero vieja para el mundo. Una coyuntura inevitablemente histórica, pues estamos donde estaban los imperios incapaces de controlar las oleadas migratorias, pacíficas primero y agresivas luego. Imperios, civilizaciones, mundos que por su debilidad fueron vencidos, se transformaron o desaparecieron. Y los pocos centuriones que hoy quedan en el Rhin o el Danubio están sentenciados. Los condenan nuestro egoísmo, nuestro buenismo hipócrita, nuestra incultura histórica, nuestra cobarde incompetencia. Tarde o temprano, también por simple ley natural, por elemental supervivencia, esos últimos centuriones acabarán poniéndose de parte de los bárbaros.
A ver si nos enteramos de una vez: estas batallas, esta guerra, no se van a ganar. Ya no se puede. Nuestra propia dinámica social, religiosa, política, lo impide. Y quienes empujan por detrás a los godos lo saben. Quienes antes frenaban a unos y otros en campos de batalla, degollando a poblaciones enteras, ya no pueden hacerlo. Nuestra civilización, afortunadamente, no tolera esas atrocidades. La mala noticia es que nos pasamos de frenada. La sociedad europea exige hoy a sus ejércitos que sean oenegés, no fuerzas militares. Toda actuación vigorosa –y sólo el vigor compite con ciertas dinámicas de la Historia– queda descartada en origen, y ni siquiera Hitler encontraría hoy un Occidente tan resuelto a enfrentarse a él por las armas como lo estuvo en 1939. Cualquier actuación contra los que empujan a los godos es criticada por fuerzas pacifistas que, con tanta legitimidad ideológica como falta de realismo histórico, se oponen a eso. La demagogia sustituye a la realidad y sus consecuencias. Detalle significativo: las operaciones de vigilancia en el Mediterráneo no son para frenar la emigración, sino para ayudar a los emigrantes a alcanzar con seguridad las costas europeas. Todo, en fin, es una enorme, inevitable contradicción. El ciudadano es mejor ahora que hace siglos, y no tolera cierta clase de injusticias o crueldades. La herramienta histórica de pasar a cuchillo, por tanto, queda felizmente descartada. Ya no puede haber matanza de godos. Por fortuna para la humanidad. Por desgracia para el imperio.
Todo eso lleva al núcleo de la cuestión: Europa o como queramos llamar a este cálido ámbito de derechos y libertades, de bienestar económico y social, está roído por dentro y amenazado por fuera. Ni sabe, ni puede, ni quiere, y quizá ni debe defenderse. Vivimos la absurda paradoja de compadecer a los bárbaros, incluso de aplaudirlos, y al mismo tiempo pretender que siga intacta nuestra cómoda forma de vida. Pero las cosas no son tan simples. Los godos seguirán llegando en oleadas, anegando fronteras, caminos y ciudades. Están en su derecho, y tienen justo lo que Europa no tiene: juventud, vigor, decisión y hambre. Cuando esto ocurre hay pocas alternativas, también históricas: si son pocos, los recién llegados se integran en la cultura local y la enriquecen; si son muchos, la transforman o la destruyen. No en un día, por supuesto. Los imperios tardan siglos en desmoronarse.
submitted by Subversivos to Albedrio [link] [comments]


2017.08.15 07:49 Subversivos .........Y mato porque me toca.

El relato del crimen que transportó a este país hacia las regiones mentales más frías de los asesinos anglosajones en serie comienza cuatro años antes del 30 de abril de 1994, noche en la que un estudiante de tercero de Químicas, de 22 años, y otro de tercero de B.U.P., de 17, eliminan a un hombre con 20 puñaladas porque lo exigía el guion del juego que ellos mismos inventaron.
LOS SUCESOS DE EL PAÍS ... Y mato porque me toca Los reportajes y ensayos de esta veraniega serie han sido extraídos del libro Los sucesos de EL PAÍS, publicado en 1996 como parte de la conmemoración de los 20 años del diario, lanzado el 4 de mayo de 1976. Históricas firmas del periódico, como Rosa Montero, Juan José Millás o Jesús Duva desmenuzan algunos de los crímenes que han marcado la reciente Historia de España, de la matanza de Atocha al crimen de los Marqueses de Urquijo.
Cuatro años antes de aquella madrugada, en un campo de fútbol del barrio madrileño de Chamartín, Félix Martínez, un niño de oc­tavo de E.G.B., se embelesa con los gritos desde la grada de un chaval cinco años mayor, ojos azules detrás de gafas gruesas, metro noventa sobre el nivel del suelo, moreno y desgarbado en el andar. Félix se le acerca creyendo que declama nombres de personajes del juego del rol, el invento que surgió a finales de los sesenta en Estados Uni­dos y conquistó en forma de negocio las papelerías españolas en la década de los noventa. Varias fichas, un tablero, una historia inven­tada y unos roles, interpretaciones o arquetipos que se adjudica a ca­da participante. Inteligencia, fantasía y tiempo libre para probarlas. Ordena y manda la figura del rol master.
A Félix no le gustaba ningún deporte, ni siquiera le apasionaba el cine, ni las chicas –su primera relación amorosa la tendría dos años después–, ni las motos, ni la ropa, ni los estudios. Tan sólo leer, a ser posible historias paranormales, escribir poemas y jugar al rol.
Félix se iba a llevar una sorpresa. Allí tenía un posible compañe­ro de Rol gritando aparentemente nombres de personajes. ¿A qué es­peraba para conocerlo? El chico de E.G.B. aborda por fin al miope de ojos azules y le pregunta si también sabe jugar al rol. Dos trage­dias se dieron la mano.
MÁS INFORMACIÓN ... Y mato porque me toca Todo lo publicado en El País sobre el caso 2008: Javier Rosado, el asesino del rol obtiene el tercer grádo 1999: Félix Martínez se rehabilita en un piso de estudiantes La de Félix, fácil de resumir: nunca tuvo hermanos, su padre ge­nético murió drogadicto y enfermo de sida cuando el niño cumplía un año, la madre mexicana, también drogadicta, conoció a su padre adoptivo cuando el chaval cursaba segundo de E.G.B. y se separaría cuatro años más tarde. Félix conocería entonces el cariño incondi­cional del nuevo padre y el desbarajuste colegial de todos los maes­tros por los que iba pasando, ya fueran de Madrid, Ibiza o La Rio­ja, según adjudicaran su estancia al lado de la madre o del padre. «Nunca hubo paz, eso no era una familia», confesaría el chico. La madre muere también de sida dos años antes del crimen y dos años después del encuentro con Javier en el campo de fútbol.
Félix, un carácter inseguro, nunca líder ni siquiera de sí mismo, lector empedernido, conoce en aquel campo a otro lector más empe­dernido, un fulano con una seguridad en sí mismo extraordinaria, alguien con frases del tipo «las mejores drogas están en la cabeza de uno», solitario, bien educado, taciturno y didáctico: Javier Rosado Calvo, vecino de Félix en una calle de Chamartín donde los pisos de cien metros cuadrados cuestan hasta 30 millones de pesetas de los años noventa. El del padre adoptivo de Félix, empleado en una empresa de máquinas tra­gaperras, era tan sólo alquilado.
Javier gritaba en las gradas varios nombres pero, para sorpresa del chiquillo, aquel tipo encorvado no sabía jugar al Rol. El chasco duró sólo un segundo, porque las palabras del otro llevaban un significado aún más atractivo y profundo que el del simple juego: eran nombres, pasajes, del gran novelista de literatura fantástica H. P. Lovecraft, el genio de principios de siglo cuyos relatos de tumbas, castillos temblorosos, sueños, monstruos y nieblas llegan cargados de frases tipo: «Los hombres de más amplio intelecto saben que no existe una verdadera distinción entre lo real y lo irreal; que todas las cosas aparecen tal como son tan sólo en virtud de los frágiles senti­dos físicos [...]». H. P. Lovecraft, la pasión confesa de Javier.
«Desde que conocí a Javier y me metió en su mundo», reconoció Félix en sus exploraciones psiquiátricas y psicológicas a raíz del cri­men, «todo cambió para mí, encontré otro tipo de pensamientos le­jos de los vulgares de cada día, cambió mi interior, me entregué a es­te tipo de filosofía que era apasionante, aún me sigue pareciendo apasionante, Javier se convirtió para mí en un ser extraordinario muy superior al hermano mayor que nunca tuve, me dejé arrastrar por él [...]. Al cabo de un tiempo llegué a hablar como él y a hacer gestos como él. Él hablaba mucho mejor que yo, mis ideas me las re­batía con facilidad [...]. Todo el mundo era estúpido para él, pero yo creo que yo para él no era estúpido».
Y Javier, la otra cara de la tragedia, encontró en Félix el público de banderita y trompeta que necesitaba su egolatría, el hermano pe­queño que tampoco tuvo, porque su único hermano, un año mayor, más fuerte, vencedor en las disputas físicas, apenas se trataba con Javier. Félix sería el discípulo predilecto de una filosofía alimentada con cuatro obras de Friedrich Nietzsche, Edgar Allan Poe o Stephen King mal mezcladas y otras tantas decenas seudoliterarias, peor di­geridas.
Durante una convalecencia por lesión en una pierna, Félix le lle­va un juego del rol y Javier aprende a jugar. Al poco tiempo el en­fermo crea Razas, un juego basado en el rol. La humanidad se di­vide en 39 razas o arquetipos que él ha inventariado basándose en personajes y nombres novelescos prestados por Lovecraft. Las razas, diría Javier, son ideas humanas llevadas al extremo. La raza 37 corresponde a los psicólogos, la 25 a las mujeres, la 22 al hombre, la 1 al bien y la 7 al mal. Cuando los psiquiatras le preguntan si jugaba al Rol, hay veces en que Javier llega a enojarse y dice que su juego era mucho más importante que el rol; era Su Obra, una «filosofía total» a la que había dedicado más de mil páginas y de la que espe­raba escribir un libro.
Hasta la noche del crimen, Javier pasa por un tipo normal, sin traumas perceptibles ni siquiera por su familia. Su padre, ingeniero industrial, solía jugar al ajedrez con él, su madre, enfermera, le sa­naba las heridas, y su hermano, compañero repetidor en tercero de Químicas, aseguraba que a Javier le bastaba con asistir a clase para aprobar.
Javier no era un joven de inteligencia superdotada, en eso coinci­den profesores y psiquiatras, pero disponía de la justa para creerse con mucha, para ganar un concurso de ajedrez en la cárcel y no disimular el orgullo o para impresionar a cuatro chavales del barrio menores que él. En los dos primeros cursos de Químicas consiguió seis aprobados, dos notables y un sobresaliente. Un expediente bueno, sin más.
Personalidad, conocimientos y edad suficiente, en cualquier caso, para erigirse en Master, líder de la banda del rol, que entre bromas y veras planeó matar la madrugada del 30 de abril a la primera víctima de lo que iba a ser una serie de crímenes. Los otros dos chava­les, Javier Hugo E. S. y Jacobo P., de 17 y 18 años respectivamente, fueron encausados por conspiración para el asesinato. A Jacobo le preguntó la policía por las normas de Razas y contestó que no había normas concretas como en el fútbol: «Se trata de sobrevivir en un mundo imaginario». Unas veces había que impedir la llegada a puerto de un barco, otras, era preciso destruir una ciudad y en al­gunas ocasiones se trataba de asesinar a alguna mujer que traicionó a su raza. Todo sobre la mesa.
Jacobo declaró que cuando Javier y Félix le llevaron al descampado donde habían eliminado a un hombre y se lo confesaron, él lo tomó como una fantasmada. Javier y Félix se vanagloriaban de aquello y lo equipararon al crimen de las setenta puñaladas, perpe­trado cerca de su barrio.
Empieza el juego
Un mes antes de la noche del 30 de abril, El País publicaba el hallazgo del cadáver de un hombre con unas setenta puñaladas y los ojos sacados. La noticia no causó otro efecto en los presuntos asesi­nos que el de animarles. A partir de ahora el tablero iba a adquirir la forma de toda la ciudad, con sus cuestas, sus descampados tene­brosos, sus personajes hundiéndose en la noche; las fichas serían pu­ñales y para moverlas vendría mejor usar guantes de látex que Ja­vier tomaría de sus clases de prácticas en la facultad; las reglas, sin límite.
Félix contó a los psiquiatras: "Yo creo que todo empezó a pla­nearlo [Javier] con decisión a raíz de un libro concreto de Lovecraft: Ciclo de aventuras oníricas de Randolph Carter, y en especial el capí­tulo "A través de la llave de plata", pasaje en el que un hombre se cansó del mundo y empezó a dedicarse a sus sueños hasta que al fi­nal estos sueños invadieron su propia realidad».
Carlos Moreno, la víctima del asesino del rol Javier Rosado. Carlos Moreno, la víctima del asesino del rol Javier Rosado. La realidad invadida puede ser la de un hombre casado como Carlos Moreno, con tres hijos y amigo de una viuda también con tres hijos, con la que había pasado la noche. Carlos visitaba desde hacía cinco años la casa de su amiga Modesta L., de 51 años, desde las diez hasta la una de la madrugada. Nunca pensó en separarse, ni Mo­desta se lo pidió, ni su mujer ni sus hijos, conscientes de la relación, lo obligaron. Los viernes Carlos salía más tarde de aquella casa y aquel viernes de abril salió a las tres. Si cobraba su nómina de 60.000 pesetas, montaba en taxi hasta la otra punta de la ciudad. Y si no, el búho, que es como se conoce en Madrid a la línea de autobuses nocturnos. La noche del crimen Carlos llevaba las 60.000 pe­setas en el bolsillo, pero optó por el autobús. Y en la parada encon­tró a los admiradores de Lovecraft dispuestos a soñar sus pesadillas.
El crimen perfecto exigía, según Henry, el psicópata de la pelícu­la Retrato de un asesino, un desconocimiento total de la víctima, ningún móvil, nada. Ya lo habían avanzado la novelista Patricia Highsmith y el director Alfred Hitchcock en Extraños en un tren: si un desconocido mata a mi esposa y yo a su madre, nadie ha de sos­pechar nada; en principio.
Así que ahí llegan los dos, Javier y Félix, en busca de una vícti­ma a la que nunca han visto. El escenario no podía ser más propi­cio. Un descampado de risco y pastizal, una casa desvencijada en medio de un llano, de esas que parecen existir sólo en días de vien­to, una luna de miedo y una parada de autobús, como un oasis sin nadie.
Para acercarse a los hechos valga el diario de Javier Rosado, un texto sin precedentes en la historia criminal de España:
«Salimos a la 1.30. Habíamos estado afilando cuchillos, preparán­donos los guantes y cambiándonos. Elegimos el lugar con precisión.»
«Yo memoricé el nombre de varias calles por si teníamos que sa­lir corriendo y en la huida teníamos que separarnos. Quedamos en que yo me abalanzaría por detrás mientras él [por Félix] le debilita­ba con el cuchillo de grandes dimensiones. Se suponía que yo era quien debía cortarle el cuello. Yo sería quien matara a la primera víctima. Era preferible atrapar a una mujer, joven y bonita (aunque esto último no era imprescindible pero sí saludable), a un viejo o a un niño. Llegamos al parque en que se debía cometer el crimen, no había absolutamente nadie. Sólo pasaron tres chicos, me pareció de­masiado peligroso empezar por ellos [...]. En la parada de autobús vimos a un hombre sentado. Era una víctima casi perfecta. Tenía ca­ra de idiota, apariencia feliz y unas orejas tapadas por un walkman.»
«Pero era un tío. Nos sentamos junto a él. Aquí la historia se tornó ca­si irreal. El tío comenzó a hablar con nosotros alegremente. Nos con­tó su vida. Nosotros le respondimos con paridas de andar por casa. Mi compañero me miró interrogativamente, pero yo me negué a ma­tarle.»
Félix no supo explicar después por qué Javier le perdonó la vida. Y el otro nunca lo contó.
«Llegó un búho y el tío se fue en él [...].»
«Una viejecita que salió a sacar la basura se nos escapó por un minuto, y dos parejitas de novios (¡maldita manía de acompañar a las mujeres a sus casas!).»
«Serían las cuatro y cuarto, a esa hora se abría la veda de los hombres [...]. Vi a un tío andar hacia la parada de autobuses. Era gordito y mayor, con cara de tonto. Se sentó en la parada.»
« [...] La víctima llevaba zapatos cutres y unos calcetines ridícu­los. Era gordito, rechoncho, con una cara de alucinado que apetecía golpeada, y una papeleta imaginaria que decía: "Quiero morir". Si hubiese sido a la 1.30 no le habría pasado nada, pero ¡así es la vida!»
«Nos plantamos ante él, sacamos los cuchillos. Él se asustó mirando el impresionante cuchillo de mi compañero. Mi compañero le mira­ba y de vez en cuando le sonreía (je, je, je).»
Félix alegó dos meses después ante la policía que se encontraba algo bebido y que le daba miedo desobedecer a su amigo.
«Le dijimos que le íbamos a registrar. ¿Le importa poner las ma­nos en la espalda?, le dije yo. Él dudó, pero mi compañero le cogió las manos y se las puso atrás. Yo comencé a enfadarme porque no le podía ver bien el cuello.»
«Me agaché para cachearle en una pésima actuación de chorizo vulgar. Entonces le dije que levantara la cabeza, lo hizo y le clavé el cuchillo en el cuello. Emitió un sonido estrangulado. Nos llamó hi­jos de puta. Yo vi que sólo le había abierto una brecha. Mi compañero ya había empezado a debilitarle el abdomen a puñaladas, pero ninguna era realmente importante. Yo tampoco acertaba a darle una buena puñalada en el cuello. Empezó a decir "no, no" una y otra vez. Me apartó de un empujón y empezó a correr. Yo corrí tras él y pude agarrarle. Le cogí por detrás e intenté seguir degollándole. Oí el desgarro de uno de mis guantes. Seguimos forcejeando y rodamos. "Tíralo al terraplén, hacia el parque, detrás de la parada de auto­bús. Allí podríamos matarle a gusto", dijo mi compañero. Al oír es­to, la presa se debatió con mucha más fuerza. Yo caí por el terraplén, quedé medio atontado por el golpe, pero mi compañero ya había ba­jado al terraplén y le seguía dando puñaladas. Le cogí por detrás pa­ra inmovilizarle y así mi compañero podía darle más puñaladas. Así lo hice. La presa redobló sus esfuerzos. Chilló un poquito más: "Jo­putas, no, no, no me matéis".»
«Ya comenzaba a molestarme el hecho de que ni moría ni se de­bilitaba, lo que me cabreaba bastante [...]. Mi compañero ya se ha­bía cansado de apuñalarle al azar [...].»
«Se me ocurrió una idea espantosa que jamás volveré a hacer y que saqué de la película Hellraiser. Cuando los cenobitas de la pelí­cula deseaban que alguien no gritara le metían los dedos en la boca. Gloriosa idea para ellos, pero qué pena, porque me mordió el pulgar. Cuando me mordió (tengo la cicatriz) le metí el dedo en el ojo [...].»
«Seguía vivo, sangraba por todos los sitios. Aquello no me impor­tó lo más mínimo. Es espantoso lo que tarda en morir un idiota [...].»
Carlos Moreno Fernández fue un idiota que trabajó desde los ocho años como aprendiz de relojero, un obrero que con el oficio más que aprendido se quedó en paro desde hacía nueve años y padeció de nervios hasta que su esposa lo colocó en la empresa de limpieza El Impecable Ibérico, probablemente un nombre estúpido también; Carlos Moreno Fernández fue un idiota que no consintió jamás la entrada de un fontanero, un albañil o un electricista en casa porque él solo se bastaba para arreglarlo todo, un hombre idiota que a fuer­za de trabajo había conseguido dinero para educar a sus tres hijos, que sabía cocinar y le encantaba cuidar flores, un hombre que huía de los televisivos «Quién sabe dónde», «Su media naranja» y «Códi­go Uno», porque le parecían «programas para marujas». Un hom­bre. Con sus aspiraciones a corto y largo plazo, sus pequeños y gran­des recuerdos, reducidos a un charco y un bulto entre las piedras.
«Vi una porquería blanquecina saliendo del abdomen y me dije: “Cómo me paso” [...].»
«A la luz de la luna contemplamos a nuestra primera víctima. Sonreímos y nos dimos la mano [...]»
«No salió información en los noticiarios, pero sí en la prensa, El País, concretamente. Decía que le habían dado seis puñaladas entre el cuello y el estómago (je, je, je). Decía también que era el segundo cadáver que se encontraba en la zona y que [el otro] tenía 70 puña­ladas (¡qué bestia es la gente!) [...]»
«¡Pobre hombre!, no merecía lo que le pasó. Fue una desgracia, ya que buscábamos adolescentes y no pobres obreros trabajadores. En fin, la vida es muy ruin. Calculo que hay un 30% de posibilida­des de que la policía me atrape. Si no es así, la próxima vez le toca­rá a una chica y lo haremos mucho mejor.»
Como no había nada que lamentar, sino todo lo contrario, la ha­zaña corrió de boca en boca entre la banda del rol. Así hasta que se enteró un amigo de ellos que se lo contó en confesión a un cura, des­pués al padre, y el padre lo puso en conocimiento de la policía.
Batallones de periodistas y psiquiatras comenzaron sus investiga­ciones. Nunca hasta este entonces se había dado en España un caso semejante.
Pascual Duarte, el genuino personaje de Camilo José Cela, co­menzó sus fecharías porque pensó que la perra le miraba mal. De un tiro la mató.
El ejecutivo rico, vacío y psicópata que protagoniza la novela del estadounidense Bret Easton Ellis narra con algunos años de antela­ción a Javier y con parecida frialdad su asesinato del mendigo: «Luego le corto el globo ocular... y él empieza a gritar cuando le cor­to la nariz en dos, lo que hace que la sangre me salpique un poco». El ejecutivo producto de la ficción contaba con el móvil filosófico de que los perdedores no cuentan en esta vida. El existencialista de El extranjero que inmortalizó Albert Camus en 1942 mató porque le atormentaba el calor, el resplandor insoportable del mar. A Javier y a Félix sólo les movió el juego.
Siete meses después del crimen, Félix Martínez, el compañero del autor del diario, declaró al psiquiatra José Cabreira, del Instituto Na­cional de Toxicología: «Después de leer todos los artículos de prensa que han hablado de nosotros, todo me parece basura periodística exagerada para distraer a la opinión pública de otras cosas más im­portantes. En particular se ha exagerado con el diario de Javier, en el que yo sé que lo que escribió estaba muy exagerado y fantaseado, es­cribió lo que él cree que pasó y en él es donde me inculpa. Además lo escribió muy deprisa, en dos o tres días, enseñándoselo luego a ami­gos comunes».
Javier también culpa a la prensa de su situación. Ninguno de los dos amigos ha hablado con rencor del otro. «Le llegué a idealizar», confesó Félix, «ése fue mi error y otro error, dejarme llevar demasiado». Para después añadir sin reparos: «Me dejé engañar, era cons­ciente de que me dejaba llevar, pero siempre aprendía algo».
Un monstruo
Félix sigue teniendo la impresión de que su amigo era un su­perdotado: «Javier es casi un inútil, alérgico, miope, con diarreas... Tiene de todo, incluso un estómago que es un caso único... Sin embargo en la parte mental es un monstruo... ».
Con un monstruo así era imposible que la policía los descubriese.
La banda confiaba en el Master, aunque no sabían que habían deja­do intactas las 60.000 pesetas en la chaqueta del idiota, con lo cual, la policía empezó a descartar el móvil del robo.
Nada más asesinarlo, Javier dedicó una ficha a Carlos con el nombre de Benito, el mismo que un profesor de Químicas. Lo dibu­jó con su bigote, con la bolsa donde guardaba su mono de trabajo, y puntuó sus cualidades: Fuerza 8, Poder 6, Carisma 4, Inteligencia 6, Tamaño 15, Voluntad 16.
Había que proseguir rellenando fichas, más cadáveres sobre la tumba del tablero, homicidios en serie, con la perseverancia de Jack el Destripador o sus secuaces anglosajones. Cuando fueron detenidos se disponían a salir de nuevo de cacería con los guantes de látex. Pe­ro a sus espaldas olvidaron una cosecha de pruebas. Restos de guan­tes en la cara del idiota, el reloj de Félix perdido en la pelea, el diario, el famoso diario en casa. Cuando la policía detuvo a Javier aún lleva­ba el dedo vendado que aseguró en el diario haberse herido al meter­lo en la boca del idiota. Se encaminaba a la casa de Félix, a veinte me­tros de la suya, con un paquete de guantes en la mano. Félix se derrotó enseguida, lo que en lenguaje policial significa ni más ni me­nos que reconoció todo. Entre sollozos declaró que el plan consistía en matar esa noche tórrida del 5 de junio a una chica y para eso los guantes. Pero Javier no se arredró ni por los agentes de la brigada de la Policía Judicial de Madrid, ni por las pruebas que le colocaban de­lante de su considerable nariz, ni por la lectura en vivo del diario.
–¡Dios mío, no puedo creer que yo haya hecho eso! Tengo la du­da de que sea verdad o ficticio.
–Si a las cuatro de la mañana –le preguntaba el policía– no esta­bas dando 20 puñaladas a un hombre, ¿qué hacías?
–Creo que estaba jugando al ordenador, no recuerdo bien. Después de los agentes llegó el batallón de psiquiatras a la cárcel.
Cada uno con sus entrevistas, con parecidas preguntas y distintas conclusiones. Si estaban locos, ningún crimen podría imputárseles; y si no, la condena sería por homicidio. Psicóticos o psicópatas, ése era el dilema.
Los psicóticos no son responsables de sus actos, los psicópatas, sí.
Los primeros se libran de cualquier condena, los segundos no. En el psicótico no existe conciencia del yo, en el otro, sí.
Los padres de Javier Rosado contrataron los servicios del profe­sor de Psiquiatría Forense de la Universidad Complutense de Ma­drid José Antonio García Andrade. El doctor se quedó extrañado de que su cliente declarase un cariño enorme por su padre, al tiempo que desconocía su edad y profesión. De la madre decía que trabaja­ba de ATS porque de vez en cuando le sanaba alguna herida.
Le confesó a García Andrade que de entre las razas, la que más le ha influido, la que más se asemeja a su persona es Cal, a quien de­finió como «un niño frágil, a veces una mujer rubia, que emana tal sufrimiento que es difícil acercarse a ella, aunque es peor cuando sonríe o tiene la cara machacada». Y aseguró: «Sin Cal yo no sería lo que soy. Con él aprendí a aprender. Lo conocí en 1988; Cal es do­lor; el bendito sufrimiento; ama los cuchillos, los objetos punzantes o cualquier cosa que pueda producir dolor, aunque lo que más le fas­cina es el dolor del alma».
De Cal aprendió Javier su simple teoría sobre la vida: «Aprender a usar el dolor es disfrutado como el placer. El dolor de los puntos de sutura que me dieron en la rodilla cuando tuve un accidente es mayor que el orgasmo con una mujer. El dolor es mejor que el pla­cer y más barato. La gente confunde al cenobita con el masoquista, pero no son lo mismo; éste disfruta siendo humillado y al someter­se, pero el cenobita disfruta al sufrir, porque con el dolor saca conocimiento. Cal dice que cometió el crimen del que se me acusa. Lo ha­ce para dañarme, para enseñarme, para causarme pena, desespera­ción, pero Cal no mata, sólo tortura».
¿Loco o actor? El 8 de octubre de 1994 le reveló a García Andra­de que el primer golpe a la víctima fue con un cuchillo pequeño de conchas naranjas. Le dio en el mentón y en la cara anterior del cue­llo y señaló el movimiento de su víctima bajando la cabeza hacia el tórax. García Andrade le hizo ver que este dato no venía en los pe­riódicos. Javier sintió miedo por primera vez, al menos, eso es lo que el forense contratado por su familia reseñó. «Estoy al borde de la lo­cura, necesito ayuda», cuenta el psiquiatra que dijo Javier, «es ver­dad, esto no venía en la prensa. Hay veces en que yo no miro, no veo, no siento, no huelo, no me fijo, no es una mente, es una máquina, tienes que hacer una cosa y la haces. Eso ocurrió».
En ese momento de la entrevista solicitó que se le sometiese al Suero de la Verdad, y se sumergió, según Andrade, en una gran an­gustia.
¿Loco o actor? Para el psiquiatra contratado por su familia, Ja­vier está loco, por tanto no se le podría imputar delito alguno. García Andrade sostiene que este chico de «inteligencia de tipo medio, con buena capacidad de abstracción y de síntesis» padece una «es­quizofrenia paranoide, además de personalidad múltiple psicótica y amnesia disociativa». Psicótico pues, sin lugar a la condena, además de esquizofrénico y con problemas de memoria.
Para el doctor, el juego no fue la causa de sus enfermedades, si­no precisamente la máscara. Dos años después del crimen, Javier se­guía jugando a Razas en la cárcel.
Pero el dictamen de García Andrade no era más, ni menos, que un estudio de parte, es decir, algo que había que contrastar necesa­riamente con otros estudios.
La titular del juzgado de instrucción número cinco de Madrid encargó otro informe a las psicólogas adscritas a la clínica médico-forense de Madrid Blanca Vázquez y Susana Esteban.
Cuando Javier les empieza a hablar de su perro Atila dice: «El pe­rro es una magnífica persona, cuando lea la prensa ya sabrá él a lo que me refiero».
Javier se declara ratón de bibliotecas, con más de 3.000 volúme­nes en su casa, y las psicólogas corroboran que el preso cuenta con cierto bagaje de cultura fantástica, pero no sabe quién es Martin Luther King, por no hablar de temas corrientes como ecología o Ter­cer Mundo, de los cuales asegura desconocer todo.
El dilema
¿Loco o actor? El informe de las psicólogas lo califica de psicópata pero... «este diagnóstico implica un trastorno de personalidad que no afecta en absoluto a su capacidad de entender y obrar [...]. El sujeto sabe lo que quiere hacer y quiere hacerlo cuando lo hace». Por tanto, susceptible de condena.
El informe de las psicólogas es bastante más duro que el del psi­quiatra contratado por la familia. Para ellas, Javier Rosado jamás se ha creído ser una de sus razas, sino que las conoce y controla a su voluntad y siempre desde una perspectiva de observador. Y conclu­yen: «Se trata de un sujeto altamente peligroso [...]. Bajo circuns­tancias favorables podría cometer cualquier crimen violento y sádi­co. Odia a la sociedad y a las personas, con las que no se siente implicado más que de forma racional. Busca activamente reconoci­miento social».
Blanca Vázquez y Susana Esteban concluyen su estudio de 21 pá­ginas el 7 de octubre de 1994. Doce días después Juan José Carras­co Gómez y Ramón Núñez Parras, especialista en psiquiatría el pri­mero y médicos forenses ambos adscritos a los juzgados de la plaza de Castilla, presentan a petición de la juez otro estudio sobre Javier de 51 páginas. Ambos análisis, el de ellas y el de ellos, se habían efectuado de forma paralela a petición de la juez y de eso se queja­rían por escrito Carrasco y Núñez al entender que «los retests practi­cados en fechas cercanas pierden fiabilidad».
Unos y otras se encierran con el preso, visitan a sus familiares, analizan sus escritos y, al emitir sus dictámenes, se contradicen. Ca­rrasco y Núñez sostienen que cualquiera de las múltiples personali­dades de Javier «pueden tomar el control absoluto de la conducta». O sea, exento de penas.
Aunque también hacen reseñar los doctores que tanto su madre como su hermano mayor no habían observado antes del crimen nin­gún comportamiento en Javier sospechoso de tratamiento psiquiátrico. Ni alteraciones de memoria, ni manifestaciones de las distintas personalidades, ni soliloquios. Siempre fue muy estudioso, introver­tido y lector infatigable. Nunca pensaron que precisase de psicólogos, aunque una vez en la cárcel comenzaron a verle con trastornos serios en sus visitas.
En una de sus entrevistas los dos psiquiatras llegan a plantearse si Javier actúa en plan estratega, porque alguna vez les había ad­vertido que durante su estancia en prisión iba a resucitar a Wul, el estratega que estaba adormecido, para defenderse así de funciona­rios, médicos y otros presos.
Tras varias horas de entrevistas con el recluso y su familia, tras consultar las más de 1.000 páginas que Javier escribió sobre su jue­go, además de bibliografía y jurisprudencia sobre personalidad múltiple en Estados Unidos, Carrasco y Núñez concluyen que sus tras­tornos no están buscados conscientemente como coartada porque sería muy difícil de simular un cuadro clínico de tanta riqueza, ex­presividad y contenidos. Resumen: enajenación mental completa. En cuanto a las posibilidades de cura, «no existe ninguna cuya indica­ción sea garantía de una evolución favorable».
Sin embargo, Javier Saavedra, el abogado de la familia de la víc­tima, asesorado por psiquiatras especialistas en casos de múltiple personalidad, sostiene que Javier es un psicópata dueño de todos sus actos. «Si hubiera encontrado junto a la víctima a un guardia civil, un psicótico habría cometido el crimen igualmente, pero Javier Ro­sado, no: él discernía el peligro. El psicótico puede ver perturbados sus sentidos afectivos, pero no es frío como el psicópata.»
Carlos Fernández Junquito, médico psiquiatra del Hospital Ge­neral Penitenciario, vio a Javier como una persona con la afectivi­dad prácticamente abolida. «Cierto día, estando presente en la en­trevista la psicóloga de la Unidad, le dijo: "Puede usted quedarse, es como el teléfono".»
Pero el psiquiatra Fernández Junquito le diagnosticó el 18 de oc­tubre de 1994, en el informe más breve de los tres elaborados, es­quizofrenia paranoide, algo que desecharon otros doctores.
Para el letrado Saavedra, Javier Rosado no sólo está exento de cualquier tipo de esquizofrenia sino que se trata de un psicópata res­ponsable y consciente de todo lo que hizo: «El lenguaje del psicópa­ta es estructurado, racional y lógico, como el de Javier; los psicópatas_ son seres racionales, muy manipuladores, engañan mucho, ambicio­nan el poder y para ello se valen del lenguaje, mientras que el psi­cótico pasa del poder. En el momento en que lo cogieron no es un psicótico, aunque después haya desarrollado una psicosis».
Javier se consideró impotente ante los psiquiatras para saber si él había cometido el crimen. Aseguró que si intentara averiguarlo se podía declarar dentro de su cabeza una guerra civil entre las razas, como la que sufrió con 17 años: «Hubo una rebelión en COU que fue la guerra de los Maras... fue cuando tuve el desengaño amoroso, mi depresión, Mara contra Fasein». Para investigar sobre aquel cri­men dijo que tendría que atravesar pasillos de su cerebro muy peli­grosos, porque hay razas que no dejan pasar a nadie por allí.
El 22 de junio de 1994 Javier salió esposado de la cárcel de Val­demoro para que lo examinara en los calabozos de la plaza de Cas­tilla un forense. En el trayecto del furgón a la cárcel, un redactor de El País le preguntó:
–Javier, ¿te arrepientes de lo que has hecho?
–Yo no he hecho nada –contestó con la cabeza gacha para eludir las fotos–, yo no he hecho nada.
Uno de los guardias civiles que lo custodiaban le levantó la cabe­za agarrándolo por la nuca y le dijo:
– ¿Que no has hecho nada, cabrón?
En la cárcel, algunos presos mucho más fornidos que él le respe­tan y le temen por el halo de inteligencia que le ha otorgado la pren­sa y sus partidas de ajedrez.
Pero su compañero Félix fue a parar a un pabellón de adultos donde los otros presos, en un alarde de originalidad, lo han bautiza­do con el alias de Niño.
Los psiquiatras Carrasco Gómez y Núñez Parra señalan que a pe­sar de todo Félix seguía admirando a Javier y se mostraba interesa­do por lo nuevo que podía estar escribiendo su amigo en prisión sobre Razas. «Ahora seguro que utiliza la raza 17, Wul, y la 18, la serpiente de lengua bífida, que intenta convencer haciendo daño a otros, implicar a otros para salvarse él mismo ... y es posible que Fa­sein pueda cortarse los dedos, Fasein es el que se automutila, que aprende con el sufrimiento, que se va cortando los dedos y va apren­diendo ... »
Félix a veces también duda de su personalidad: «No estoy seguro de haberlo hecho... pero quizás no fuera yo en ese momento... esta­ba muy identificado con Javier... me he metido en un lío... [sollozos], de una broma de matar a alguien nunca pensé que fuera a suceder lo que sucedió».
Mientras esperaban la sentencia del juez, Javier seguía jugando a sus Razas, inventando alguna de ellas basada en la persona de un policía que le interrogó, y Félix se entretenía con poemas como este que escribió antes del crimen:
Quiero romper las cadenas de la muerte
y volar por estepas infinitas
con un caballo de alas marchitas
cantando con el grito de un demente.
Pasarán estaciones pequeñitas
en el ritmo incesante de mi mente
con mi amargo recuerdo tan caliente
soñarán las mujeres más bonitas.
Mas te recuerdo y en mi memoria gritas.
submitted by Subversivos to Albedrio [link] [comments]


2017.04.06 22:52 yuensteiger The night blesses the earth

El granjero vio como su mujer ponía la panera en el centro de la mesa, él le sonrió agradecidamente pero ella le advirtió que no eran para él. - Son para los muchachos, ya sabes – dijo la mujer señalando a sus hijos que estaban entrando por la puerta del comedor, acercándose a la mesa.
Con una sonrisa gigante el granjero recibió a sus hijos, partiendo el pan, cantando “vengan, acérquense que hay pan para todo el mundo” suficientemente fuerte para que su mujer lo escuche desde la cocina. A pesar de esta puesta en escena él solo comería una porción del pan, que lo partió en trozos para que le durara todo el almuerzo.
El resto del almuerzo continuó sin mayor sobresalto, y no se volvieron a tocar temas como el sindicato o grabar un disco y mucho menos el alcalde. Hasta que se vio interrumpido por un golpeteo en la puerta de madera, que fue aumentando su intensidad, pero siempre manteniendo el ritmo. La cara de toda la familia se ilumino y una sonrisa se pintó en cada uno de sus miembros. Rápido, el más joven de la mesa, se levantó y fue a abrir a la puerta. Desde la mesa se escuchó un grito, una risa y un abrazo tan fuerte que retumbo por toda la casa.
Uno de los miembros de la banda había llegado, el tío de los muchachos. Después de fundirse en un abrazo con su sobrino pasó a los gritos y carcajadas, dándole su guitarra al muchacho para que la cargara, sabía que él tenía cierta curiosidad por la música y le gustaba estar cerca de los instrumentos desde niño. El Músico era de tez blanca como su hermana y con los mismo ojos azules profundos, ojos que lo vieron todo, pero con una nariz aguileña y una mandíbula bien definida que lo diferenciaba de ella, que con rasgos delicados y sutiles enamoró completamente al granjero de su marido. Que al poco tiempo de conocerla estaba completamente decidido a casarse con ella y hacerla la mujer mas feliz del planeta, y que nada le faltaría. Él nunca estuvo seguro si a ella le faltó algo en todos estos años de matrimonio, pero sabía que ella era feliz con él y que lo cuidaba con todo su ser.
Su cuñado también lo sabía, tanto que lo eligió para fundar la banda que tocaba en las pequeñas reuniones que hacían para festejar las cosechas, y poco a poco se fueron convirtiendo en hermanos y socios a medida que las reuniones se convirtieron en el pequeño festival que montaban en la granja cada año.
La noche que llegó su hermano músico, la madre de la casa ordeno a sus verdaderos hijos, poner sus maletas en la habitación que habían preparado para él. Ella sabía que por esta semana seria la madre de cuatro niños que debía tener a raya y que los horarios normales de la casa se alterarían, “es una vez al año, ma, vamos a divertirnos” solía decirle su hermano haciéndola girar como trompo en el medio del salón mientras bailaban.
Todos los ojos de la mesa se dirigieron a la una mujer que había en la casa, rogando por aprobación. Ella los ignoró y siguió hablando de otra cosa mientras comía, hasta el final de la cena no les dio la respuesta, que ella ya había decidido en cuanto se lo preguntaron. Era un pequeño juego que tenía para ver que tantas ganas tenían ellos de lo que le pedían. Con esta técnica pudo desactivar muchas bombas y pedidos incoherentes, que sus hijos preguntaban sin pensarlo bien.
La noche estaba estrellada y la luna iluminaba toda la granja. El mayor de los hermanos llegó con una botella de whiskey, enviado por su madre. El Granjero se dio vuelta para espiar por la puerta entreabierta y vio como su mujer le guiñaba el ojo, el sonrió y sintió el corazón lleno. Cuando llegaron los instrumentos, el Músico se sorprendió al ver también un violín y más aún se sorprendió cuando el mayor de sus sobrinos lo tomó y empezó a afinarlo. Él miró a su tío y le levanto las cejas, tenía los ojos idénticos a los suyos, los tradicionales ojos de su familia, en cambio, el más joven de la familia, era la copia exacta de su padre, incluso la barba que estaba emergiendo de su rostro, y el recortaba prolijamente para envejecer sus facciones, tenía esa tonalidad rojiza del otro lado de la familia.
El muchacho tenía un perfecto control del violín, incluso sabia jugar con el saliendo del libreto, cosa que le encantaba a su tío, que cambiaba la opinión sobre su sobrino canción tras canción. Y así la noche y el ensayo fueron fluyendo de una manera muy natural y mágica, hasta la última canción, donde los adultos dejaron los instrumentos y se dedicaron a tomar el whiskey mirando como los jóvenes se divertían y ellos solo acompañaban con los coros. Al finalizar el ensayo, el tío le paso a su sobrino menor la botella de whiskey mientras el Granjero prendía un cigarro.
El más joven de los hermanos, probó un trago y lo escupió, para risa de todos. El mayor tomó la botella se sirvió en un vaso solemnemente, y de a poco fue tragando la bebida que le quemaba la garganta, ya la conocía, de escapadas con sus amigos del sindicato. La botella volvió a su papá, mientras su tío tomo el cigarro, los cuatro se quedaron contemplando la noche y como la luna con su luz bañaba al granero y al campo en toda su extensión.
El Granjero todo el tiempo se mantuvo al margen, hamacando su silla, mirando a las estrellas, fumando su cigarro y escuchando como sus hijos mostraban sus personalidades a su tío. Los dos claramente tenían la sangre caliente, pero tenían distintos fines, miraban las cosas de distintas maneras. Ambos sentían injusticia hacia el trato que tenía esta zona del país, injusticia que se había esparcido por muchos años y quizás se siga esparciendo, una vez que él ya no esté con su tractor paseando por los campos. Estos campos, pensó, que habían visto la historia ir y venir, habían desfilado coroneles y sus guerras, y revolucionarios prometiendo tiempos mejores, todos murieron antes de ver cumplidos sus sueños o verlos destruidos por el siguiente. Sintió la brisa de otoño llevándose el humo del cigarro, sabía que esa brisa venia de otros lados y otros tiempos que vieron crecer el trigo y el maíz del campo, que vieron inundaciones y sequias. Él sintió toda la pobreza de la gente, recordó su infancia, las historias que le contaban sobre la guerra, una guerra de hermanos, una guerra de vecinos, que dejó desequilibrada la balanza. Mirando a los ojos de su hijo más pequeño, que terminaba de contar por lo que quería pelear, y marcándolo para siempre, siguió con la broma que había plantado su cuñado, pero con una profunda sinceridad, dijo:
submitted by yuensteiger to WritersGroup [link] [comments]


2017.04.06 22:34 yuensteiger La noche bendice la tierra

El granjero vio como su mujer ponía la panera en el centro de la mesa, él le sonrió agradecidamente pero ella le advirtió que no eran para él. - Son para los muchachos, ya sabes – dijo la mujer señalando a sus hijos que estaban entrando por la puerta del comedor, acercándose a la mesa.
Con una sonrisa gigante el granjero recibió a sus hijos, partiendo el pan, cantando “vengan, acérquense que hay pan para todo el mundo” suficientemente fuerte para que su mujer lo escuche desde la cocina. A pesar de esta puesta en escena él solo comería una porción del pan, que lo partió en trozos para que le durara todo el almuerzo.
El resto del almuerzo continuó sin mayor sobresalto, y no se volvieron a tocar temas como el sindicato o grabar un disco y mucho menos el alcalde. Hasta que se vio interrumpido por un golpeteo en la puerta de madera, que fue aumentando su intensidad, pero siempre manteniendo el ritmo. La cara de toda la familia se ilumino y una sonrisa se pintó en cada uno de sus miembros. Rápido, el más joven de la mesa, se levantó y fue a abrir a la puerta. Desde la mesa se escuchó un grito, una risa y un abrazo tan fuerte que retumbo por toda la casa.
Uno de los miembros de la banda había llegado, el tío de los muchachos. Después de fundirse en un abrazo con su sobrino pasó a los gritos y carcajadas, dándole su guitarra al muchacho para que la cargara, sabía que él tenía cierta curiosidad por la música y le gustaba estar cerca de los instrumentos desde niño. El Músico era de tez blanca como su hermana y con los mismo ojos azules profundos, ojos que lo vieron todo, pero con una nariz aguileña y una mandíbula bien definida que lo diferenciaba de ella, que con rasgos delicados y sutiles enamoró completamente al granjero de su marido. Que al poco tiempo de conocerla estaba completamente decidido a casarse con ella y hacerla la mujer mas feliz del planeta, y que nada le faltaría. Él nunca estuvo seguro si a ella le faltó algo en todos estos años de matrimonio, pero sabía que ella era feliz con él y que lo cuidaba con todo su ser.
Su cuñado también lo sabía, tanto que lo eligió para fundar la banda que tocaba en las pequeñas reuniones que hacían para festejar las cosechas, y poco a poco se fueron convirtiendo en hermanos y socios a medida que las reuniones se convirtieron en el pequeño festival que montaban en la granja cada año.
La noche que llegó su hermano músico, la madre de la casa ordeno a sus verdaderos hijos, poner sus maletas en la habitación que habían preparado para él. Ella sabía que por esta semana seria la madre de cuatro niños que debía tener a raya y que los horarios normales de la casa se alterarían, “es una vez al año, ma, vamos a divertirnos” solía decirle su hermano haciéndola girar como trompo en el medio del salón mientras bailaban.
Todos los ojos de la mesa se dirigieron a la una mujer que había en la casa, rogando por aprobación. Ella los ignoró y siguió hablando de otra cosa mientras comía, hasta el final de la cena no les dio la respuesta, que ella ya había decidido en cuanto se lo preguntaron. Era un pequeño juego que tenía para ver que tantas ganas tenían ellos de lo que le pedían. Con esta técnica pudo desactivar muchas bombas y pedidos incoherentes, que sus hijos preguntaban sin pensarlo bien.
La noche estaba estrellada y la luna iluminaba toda la granja. El mayor de los hermanos llegó con una botella de whiskey, enviado por su madre. El Granjero se dio vuelta para espiar por la puerta entreabierta y vio como su mujer le guiñaba el ojo, el sonrió y sintió el corazón lleno. Cuando llegaron los instrumentos, el Músico se sorprendió al ver también un violín y más aún se sorprendió cuando el mayor de sus sobrinos lo tomó y empezó a afinarlo. Él miró a su tío y le levanto las cejas, tenía los ojos idénticos a los suyos, los tradicionales ojos de su familia, en cambio, el más joven de la familia, era la copia exacta de su padre, incluso la barba que estaba emergiendo de su rostro, y el recortaba prolijamente para envejecer sus facciones, tenía esa tonalidad rojiza del otro lado de la familia.
El muchacho tenía un perfecto control del violín, incluso sabia jugar con el saliendo del libreto, cosa que le encantaba a su tío, que cambiaba la opinión sobre su sobrino canción tras canción. Y así la noche y el ensayo fueron fluyendo de una manera muy natural y mágica, hasta la última canción, donde los adultos dejaron los instrumentos y se dedicaron a tomar el whiskey mirando como los jóvenes se divertían y ellos solo acompañaban con los coros. Al finalizar el ensayo, el tío le paso a su sobrino menor la botella de whiskey mientras el Granjero prendía un cigarro.
El más joven de los hermanos, probó un trago y lo escupió, para risa de todos. El mayor tomó la botella se sirvió en un vaso solemnemente, y de a poco fue tragando la bebida que le quemaba la garganta, ya la conocía, de escapadas con sus amigos del sindicato. La botella volvió a su papá, mientras su tío tomo el cigarro, los cuatro se quedaron contemplando la noche y como la luna con su luz bañaba al granero y al campo en toda su extensión.
El Granjero todo el tiempo se mantuvo al margen, hamacando su silla, mirando a las estrellas, fumando su cigarro y escuchando como sus hijos mostraban sus personalidades a su tío. Los dos claramente tenían la sangre caliente, pero tenían distintos fines, miraban las cosas de distintas maneras. Ambos sentían injusticia hacia el trato que tenía esta zona del país, injusticia que se había esparcido por muchos años y quizás se siga esparciendo, una vez que él ya no esté con su tractor paseando por los campos. Estos campos, pensó, que habían visto la historia ir y venir, habían desfilado coroneles y sus guerras, y revolucionarios prometiendo tiempos mejores, todos murieron antes de ver cumplidos sus sueños o verlos destruidos por el siguiente. Sintió la brisa de otoño llevándose el humo del cigarro, sabía que esa brisa venia de otros lados y otros tiempos que vieron crecer el trigo y el maíz del campo, que vieron inundaciones y sequias. Él sintió toda la pobreza de la gente, recordó su infancia, las historias que le contaban sobre la guerra, una guerra de hermanos, una guerra de vecinos, que dejó desequilibrada la balanza. Mirando a los ojos de su hijo más pequeño, que terminaba de contar por lo que quería pelear, y marcándolo para siempre, siguió con la broma que había plantado su cuñado, pero con una profunda sinceridad, dijo:
submitted by yuensteiger to escritores [link] [comments]


2016.06.05 19:48 ShaunaDorothy EE.UU.: Cacería de brujas asesina “Delincuentes sexuales” marcados por el estado: Parias de por vida (Febrero de 2014)

https://archive.is/HdHvI
Espartaco No. 40 Febrero de 2014
Durante las últimas décadas, la policía sexual de este país ha capturado a cerca de un millón de personas. Se les encarcela, se les humilla públicamente y se les pone en peligro mediante los registros de “delincuentes sexuales” en Internet, se les rastrea con tobilleras de GPS, se les expulsa de sus propias comunidades y se les obliga a vivir bajo los puentes o en los bosques. Se han convertido en parias sociales, en los leprosos de la actualidad.
Incluso mientras el matrimonio gay —y los boy scouts (abiertamente) gays— son cada vez más aceptados, el esfuerzo de los gobernantes por legislar el sexo y la “moralidad” parece no tener fin. Su más reciente expresión es el frenesí azuzado contra un supuesto brote de incorregibles “depredadores sexuales”, especialmente los que supuestamente tienen como blanco a niños en Internet (es decir, un mundo fantástico) o a través de la pornografía (también pura fantasía). No hay tal epidemia; sin embargo, parece haber un gran número de policías infiltrados al acecho en los chat rooms. Se ha victimizado a miles sólo por mirar pornografía o por intentar comunicarse con otros, por no hablar del sexo consensual con menores, nada de lo cual sería un crimen en una sociedad racional.
Tal como ocurrió con la histeria de los años ochenta y noventa sobre las supuestas redes satánicas de abuso de menores en las guarderías, el depredador de Internet es un mito manufacturado por el gobierno y los medios. Incitando y manipulando el miedo y las actitudes sociales atrasadas, su finalidad subyacente es legitimar y fortalecer los poderes del estado capitalista. Mientras los políticos demócratas y republicanos sermonean sobre “proteger a nuestra niñez”, los imperialistas estadounidenses bombardean a niños en todo el mundo y millones pasan hambre incluso en este país, donde la tasa de mortalidad infantil llega al lugar 51 del mundo.
Entre las innovaciones legales más perniciosas, diseñadas para aumentar el control del gobierno, están las leyes federales que firmó el presidente demócrata Bill Clinton a mediados de los noventa y que le exigen a los delincuentes sexuales liberados que se registren en Internet y notifiquen a la comunidad su paradero. Otro estatuto le exige a las autoridades estatales que transmitan sus datos y huellas digitales al FBI para que éste forme una base de datos nacional. También está el “confinamiento civil”, que permite mantener a los prisioneros recluidos más allá del término de sus sentencias. Con estas leyes, los convictos de delitos sexuales se ven inmersos en un laberinto kafkiano de presunta culpabilidad, ostracismo social, castigos preventivos, miedo y violencia, frecuentemente de por vida.
Para Charles Parker de Jonesville, Carolina del Sur, y para su esposa, registrarse como delincuente sexual fue una sentencia de muerte. En julio, Jeremy Moody halló el nombre de Parker en el registro y ubicó su hogar en un mapa, se dirigió ahí y disparó y apuñaló a la pareja. “No he venido a robarte. He venido a matarte porque eres un abusador de niños”, dijo Moody, quien tiene la palabra “skinhead” [cabeza rapada] tatuada en el cuello. (Parker no había sido convicto por abuso de menores.) Posteriormente, Moody admitió que se preparaba para matar a otra persona que figuraba en el registro.
Un caso de estudio: Los Friedman
Hace poco volvió a las noticias el caso de Arnold Friedman y su hijo adolescente Jesse, documentado en la escalofriante película nominada al Oscar de 2003 Capturando a los Friedman. La película muestra cómo los dos hombres de Long Island, víctimas del abuso policiaco, la histeria de la comunidad y el sesgo judicial, fueron obligados a confesar en falso decenas de casos de abuso de menores que supuestamente ocurrieron en las clases de computación de Arnold, con la ayuda de Jesse. Un amigo adolescente de éste, Ross Goldstein, también fue condenado a trece meses de prisión tras ser obligado a confesar y a hacer acusaciones falsas contra Jesse.
Los cargos de esa cacería de brujas iban desde lo inverosímil hasta lo imposible. Como lo puso Jesse Friedman, un niño de diez años que asistía a las clases semanalmente alegó que había sido forzado a tener sexo anal u oral 30 veces en un periodo de diez semanas y —tras reinscribirse— fue violado 41 veces a lo largo del siguiente año. Entre lo que un cargo describía como abusos en grupo se incluía el “salto de rana”, en el cual Arnold y Jesse supuestamente sodomizaban a toda la clase de niños desnudos saltando de uno al otro. Pese a las historias de violencia física, abuso verbal y sexo forzado frente a toda la clase, no se presentó una sola evidencia: ni moretones ni ropa manchada de sangre. Ni uno solo de los padres expresó la menor sospecha hasta que la policía llegó a sus casas a interrogar a sus hijos.
El único hecho incuestionable es que en 1987 los agentes aduanales interceptaron un paquete dirigido a Arnold Friedman que contenía pornografía infantil, lo que llevó a la policía a allanar el hogar de los Friedman en el suburbio de Nueva York de Great Neck. La policía confiscó unas 20 revistas de pornografía infantil tomadas de varias partes de la casa y una lista de los niños que asistían a las clases de Arnold.
¡Al poseer pornografía infantil, Arnold Friedman no cometió crimen alguno! Fotografías, sexo de fantasía, entretenimiento: la pornografía no hace daño a nadie. ¿Cuántos de nosotros podríamos librarnos de la prisión si los “pensamientos desviados” se castigaran con cárcel? Al contrario de ciertos feministas y de los maoístas del Revolutionary Communist Party [Partido Comunista Revolucionario], quienes quisieran prohibir la pornografía sobre la espuria base de que provoca violencia contra la mujer, nosotros reconocemos que las leyes antipornografía dañan a todos al legitimar la censura y desatar la interferencia estatal en la vida privada. Nos oponemos a las leyes contra la pornografía y a las leyes contra los “crímenes sin víctimas”, como la prostitución, las drogas y las apuestas. ¡El gobierno debería sacar los ojos, oídos y narices de las alcobas y de las vidas privadas de la gente!
Según la retorcida lógica que esta sociedad promueve, Arnold Friedman, espectador de pornografía, debía ser por lo tanto un abusador de menores, por lo que fue condenado a una sentencia de diez a 30 años de prisión y murió en la cárcel en 1995, aparentemente por suicidio. Jesse recibió una sentencia de seis a 18 años tras las rejas. Lo liberaron en 2001 después de trece años, sólo para que comenzara una cadena perpetua de persecución legal y social.
Ya antes de que comenzara el juicio, las autoridades promovieron la noción de que cada uno de los estudiantes de Arnold debía ser considerado una víctima. Cientos de padres de familia histéricos se apiñaron en reuniones comunitarias exigiendo asesoría sobre cómo ayudar a sus hijos. Se les dijo que fueran a terapia. Años después, muchas supuestas víctimas testificaron respecto al terrible daño que sufrieron ellos y sus familias cuando el estado los obligó a inventar historias, y luego por la subsiguiente “terapia” basada en esas ficciones.
En 2013, la oficina del mismo fiscal que condenó a los Friedman revisó el caso en respuesta a una acusación de calumnia que el Tribunal de Apelaciones del II Distrito emitió en 2010. El tribunal escribió: “Aquí las actas indican una ‘probabilidad razonable’ de que Jesse Friedman fuera injustamente sentenciado”. Para la revisión de la fiscalía, Ross Goldstein (a quien los documentos legales se refieren como Kenneth Doe) habló por primera vez en 23 años. En un documento de nueve páginas dirigido al fiscal de distrito, afirmó: “Ninguno de los sucesos que Kenneth Doe supuestamente describió o que se atribuyen a él tuvo lugar en realidad”. Goldstein reunió a numerosos ex alumnos que hoy afirman que en las clases no ocurrió absolutamente nada y que la policía los intimidó para que rindieran falsos testimonios. Sin embargo (predeciblemente), el resultado del autoexamen fue que la oficina del fiscal se absolvió a sí misma de cualquier falta en el proceso.
La sexualidad infantil y el estado
El caso Friedman, una tragedia incesante para toda una familia, subraya varias cuestiones políticas importantes. El enfoque de la Spartacist League deriva de nuestra concepción marxista del mundo y nos enfrenta con el moralismo burgués y con frecuencia también con muchos grupos autodenominados socialistas. La sexualidad humana es muy amplia, pero su práctica está condicionada por cada sociedad particular. La sociedad burguesa estadounidense, con su componente de fanatismo religioso, destina una cantidad considerable de energía a delimitar los apetitos sexuales en nombre del orden social. Con sus policías, jueces y prisiones, la intervención del estado en las relaciones sexuales privadas tiene como fin imponer la moralidad que profesa la burguesía, y con frecuencia transforma una experiencia inofensiva y muchas veces positiva en una pesadilla. El estado burgués no es ni un árbitro neutral ni un protector de la ciudadanía; existe para asegurar la conservación del dominio capitalista.
La premisa de muchas leyes contra el sexo es que los niños son seres asexuales. De manera absurda, los púberes y los adolescentes con las hormonas desbocadas son considerados niños. De hecho, la sexualidad es parte de la constitución humana desde la infancia. Como discutimos con amplitud en el artículo “Unholy Alliance of Feminists and Christian Right—Satan, the State and Anti-Sex Hysteria” (La impía alianza de los feministas y la derecha cristiana—Satanás, el estado y la histeria antisexo, Women and Revolution No. 45, invierno-primavera de 1996), los niños son pequeños animales inquisitivos que en su camino a la madurez llevan a cabo experiencias y observaciones sexuales y de todo tipo. Tal como ocurre con otras especies de primates, el sexo entre los humanos tiene un amplio componente de aprendizaje. Hoy, en gran parte del país se le niega a la juventud el acceso oportuno a los métodos anticonceptivos y a la educación sexual, dejándola vulnerable a los embarazos no deseados y a las enfermedades de transmisión sexual. Si intenta actuar como la televisión e Internet le enseña, se mete en problemas.
Las leyes contra el estupro varían mucho de un estado a otro, pero todas criminalizan toda actividad que un tribunal considere sexual por el solo hecho de que un menor (alguien que no haya llegado a la “edad de consentimiento”) participe en ella, independientemente de si lo que suceda sea o no consensual. La ley mezcla deliberadamente el sexo consensual con el ataque sexual violento y con la violación. Cualquiera que sea hallado culpable de haber tenido sexo con un menor, o cualquier cosa considerada contacto sexual, se considera automáticamente un delincuente violento. La designación “depredador” puede aplicarse cuando un tribunal decide que una relación fue establecida o promovida con fines de “victimización”.
El único lineamiento para cualquier relación sexual debería ser el consentimiento efectivo —es decir, el entendimiento mutuo de las partes participantes— independientemente de la edad, el género o la preferencia sexual. Sin duda, determinar incluso lo más básico —por ejemplo, si un acto tuvo lugar realmente y si fue consensual— puede ser problemático a veces. Y ciertamente hay muchos casos en que la víctima de una violación o de un abuso violento puede recurrir a la ley. Al mismo tiempo, como alguna vez comentó el dramaturgo irlandés Brendan Behan en un contexto diferente: “Nunca he visto una situación tan terrible que un policía no pueda empeorar”. Además, desentrañar las cuestiones de la sexualidad humana del entramado de prejuicios sociales es casi imposible en esta sociedad dividida en clases y razas. Libre de la crueldad y la fría indiferencia que resultan de la búsqueda de ganancia, una sociedad socialista buscaría un enfoque científico a estas cuestiones difíciles.
Enciérrenlos...
Las leyes antisexo han creado una enorme masa de blancos potenciales, alimentando pesquisas con vastas sumas de dinero para trabajo encubierto y alentando procesos fraudulentos mediante el uso de oscuras invenciones siquiátricas y “testigos expertos”. En consecuencia, cada vez más víctimas caen en las fauces del sistema carcelario estadounidense, que ya es el mayor del mundo. Las cifras de la guerra contra los “depravados” sexuales se suman a las de la anterior “guerra contra el crimen” y a la continua “guerra contra las drogas”, eufemismos para nombrar la persecución legal racista que ha cuadruplicado la población carcelaria a cerca de 2.2 millones de personas al día de hoy, de las cuales casi la mitad son negras.
Desde los años setenta hasta hoy, el número de personas encarceladas como delincuentes sexuales se ha multiplicado. El libro Sex Panic and the Punitive State (Pánico sexual y el estado punitivo, University of California Press, 2011), de Roger N. Lancaster, aporta una investigación útil que describe el desarrollo de estos pánicos y muestra con precisión cuán vasto es el archipiélago de víctimas de la persecución sexual estatal. Lancaster escribe: “Nacionalmente, los casos reportados de abuso infantil saltaron de seis mil en 1976 a 113 mil en 1985 y a 350 mil en 1988: la cifra se multiplicó 58 veces en doce años”. Apuntando al terror irracional al “desconocido que acecha”, en un artículo publicado en el New York Times del 20 de agosto de 2011 titulado “Sex Offenders: The Last Pariahs” [Delincuentes sexuales: Los últimos parias], señaló: “El riesgo de que un niño sea asesinado por un depredador sexual desconocido es comparable al de morir fulminado por un rayo”. Lancaster también señala que “la mayoría de los perpetradores de abusos sexuales son miembros de la familia, parientes cercanos, amigos o conocidos de la familia de la víctima”.
Las cacerías de brujas antisexo han sido usadas para deshacerse de elementos básicos que los estadounidenses habían aprendido a considerar inherentes a la democracia, así como la “guerra contra el terrorismo” ha destripado toda una gama de derechos constitucionales. Como puede verse en el caso Friedman, lo primero que se pierde es la privacidad, seguida de la presunción de inocencia, cuando los acusados son satanizados. Luego se marca a los convictos de por vida. Hoy, cerca de 750 mil personas están en el registro de Internet que instituyó la “Ley Megan” de la era Clinton, promulgada tras el brutal asesinato de la pequeña Megan Kanka de siete años en un ataque sexual en 1994.
Al salir de la cárcel, Jesse Friedman —quien para empezar no había hecho nada— fue clasificado como “depredador sexual violento nivel III”, es decir, como alguien en alto riesgo de reincidir y como una amenaza a la seguridad pública. Como tal, tuvo que abandonar su casa tres veces. Con respecto a las restricciones de residencia, que le prohíben la proximidad con niños, escribió en su página web: “Si miras un mapa, te darás cuenta de que eso significa prácticamente cualquier parte. En algunos estados y ciudades se me prohibiría estar en cualquier lugar ‘donde se sabe que los niños se congregan’, incluyendo bibliotecas, museos, acuarios, playas e incluso eventos deportivos públicos”. “La Ley Megan”, escribió, “es el exilio social”.
Otros miles han sido convertidos en parias de manera similar. En Southampton, un destino vacacional para las celebridades neoyorquinas y los tiburones de Wall Street, unos 40 hombres convictos de diversos delitos sexuales se ven obligados a vivir en dos tráilers alejados de los centros habitados. Sólo uno de los tráilers tiene regadera y los que viven en el otro tienen que tomar el autobús dos veces por semana para ducharse.
La novela agudamente realista de Russell Banks, Lost Memory of Skin (La memoria perdida de la piel, HarperCollins, 2011), explora el horrendo mundo de los nuevos parias. El héroe es un joven tímido e ingenuo al que se le llama “el Chico”, cuyo fiel compañero y único amigo es su iguana Iggy. El Chico va a conocer a “brandi18”, con quien había tratado sólo por Internet, sólo para encontrarse con que en casa de ella lo esperan el padre de Brandi y cinco policías. Tras ser arrestado y condenado, se halla a sí mismo sin hogar, viviendo bajo un puente junto a otros “delincuentes sexuales”, pepenando comida de los basureros. En nombre de políticos que buscan un encabezado de prensa, la policía allana incluso ese lugar diminuto, sucio y semioculto, con resultados trágicos. A estos hombres del puente se les obliga implacablemente a recargar constantemente sus tobilleras de monitoreo:
“Toma media hora cargar completamente la batería del monitor, y durante esa media hora el Chico se siente íntimamente conectado a los demás millones de delincuentes sexuales, jóvenes, viejos y de otras edades...todos los cuales han conectado sus tobilleras electrónicas a contactos y están sentados en alcobas, salas y sótanos de casas, apartamentos y remolques, en estacionamientos, refugios de indigentes, parques públicos, aeropuertos, estaciones de tren, salas de espera, oficinas, en las trastiendas de restaurantes de comida rápida, bajo pasos a desnivel y puentes peatonales —como si todos ellos fueran hojas temblorosas en las ramas grandes y pequeñas de un vasto árbol eléctrico cuya sombra cubriera todo el país—”.
...y tiren la llave
Las diversas leyes estatales y federales de “confinamiento civil” que se han aprobado desde 1990 son una burla de la noción de “cumplir tu sentencia” y de la pretendida rehabilitación. Por ejemplo, la “Ley Adam Walsh de Protección y Seguridad de los Niños” de 2006 posibilita la detención indefinida de cualquier prisionero federal —incluso si nunca ha sido convicto de ningún delito sexual— que haya cumplido su sentencia pero sea considerado mentalmente “anormal” y se crea probable que cometa algún delito sexual en el futuro.
En el artículo “When the Feds Decide Who’s Sexually Dangerous” [Cuando los federales deciden quién es sexualmente peligroso], publicado en The Atlantic (20 de mayo de 2010), Wendy Kaminer señala: “Quienes confían en la burocracia federal y creen que los funcionarios usarán su poder adecuadamente, con imparcialidad y buena fe, pueden sentirse protegidos por él; a los demás debe preocuparles que el gobierno pueda detener ciudadanos indefinidamente, sin juicios con jurado, basándose en especulaciones sobre su futura peligrosidad”. Díganselo a los prisioneros de Guantánamo.
Bajo algunas leyes estatales, los sometidos a confinamiento civil pueden tener derecho a un proceso ante un juez, pero no a un juicio con la posibilidad de preparar una defensa. La mayoría no recibe “tratamiento” y prácticamente nadie obtiene algo de él. ¡Incluso se dio el caso de un hombre de Wisconsin de 102 años que no pudo someterse a tratamiento por fallas en la memoria y problemas de oído!
Hasta 2007, dos mil 700 hombres estaban recluidos en centros de confinamiento civil. Para escapar de las garras de estas instituciones penales/“terapéuticas” en las que se encuentran sepultados, algunos prisioneros incluso solicitan ser castrados, como lo relata el artículo “The Science of Sex Abuse” [La ciencia del abuso sexual] de Rachel Aviv (The New Yorker, 14 de enero de 2013). La primera persona detenida bajo la Ley Adam Walsh, Graydon Comstock, cuestionó la legislación en un caso ante la Suprema Corte en 2010. Aviv observa: “Para cuando el caso fue atendido, cuatro años después de que la sentencia criminal de Comstock expirara, él tenía ya 67 años y padecía del corazón, de diabetes e incontinencia. Ya dos veces había solicitado ser castrado, creyendo que la operación ayudaría en su caso, pero se le dijo que no estaba médicamente justificada”. En años recientes, la Suprema Corte ha refrendado diversos estatutos del confinamiento civil.
El poderoso análisis de Aviv de los horrores del confinamiento civil gira en torno al caso real de un soldado solitario llamado John, que se hizo amigo en un chat room de “Indy-Girl”. Sí, era un policía encubierto. El soldado, invitado a un tentador picnic al aire libre, rápidamente fue capturado por la Unidad Militar de Investigaciones y el FBI. John fue sentenciado a 53 meses en una prisión federal por poseer pornografía infantil y por “usar Internet para inducir a un menor a tener sexo”. Pero entonces fue cuando empezaron sus verdaderos problemas.
Tras salir en libertad condicional, John recayó y volvió a mirar pornografía con menores, por lo que rápidamente fue sentenciado a otros dos años en prisión. Seguía preso cuando el Congreso aprobó la Ley Adam Walsh, por lo que se le transfirió a una prisión médica de Massachusetts y, sin audiencia legal, se determinó que era de “alto riesgo”. Así pasaron cuatro años. En 2011 comenzó su audiencia de confinamiento civil. Al año siguiente, un juez dictaminó que John era demasiado peligroso para ser liberado y lo condenó a un “confinamiento terapéutico” indefinido en el sistema carcelario federal. Desde entonces sigue en ese limbo, donde una “terapia” diaria lo alienta a declarar cada vez más historias fantasiosas para ganarse la aprobación de los siquiatras, historias que sólo contribuyen a incriminarlo. Vivir en una tienda de campaña bajo un puente parece un destino preferible.
Nuevas brujas, nuevos inquisidores
En Estados Unidos, con su vena profundamente puritana y su insidioso racismo, la combinación de sexo y raza siempre ha sido usada como medio de control social. El mito del hombre negro depredador acosando a mujeres y niños blancos se conjuró para mantener aterrorizada a la población negra cuando la ley linchadora imperaba en el Sur de Jim Crow. Con frecuencia se ha recurrido a leyes antisexo para poner a hombres negros tras las rejas, incluyendo a celebridades como el boxeador Jack Johnson en 1912 y a Michael Jackson en 1994 y de nuevo diez años después.
Las cruzadas antisexo fueron una de las armas que se usaron para revertir las conquistas de las luchas por los derechos civiles y para apagar el descontento social de los años sesenta y principios de los setenta, especialmente el provocado por la Guerra de Vietnam. Tras tomar posesión en 1977, el gobierno demócrata de Jimmy Carter desató un asalto de reacción social interna mientras llevaba a la Casa Blanca el fundamentalismo religioso de los “renacidos”. Bajo el lema de los “derechos humanos” lanzó también la Segunda Guerra Fría del imperialismo estadounidense con el objetivo de destruir a la Unión Soviética.
La siguiente década presenció una de las cacerías de brujas más terribles y peculiares de la historia estadounidense: la histeria respecto al “abuso satánico” en las guarderías, que le arruinó la vida a cientos de hombres, mujeres y niños. El auge de esta cacería de brujas, que se extendió hasta principios de los años noventa, coincidió con la reacción reaganista —la cual, entre otras cosas, intentó enviar a las mujeres de vuelta a los hogares—. Se recortaron los fondos para el bienestar social y otros programas sociales, como las guarderías y preescolares para madres trabajadoras, provocando enormes dificultades y daños a las mujeres y los niños. El pánico del “abuso satánico” sirvió para encubrir un abuso real por parte del gobierno.
En el juicio más largo de la historia estadounidense, que se extendió de 1986 a 1990, el caso de la escuela preescolar McMartin, los niños testigos contaron historias de sacrificios animales, orgías, pasadizos secretos, mutilación de cadáveres y otras ficciones. El caso comenzó en 1983, y para el año siguiente el gran jurado había reunido 354 declaraciones que implicaban hasta 369 supuestas víctimas, mientras la policía anunciaba una enorme conspiración criminal. Más de 70 personas fueron condenadas injustamente. Mientras tanto, decenas de otros casos de “satanismo” barrieron el país, desde el condado de Kern en California, hasta Fells Acres en Massachusetts y la guardería Little Rascals de Carolina del Norte. En estos casos no se encontró evidencia alguna. Los acusados eran completamente inocentes, como señalamos entonces (a diferencia de prácticamente todo el resto de la izquierda) al defender a los trabajadores de las guarderías. Los Friedman fueron arrestados en medio de esa cacería de brujas.
Los liberales y feministas burgueses ayudaron a impulsar esa locura. Aunque se presentan como protectores de las mujeres y los niños, su remedio es pedirle al estado leyes más numerosas y más duras, así como más vigilancia policiaca. La versión más extrema de esa misma política fue el libro de 1975 de Susan Brownmiller, Against Our Will [Contra nuestra voluntad], famoso por su aseveración de que la violación es la principal forma en que todos los hombres controlan a todas las mujeres. Su propuesta: más mujeres policías.
En los años setenta y ochenta, los florecientes escuadrones de dios, dirigidos por gente como el fundamentalista católico Patrick Buchanan y el líder de la Mayoría Moral Jerry Falwell, se movilizaban contra el aborto y declaraban que el sida era un castigo de dios a los gays. Mientras los fanáticos de derecha sitiaban las clínicas de aborto, los feministas apuntaban contra la pornografía y un imaginario abuso satánico. Al impulsar este programa antisexo, los “progresistas” entablaron una alianza temporal con los evangélicos.
El estado respondió gustoso. En 1974, el demócrata Walter Mondale promovió la Ley de Prevención y Tratamiento del Abuso Infantil, que obligaba a los terapeutas, maestros y trabajadores sociales a informar a la policía de cualquier indicación de abuso. Así, se suponía que cientos de miles de educadores y trabajadores sociales actuarían como auxiliares de la maquinaria de represión del estado capitalista. En los años ochenta, el procurador general de Reagan, Edwin Meese, lanzó una gran campaña contra la pornografía, con bastante ayuda de sus aliados liberales. Con Internet, las cosas no hicieron sino empeorar. En los últimos quince años, las sentencias federales por posesión de pornografía infantil han aumentado en extensión más de 500 por ciento y pueden ameritar hasta cadena perpetua, la sentencia que suele darse al homicidio en primer grado.
Entre las feministas más prominentes que impulsaban las reaccionarias campañas antiporno estaba la fundadora de la revista Ms., Gloria Steinem, quien empezó su carrera como informante de la CIA. La despreciable Steinem también se subió con furor al tren del ritual satánico y la memoria reprimida. A mediados de los ochenta financió una excavación que los padres de familia de la escuela preescolar McMartin realizaron en busca de los (inexistentes) túneles y calabozos de los que habían hablado sus hijos bajo coerción. En 1993, Ms. salió con el encabezado: “El abuso ritual de las sectas existe —¡Créanlo!”.
En 1995, Steinem narró el documental de HBO The Search for Deadly Memories. Los apócrifos “recuerdos recuperados” de abuso cumplieron una función perniciosa en numerosos casos. Estos “recuerdos reprimidos”, como los llaman los trabajadores sociales fraudulentos, son la versión secular liberal de la histeria religiosa. Como materialistas convencidos, no nos lo creímos. Como señalamos en “Satan, the State and Anti-Sex Hysteria”, las técnicas que supuestamente revelan traumas reprimidos han demostrado ser excelentes para inducir recuerdos falsos, especialmente en niños pequeños y susceptibles. En ocasiones, es la policía quien implanta los supuestos recuerdos en el curso de los interrogatorios, como ocurrió en el caso Friedman. Los traumas verdaderos realmente trauman a la gente, que tiende a recordarlos.
El sexo, el matrimonio y la familia
¿Cómo es que la expansión de la tolerancia (salvo en reaccionarios endurecidos y fanáticos religiosos) respecto al matrimonio gay puede coexistir con una implacable cacería de brujas antisexo? Esto se debe a que el matrimonio, un contrato legal, es uno de los principales sostenes sociales del estado burgués. En una presentación el pasado mayo, David Thorstad, quien en 1978 estuvo entre los fundadores de la North American Man/Boy Love Association (NAMBLA), señaló la desbandada del movimiento radical gay:
“El anterior desafío a la heterosupremacía, dirigido a liberar la sexualidad reprimida de todos, ha sido remplazado por un enfoque conservador y convencional por la aceptación de la sociedad capitalista heterosupremacista. Donde esto es más obvio es en la búsqueda del matrimonio y la participación abierta en instituciones opresivas como el ejército, así como los llamados a fortalecer las fuerzas represivas del estado mediante las leyes contra los llamados crímenes de odio”.
Así, en la búsqueda de la respetabilidad burguesa, las marchas del orgullo gay acogen contingentes de policías gays, cuyo trabajo incluye el arresto de “delincuentes sexuales”. Mientras tanto, los organizadores de las marchas vetan a organizaciones como NAMBLA, que llama por la despenalización de las relaciones consensuales entre hombres adultos y menores de edad.
A diferencia de los feministas, el establishment gay y, asquerosamente, la mayor parte de la izquierda “socialista”, nosotros siempre hemos defendido a NAMBLA y a sus miembros tanto de la represión estatal como de la victimización por parte de los patrones. Se trata de algo más que una cuestión de “libertad de expresión”. Muchísimos jóvenes, torturados y confundidos por sus propios sentimientos, en conflicto con la severidad represiva de esta sociedad, encontrarían reconfortante hablar de estas cosas con personas más experimentadas, como lo han hecho generaciones anteriores. En esta época, sin embargo, tener cualquier tipo de intimidad intergeneracional es jugar con fuego.
En un artículo titulado “Youth, Sexuality and the Left” [Juventud, sexualidad y la izquierda], Sherry Wolf de la International Socialist Organization (ISO, Organización Socialista Internacional) se sumó al linchamiento de Thorstad acusándolo de ser “el más constante y sonoro defensor de la pederastia en la izquierda” (socialistworker.org, 2 de marzo de 2010). Conservando la premisa reaccionaria de las leyes de la edad de consentimiento, Wolf cita su libro Sexuality and Socialism: History, Politics and Theory of LGBT Liberation [Sexualidad y socialismo: Historia, política y teoría de la liberación LGBT]: “Es incongruente que un niño dé verdadero consentimiento, libre de la desigualdad de poder, a un hombre de 30”. El artículo de Wolf continúa: “En nuestra sociedad, los adultos y los niños no se enfrentan como iguales en lo emocional, lo físico, lo social o lo económico. Los niños y los adolescentes más jóvenes no tienen la madurez, la experiencia ni el poder necesarios para tomar decisiones verdaderamente libres en sus relaciones con los adultos. Sin ello, no puede haber verdadero consentimiento”.
No importa que la mayoría de las relaciones entre adultos no cumpla con este criterio de consentimiento. En cuanto a la afirmación de Wolf de que “los adolescentes maduran a distintas edades”, ¿quién debe determinar la edad adecuada para la actividad sexual en una especie en la que esta edad ha estado, durante el 99 por ciento de su existencia, muy por debajo de la supuesta “edad de consentimiento” de la actualidad? Bajo el inhumano status quo capitalista, se asume que es el estado. Para los comunistas, es el ABC el oponernos a la intervención del gobierno en la vida privada de la gente y defender a cualquier grupo que luche por aumentar la libertad en las relaciones sexuales. Esto es una expresión del ideal de la vanguardia leninista como tribuno del pueblo. La ISO y cía. bailan a un son diferente, acomodándose a los valores burgueses y a la cacería de brujas contra aquéllos cuyas proclividades sexuales se consideran verboten [prohibido, en alemán en el original].
En El origen de la familia, la propiedad privada y el estado (1884), Friedrich Engels rastreó el surgimiento simultáneo de la familia y el estado como medios que la clase propietaria usó para consolidar y reproducir su poder cuando emergió de la sociedad humana primitiva. La monogamia de la esposa era necesaria para asegurar la paternidad para la transmisión hereditaria de la propiedad. Actualmente, la familia sigue siendo la principal fuente de opresión de la mujer. A los niños, la familia debe imbuirles la sumisión y el respeto por la autoridad, lo que frecuentemente engendra frustración y violencia. Como escribimos en “Satan, the State and Anti-Sex Hysteria”: “Las proclividades sexuales de las especies gregarias de mamíferos, como la nuestra, claramente no encajan con la rígida monogamia heterosexual que constituye el fundamento ideológico de la institución de la familia, reforzada por la religión organizada”.
La mayor parte del terrible daño que se inflige a los jóvenes y las mujeres tiene lugar en el seno de la familia. Sin embargo, en esta sociedad capitalista, la familia suele ser lo único que le queda a uno. Son escasos los servicios alternativos que la sociedad provee para criar a los hijos o cuidar a los enfermos y a los ancianos.
El fanatismo antisexo y la perversa persecución estatal persistirán mientras imperen la propiedad privada y la producción por ganancias. El estado capitalista no puede ser reformado para que sirva a los intereses de los explotados y los oprimidos. Debe ser barrido y sobre sus ruinas debe erigirse un estado obrero basado en la expropiación de los medios de producción. Para erradicar la opresión de la mujer y de los homosexuales, se requiere construir una sociedad socialista donde las funciones de la familia sean colectivizadas —guarderías y cocinas comunales, atención médica gratuita y de calidad, etcétera— liberando a la mujer de la carga de la crianza de los niños y de la esclavitud doméstica. En cuanto a lo que una sociedad racional conservaría de las relaciones sexuales, y de las relaciones sociales en general, los marxistas compartimos la amplitud de la visión que expresó el fallecido Gore Vidal (a quien tanto echamos de menos) en su artículo “Pink Triangle and Yellow Star” (Triángulo rosa y estrella amarilla, The Nation, 14 de noviembre de 1981):
“Cualquiera que sea el arreglo al que llegue la sociedad del futuro, debe reconocerse que los niños que lo necesiten serán criados con bastante más cuidado que hoy, y que a los adultos que no deseen ser padres ni madres debe dejárseles en paz”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/40/delincuentes.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]